«Con Arena Bukele tiene más puntos en común»

El ganador de la elección para presidir el nuevo Consejo Ejecutivo Nacional ve coincidencias entre su partido y el nuevo gobierno de Nayib Bukele. Por ello, se explicará más adelante, Arena ha mostrado condescendencia con el nuevo presidente en los últimos meses, contrario al FMLN, con quien el mandatario se mantiene enfrentado. Aunque López advierte desde ya algunos puntos de honor que no dejarían pasar a Bukele: una comisión contra la corrupción que no tenga aval legislativo, un intento por reformar la Constitución o escribir una nueva y buscar la reelección presidencial. López cree que esos escenarios son preludios de regímenes como el venezolano o el nicaragüense, aunque en el discurso el nuevo gobierno salvadoreño reniegue de esos sistemas.

Foto FACTUM/Fernando Romero


Esta entrevista con el nuevo presidente de Arena puede pasar como un acto de confesión sobre los errores políticos de su partido. Gustavo López Davidson no maquilla nada para decir que hoy en día ya no se puede engañar a la gente como en el pasado. La información en manos de pocos medios de comunicación quedó para el recuerdo. La diversidad de fuentes informativas, excepto los medios propagandísticos y de fake news, han contribuido a mejorar la formación de opinión de las personas. Pero se sigue necesitando educación, una deuda permanente desde los gobiernos de Arena hasta ahora, dice López.

Arena necesita, para sus fines, mantener un número de diputados suficiente para asegurar los pesos y contrapesos en la Asamblea Legislativa desde 2021. Pero el problema de Arena radica en sí misma: falta de credibilidad del electorado hacia sus ofertas, un manejo impopular de la política que hacen algunos de sus alcaldes y diputados e incluso la reducción de combustible para su carrera: hay financistas de Arena que se han alejado y podrían dejar al partido en definitia sin sus contribuciones.

El futuro, en todo caso, sigue incierto para este que fue el principal partido de oposición en los dos gobiernos del FMLN y ahora, por lo ganado en 2018, sigue siendo el principal partido de oposición pero ante un gobierno nuevo, con algunas similitudes entre sí.

Para entender a este Gustavo López Davidson de finales de agosto de 2019 nos ubicamos desde la contienda en que participó como precandidato presidencial.

¿Qué se hizo después de las primarias que ganó Carlos Calleja para ser candidato a presidente?

Quizás vieron en mi persona a alguien institucional, a alguien conciliador, a alguien a quien no le gusta andar emproblemado. Y salió Carlos como candidato del partido. Él ganó y, pues, a apoyarlo.

¿A apoyarlo orgánicamente?

No. Un respaldo en el cual… ayudé en la campaña, financieramente. Sí, porque decimos que somos un partido democrático, pero por veces queremos ser totalitarios a la hora de las elecciones internas y eso nos ha hecho perder elecciones generales. Pero más allá de eso, estuve tranquilito, trabajando en lo que hago.

Y desde fuera de la campaña de Calleja, ¿qué cosas vio en la derrota de Arena el 3 de febrero?

Vi a una juventud generadora de cambios. Vi que mucha gente de los mandos que tiene Arena tiene hijos y muchos otros tienen nietos. En cambio, podemos ver a un presidente que recién es papá. ¿Qué quiero decir? Que los comandantes del FMLN y los dirigentes de Arena crecieron y son los mismos y nos acostumbramos a eso, a tener los mismos adversarios ideológicos, y eso fue lo que nos sacó de competencia ante un nuevo liderazgo con mucha carga de populismo. Otra cosa fue que siempre quisimos hacer las cosas con las que nos sentíamos más cómodos: el mitin aquí y allá. Pero no logramos entender que los mítines ahora son en Facebook Live, que no solo son los asistentes al mitin, sino cuántos pueden acceder por otras vías. Eso no lo logramos. Creo que también nos pasó factura la corrupción del expresidente Saca. Otra cosa es que Arena nunca creyó en las encuestas, es algo que llaman “negación” en la psicología. Eso nos complicó. No supimos qué era lo que realmente la gente quería. Debemos renovarnos y cambiar muchas cosas.

¿Usted lo hubiera hecho mejor?

Hubo que tener humildad para asesorarse. Eso es importante. Yo no conozco de todo ni me jacto de lo que conozco. Me gusta trabajar en equipo.

¿No cree que Calleja tuvo anticuerpos desde un principio, como el casi millón de dólares que su papá donó al partido en 2017, cuando históricamente no había aportado una cantidad tan grande, y que eso coincidiera con la autopostulación de su hijo? Hay areneros que hablaron de una elección comprada.

Mire, don Paco Calleja no es el mayor contribuyente de Arena. Hay momentos en que no hay campaña y no se requiere de grandes gastos. Ahora, cuando ya se avecina una elección, se necesitan más recursos. Hay gente que ya ha aportado más. ¿Comprado? Para mí es imposible. Yo estuve allí como precandidato y no vi corrupción. Si fuera así, Javier Simán y yo nos hubiéramos prestado a una mafia para hacer corrupción. Imposible.

Para la elección presidencial del 3 de febrero no solo se notó un desánimo de areneros, también algunos jalaron para el lado del ganador. ¿No cree que todo eso influyó, es decir, no solo los errores visibles, también esas conductas que pudieron levantar sospechas?

En efecto, mucha gente se desanimó y se sintió frustrada por los dos partidos principales. Por el lado del FMLN fue impresionante a nivel histórico y nos demostró que a la gente ya no se le puede dar atol con el dedo. Ya no van a dar votos por un vasito de leche y unos zapatos. La gente quiere calidad de vida. En Arena sí tuvimos también el fenómeno de que gente nuestra se pasó con Bukele, aunque en mi opinión fue un porcentaje muy bajo. Bukele se fue a pescar al FMLN y seguirá pescando en el FMLN, hasta que se lo acabe definitivamente.

 

«Una Cicies autónoma tendrá buenos resultados, pero una Cicies que esté bajo el gobierno lo único que va a buscar es destruir a la oposición para que solo una persona reine. Y eso no lo vamos a permitir».

 

Entonces, para usted, Arena perdió la elección presidencial porque no supo leer encuestas, por no saber usar nuevas tecnologías de la comunicación, por no hacer clic con la juventud, por la corrupción de sus gobiernos…

Es que antes la juventud no tenía acceso a redes sociales como las de hoy en día. Antes eran los papás los que les contaban a los hijos qué estaba pasando después de leer los diarios. Ahora son los jóvenes los que educan a los papás y les informan lo que pasa después de ver el celular. Creo también que los alcaldes areneros, quizás como no era su elección, no trabajaron con tanta intensidad como pudieron haberlo hecho. Pero creo que el punto principal es que no hicimos clic con la gente y eso no nos generó más votos. La cifra que se vio en los resultados es el voto duro. El partido invirtió un montón de dinero, pero no ganó ni un solo voto más, porque hicimos las cosas a las que estábamos acostumbrados, y a la gente ya no se le puede dar atol con el dedo…

Es la segunda vez que me menciona que ya no se le puede dar atol con el dedo a la gente. Esto es una admisión de que antes sí lo hacían.

Es que antes no existía la información a la mano, solo lo que decían los pocos medios. Ahora hay más oferta de información y es más fácil obtenerla. Lo que digo es que ahora la gente está más anuente a recibir información y procesarla, cosa que antes no se daba. ¿Cuántos periódicos había antes? Ahora hay más información a la mano. La única contradicción con lo de atol con el dedo es que también hay demasiadas fake news, mucha información que no es verídica y que mucha gente la cree.

¿Va a fumar la pipa de la paz con Nayib Bukele?

Nunca he estado en guerra con él. Reconozco que él es el presidente constitucional de la República y que nosotros debemos ser colaboración y ayuda para que lo que sea positivo se pueda dar y que sea económicamente factible. Vamos a defender la institucionalidad y las libertades, esa ha sido siempre nuestra lucha y seguimos creyendo que no estamos equivocados. Por consiguiente, vamos a buscar llegar a entendimientos con el presidente.

El Coena, tras la renuncia de Mauricio Interiano, algunos diputados y alcaldes han tenido una especie de pasividad hacia el gobierno de Bukele en los últimos meses. ¿Cuánto le podría perjudicar a Arena esa calma frente al gobierno, siendo que ustedes son el principal partido de oposición?

Obviamente somos oposición, pero una oposición constructiva, no reactiva. No cualquier cosa que sea buena vamos a desprestigiarla. Reitero, vamos a apoyar las cosas positivas para nuestro país, principalmente para la gente más necesitada, y a oponernos a la destrucción de las instituciones democráticas y al poder totalitario. A mí me han preguntado mucho sobre la Cicies…

Ahora salió un comunicado de Arena, por cierto.

Exactamente. El punto es que la Cicies es, por su nombre, una comisión internacional, y si es internacional tiene que ser aprobada por la Asamblea Legislativa. Así de claro, pero, ¿qué pasa? También se podría ver un tema de estrategia política de que aunque el presidente sepa que es inconstitucional que no pase por la Asamblea Legislativa, aún así se mantendrá. Luego vendrán los partidos políticos y dirán esto es inconstitucional y entonces el gobierno dirá que somos nosotros los que no queremos que se combata la corrupción. Son estrategias políticas antiguas y no vamos a caer en la trampa.

¿Pero por qué hasta ahora ha habido un comunicado de Arena de ese estilo? Han pasado tres meses…

Pero no he sido yo en esos tres meses el presidente del partido.

Claro, pero entonces sí ha notado el pacifismo de diputados y alcaldes areneros hacia Bukele.

Sí. Yo considero que después de una batalla siempre va a haber heridas que sanar y en nosotros obviamente se generó un impacto y lo que hemos estado haciendo es reorganizándonos. Nos estamos preparando para 2021 y a eso vamos.

Por ahora parece que el principal partido de oposición —gracias también a la aversión del presidente— es el FMLN y no Arena.

Ahora bien, nosotros tenemos que conectar con la gente con acciones positivas. No quiero cerrar calles en protesta. Pero, por ejemplo, con la Cicies nosotros vamos a estar muy, muy pendientes y denunciando cualquier estrategia que pueda estar oculta para lograr un fin político. Una Cicies autónoma tendrá buenos resultados, pero una Cicies que esté bajo el gobierno lo único que va a buscar es destruir a la oposición para que solo una persona reine. Y eso no lo vamos a permitir.

¿Con quién Bukele tiene más coincidencias, según usted: con Arena o con el FMLN?

Considero que con Arena él tiene más puntos en común.

Aparte de este tema de Cicies, ¿qué otras cosas no piensan dejarle pasar a Bukele?

No apoyaríamos jamás que se reforme la Constitución para que sea válida la reelección de un presidente. Ni vamos a aceptar nunca que se forme una asamblea constituyente para escribir por completo una nueva constitución. No queremos el poder centralizado en una sola persona, y esa forma de gobierno no ha dado ningún resultado positivo nunca. La vía es la democracia y el respeto a las posiciones diversas.

Gustavo López Davidson, durante la precampaña presidencial cuando buscó ser el candidato de su partido. Foto FACTUM/Salvador Meléndez

Para eso necesitan una buena representación en la Asamblea Legislativa. Areneros como Gerardo Barón le calculan, con suerte, una caída de 37 a unos 10 diputados a Arena en las elecciones de 2021.

Esa es su opinión. Yo ya lo he visto, pero nunca he platicado con él. Percibo que es una persona que no está contenta con el partido. Pero yo veo que si solo mantenemos nuestro voto duro, alrededor de 800,000, hablamos de unas 26 diputaciones. Queremos mantener en lo posible los 37 diputados que tenemos. Pero ahora que me vengan a hablar de otros números mucho más bajos, eso no lo comparto para nada.

¿Ya habló con los cuatro diputados disidentes?

Mire, en el partido siempre ha habido personas divisionistas, oportunistas. Pero el problema no es de ellos, es de nosotros como partido. No se capacitaron algunos, otros nunca demostraron una militancia activa como lo establecen los estatutos, y eso nos ha generado que haya personas que no se acoplan. Y si a eso le sumamos su falta de humildad y su ansia de figurar, es perjudicial. Yo ya hablé con tres de ellos. Solo me falta hablar con Gustavo (Escalante).

Milena Mayorga ha estado intensa contra usted después de que ganó la elección del Coena.

Mire, yo tengo suficiente madurez emocional. No me afecta. Pero, y esto ya lo he dicho en público, ella no es una persona que realmente tenga el ADN de Arena. Su identidad no es la nuestra. Y no es un error de ella, es un error nuestro. Podemos ver lo que hicieron Juanito Wright y Juan Valiente, que no se sintieron bien y, pues, sencillamente se fueron y armaron su propio partido. Las puertas de Arena están abiertas para que entre y salga cualquier persona.

Pero ese error de dirigencia que usted menciona se puede trasladar al votante. Porque Milena fue la cuarta candidata a diputada más votada en San Salvador en 2018, debajo de Norman Quijano, René Portillo Cuadra y Margarita Escobar. Es decir, no entró por casualidad…

Es que desde la dirigencia creo que se pensó que como era cara conocida nos iba a generar votos y, en efecto, fue así. El problema es que posteriormente no se acopló a lo que nosotros somos en muchos aspectos. Para mí, es alguien con quien el partido cometió un error y no le dio la oportunidad a otras personas muy capaces, muy preparadas y comprometidas con el partido. Pero somos humanos, nos equivocamos. Lo valioso es saber corregir los errores.

Pero el error de los filtros o ausencia de filtros en Arena parece perenne.

Es que tenemos buenos filtros. El punto son las personas que no respetan.

Desde los tránsfugas que formaron GANA.

Pero con GANA ya sabemos que eso fue hecho con el dinero del expresidente Saca. Eso está más que claro.

¿Entonces son errores del partido o de los disidentes?

Es que, mire, si una persona no tiene convicción ni tiene preparación, es muy difícil que llegue a hacer algo bien. Muchas personas seguramente después del 3 de febrero dijeron: tengo que hacer algo, porque si llegamos a tener menos diputados me puedo quedar fuera, entonces mejor me pongo coqueto por aquí y coqueta por allá para ver de qué me agarro.

 

«Lo que pasa también es que cuando se pierde una elección presidencial, puya, no es como perder la Champions League. Esto es algo más serio. Y sí, muchas personas se sienten, digámoslo en salvadoreño, ahuevadas. Pero el partido tiene todo para salir adelante».

 

¿Este Coena va a llevar su marca personal o es una marca compartida, un Coena de cuotas?

Quiero transformar este partido a uno moderno, generar un cambio positivo en la vida de las personas, con miembros comprometidos con el país. Me interesa un partido unido pero que se puedan discutir las diferencias naturales. Para eso es importante la humildad y administrar bien los egos. Creo en la libertad y creo que no siempre vamos a pensar igual.

¿Y las cuotas? Veo personas vinculadas a Coenas anteriores como Celina de Ávila y a políticos influyentes en el partido como Ernesto Muyshondt.

En lo absoluto. Yo soy institucional y respetuoso. A ellos los he escogido por sus capacidades.

Muyshondt le torció el brazo a la dirigencia de Mauricio Interiano con la elección de la abogada Sonia Cortez de Madriz para ser magistrada de la Sala de lo Constitucional. Fue el primero en pedir la renuncia del Coena de Interiano luego de la derrota del 3 de febrero. Usted me habla de administrar los egos. ¿Cómo va a manejar a un influyente como Muyshondt?

Yo conozco muy bien a Neto y admiro lo que está haciendo en la alcaldía de San Salvador. Créame que si alguien me dice algo que es positivo, yo no tengo ningún problema en escuchar. Todo lo que venga a sumar, a conectar con la gente, lo vamos a tomar. Pero que en mi Coena van a existir agendas personales no lo voy a permitir. Si me doy cuenta de eso, inmediatamente voy a tener que pedirle la renuncia.

Pero si incluye en su Coena a personas allegadas a Muyshondt como Mishelle Linares y Marcela Villatoro, le va a dar…

Mire, el respeto se gana con lo que se hace, no con lo que se dice. Yo les he dicho a todos que en equipo vamos a trabajar para mejorar el país y que las lealtades deben ser con el país. Si hay lealtades a otras personas, si hay agentes encubiertos, tienen los días contados. Yo quiero gente comprometida que trabaje en equipo. Y si en el peor de los casos pasara lo que usted sugiere, muy leales podrán ser a otros personajes, pero a mí eso no me va a hacer cambiar mi manera de pensar.

¿Tener en el Coena a personas allegadas a un político como Ernesto Muyshondt es una garantía de que usted va a poder dirigir el partido con tranquilidad?

No. Hasta ahora no he visto agendas personales de nadie. Ni nadie me ha denunciado nada. Nos llevamos bien, somos un equipo.

En esta entrevista usted ha reconocido la lejanía de Arena con la juventud. La guerra de los años ochenta para los jóvenes de hoy podría ser un mito. No fue una guerra de ellos. ¿Usted va a mantener el “d’Aubuissonismo” como se mantiene hasta ahora, como si fuera una doctrina religiosa?

La verdad, sí. Nosotros nos debemos al valor que los fundadores tuvieron en momentos de asesinatos, de guerra, de balazos y que dijeron “presente por la patria”. El credo del partido aplica todavía para estos tiempos.

¿“El Salvador será la tumba donde los rojos terminarán” cree que siga siendo un lema vigente casi con 20 años entrados en el siglo XXI?

Vamos a ver, uno siempre tiene que conocer sus orígenes y valorarlos. Nosotros sabemos que aquel socialismo revolucionario de entonces quedó obsoleto, pero han surgido nuevas amenazas con el populismo. Nuestra historia la apreciamos a nivel interno de partido. Sé, sí, que esa historia ya no conecta con los jóvenes, estoy de acuerdo. Pero ideológicamente sí creo que puede haber una conexión cuando una persona lo suficientemente educada entienda cuáles son las nuevas amenazas para la democracia.

Un hombre de fe política…

Sí, lo soy.

Pero la fe para institucionalizarla también necesita de financiamiento. Tenemos información de que hay financistas de Arena que se han alejado, ellos y sus donaciones.

Yo quiero hacer bien mi trabajo. Sé que a través de un buen trabajo vamos a recuperarnos. Yo me preocupo mucho por los donantes desde un dólar para arriba. Ya me reuní con algunos y lo que me han dicho es que van a continuar su apoyo. Lo que pasa también es que cuando se pierde una elección presidencial, puya, no es como perder la Champions League. Esto es algo más serio. Y sí, muchas personas se sienten, digámoslo en salvadoreño, ahuevadas. Pero el partido tiene todo para salir adelante. No me quita el sueño eso, de verdad.

¿Y usted permitiría que se cumpla el dicho de que el que paga el mariachi pone la canción? ¿Aceptaría que regresen algunos financistas con tal de hacer caso a lo que dicen?

Cualquier persona que venga y me comente ideas positivas, no me importa si dona un dólar o un millón, todas las ideas positivas para el partido y para el país son bienvenidas. Así de fácil.

¿Dónde lo vamos a ver a usted, en una derecha liberal como la que representaron Francisco Flores y los otros expresidentes o en esta derecha social que abanderó Antonio Saca?

Arena es un partido de derecha que cree en las libertades y en la generación del bien común. Creo que no hay que regalar el pescado, sino que hay enseñar a pescar. Y para eso se necesita educación. Nadie le ha apostado a la educación, ni los gobiernos pasados de Arena. No son calles nuevas y pasos a desnivel, no, hombre, esas son migajas, eso no es progreso y desarrollo. El progreso y el desarrollo lo logran personas que en sumatoria hacen más y mejor para generar incluso salarios de mayor calidad. El Salvador tiene talento, pero está desperdiciado. Debemos producir más.

El dicho del pescado se asocia con el populismo. Pero el populismo no se atribuye exclusivamente a la izquierda. Hay populistas de derecha, ¿no?

Sí, los hay. Ha habido casos. En general, los resultados son los mismos. Yo no creo en eso. Yo no creo que la gente votó esperando por un par de zapatos. Y eso me encanta, porque la gente está razonando y cuando nuestro pueblo razone mejor, y eso solo lo va a poder dar la educación, vamos a tener un mejor país.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.