Las políticas de desplazamiento “voluntario”

Gentrificación y desplazamiento son conceptos que tienen nexos entre sí. Se trata de situaciones en las que las poblaciones de recursos más escasos suelen ser las mayores afectadas. Para que ambos procesos se lleven a cabo, se requiere de violencia.

Territorio de desplazados

En los últimos seis años, más de cuatro mil personas en El Salvador han debido abandonar sus hogares sin quererlo. Son desplazados en un país que, en teoría, dejó de tener un conflicto interno hace 30 años.

Un experimento llamado Altavista

La residencial Altavista ha sido, en los últimos cinco años, el bloque habitacional más expulsor de personas por razones de violencia. Es la colonia que más desplazados forzados internos registra la PNC entre 2016 y julio de 2021.

Los fantasmas se quedan en Panchimalco

Los habitantes de Panchimalco viven azotados desde hace más de una década por la violencia de pandillas, la falta de servicios básicos y el miedo de hasta buscar a sus familiares desaparecidos.

Y gritar desde el fondo

Los desplazados forzados internos fueron reconocidos legalmente solo después que un grupo familiar de 33 personas denunció al Estado luego de huir dos veces en un mismo año: por agresiones de pandillas y de agentes policiales. La atención de las víctimas es precaria y debe enfrentarse a un monstruo de burocracia.

Invisibles

Los desplazados forzados internos en El Salvador han permanecido invisibilizados durante años, pero se cuentan por miles. En los últimos seis años, la Policía ha registrado más de 4 mil casos. Quienes huyen salen sobre todo de Soyapango, Ilopango, San Salvador, Colón y San Miguel.

Caminar a ciegas

El Salvador se ha preocupado poco en registrar de forma sistemática el desplazamiento forzado interno. Las cifras están dispersas y varían mucho entre instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil, las que ya empezaron a contar un aumento de casos por el régimen de excepción.

PDDH recomienda (por segunda vez) crear albergues para desplazados por violencia

La PDDH, en su segundo informe, no solo insta nuevamente al presidente Sánchez Cerén a reconocer el fenómeno del desplazamiento interno por violencia sino a crear albergues para proteger a las víctimas.

El desplazamiento forzado hace enmudecer a una funcionaria

La presentación del segundo Informe sobre Desplazamiento Forzado por Violencia pudo haber sido el escenario para que la directora de atención de víctimas del gobierno hablara sobre… esas víctimas. Pero la funcionaria prefirió el silencio.

 “El desplazamiento por violencia es verificable, pero falta voluntad política”

La directora de programas de Cristosal lo plantea: mientras El Salvador no reconozca el fenómeno del desplazamiento forzado interno por la violencia, no se podrá medir su impacto en la sociedad y las víctimas seguirán desprotegidas.

Gobierno insiste: la violencia no es la causa principal del desplazamiento forzado

La presión internacional y las resoluciones de la Sala de lo Constitucional han hecho que, al menos en público, el gobierno cambie su discurso. Ahora dicen reconocer el desplazamiento interno pero lo hacen con matices.

Una familia huye del país de las pandillas

Esta es una historia de violencia en cadena: tres familias que tuvieron…

“En algunos casos de desplazamiento la gente quiere cambiarse de casa… aprovecharse”

El Estado salvadoreño no solo niega la magnitud del desplazamiento forzado por…

La historia de una mujer sin país

En El Salvador, los desplazamientos forzados por la violencia son una realidad…

Belice, la tierra prometida de los desplazados salvadoreños

Miles de refugiados salvadoreños llegaron a Belice durante el conflicto político-militar de…