La misión secreta del alcalde d’Aubuisson en Miami

Estando en México, el alcalde de Santa Tecla improvisó una nueva misión oficial durante la cuarentena obligatoria por el Covid-19. Una empleada municipal fabricó una invitación supuestamente enviada por el alcalde de Coral Gables. La alcaldía de Santa Tecla no solo costeó con fondos municipales un improvisado viaje que le permitió a Roberto d’Aubuisson evitar el encierro obligatorio en un centro de contención; sino que también puso bajo reserva el acuerdo con el que autorizó esa supuesta misión oficial.

Ilustración FACTUM/Andrea Maida


El viernes 13 de marzo de 2020, cuando en El Salvador empezaba la emergencia por el coronavirus, el alcalde de Santa Tecla, Roberto d’Aubuisson, encontró una forma para evitar la cuarentena obligatoria: se sacó de la manga una misión oficial. Para ello envió un documento de Word a los miembros de su concejo municipal en un grupo de Whatsapp, una hoja con la imagen de la ciudad de Coral Gables (Miami, Estados Unidos) en el extremo superior derecho, donde se leía: “Tengo el honor de hacerle la atenta invitación para realizar una visita a nuestra ciudad del 15 de marzo al 1 de abril… Atentamente Raúl Valdés Fauli, Alcalde Coral Gables”.  Con esa nota, que no llevaba la firma de Fauli ni el sello de la alcaldía estadounidense, d´Aubuisson consiguió que el concejo le aprobara viáticos y la compra de un boleto aéreo desde México, donde ese 13 de marzo terminaba una misión oficial, hacia Miami. 

 “He recibido esta información de parte del alcalde de Coral Gables… siendo que la situación excepcional que vive El Salvador producto de la cuarentena por coronavirus he decidido aceptar dicha invitación”, escribió el alcalde del partido Arena a los concejales cuando les remitió la nota. Pero aquella hoja disfrazada de carta de invitación en realidad fue elaborada en El Salvador por una empleada de d’Aubuisson: Evelin Peralta, de la Oficina de Cooperación de la alcaldía de Santa Tecla, según documentación a la que esta revista tuvo acceso. El mensaje del alcalde y la hoja sin firma ni sello bastaron para que parte de su concejo le autorizara en una sesión extraordinaria el pago de viáticos por $4 mil y la compra del boleto desde México hacia la turística ciudad de Coral Gables, parte del condado de Miami-Dade, en el sur de la Florida. 

Ese viaje es hasta ahora un misterio. La alcaldía de la ciudad Coral Gables nunca confirmó la validez del documento distribuido el 13 de marzo. En las redes sociales y en la página oficial de la ciudad estadounidense no hay rastro de alguna actividad pública en la que haya participado d’Aubuisson entre marzo y abril de 2020. Cinco meses después, el alcalde no ha presentado un informe con los resultados de aquel viaje y la alcaldía de Santa Tecla clasificó como información reservada el acuerdo que avaló esa supuesta misión oficial.

Revista Factum solicitó a la Oficina de Información y Respuesta (OIR) de Santa Tecla los documentos de autorización del viaje a Miami. La OIR declaró como información reservada el acuerdo 1477, tomado en la sesión extraordinaria del 13 de marzo, con el que se autorizó el viaje.  Clasificó como información reservada la información de una misión, supuestamente oficial, contraviniendo el artículo 10 de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) que manda a publicar oficiosamente la información de los viajes municipales, sin necesidad de que haya una solicitud de por medio.

Esta revista, sin embargo, tuvo acceso al documento que presentó el alcalde para conseguir viáticos para el nuevo viaje. El archivo en Word que d’Aubuisson envió al concejo para pedir viáticos y un boleto aéreo tenía el rastro de la persona que lo redactó: Evelin Peralta, de la Oficina de Cooperación Internacional de la alcaldía de Santa Tecla. También en las propiedades del documento es posible determinar que fue elaborado el mismo 13 de marzo, a las 2:51 de la tarde, en un equipo registrado a nombre de amst, que son las siglas de la Alcaldía Municipal de Santa Tecla. El alcalde lo envió a sus compañeros ese mismo día, pero a las 3:18 de la tarde.

[Consulte la versión en Word del documento SUPUESTA INVITACIÓN DE CORAL GABLES, donde consta la huella de quien lo hizo: Evelin Peralta, empleada de la alcaldía de Santa Tecla].

“No entiendo por qué me hace esa pregunta de por qué lo hice yo”, respondió Evelin Peralta, vía telefónica, a una periodista de Factum. Y cuando se le preguntó si no creía que había incurrido en falsedad al usar el logo de otra institución en esa nota, ya no quiso contestar más preguntas: “Si necesita algún tipo de información puede hacerlo por los correos de nuestra oficina”, dijo Peralta. Luego se le enviaron las preguntas al correo cooperacioninternacional@amst.gob.sv y no volvió a responder.

La supuesta misión oficial fue autorizada por todo el bloque de concejales de Arena en Santa Tecla más la representación de GANA. Se opusieron los tres del FMLN y la concejal por el CD se abstuvo.   

Los tres concejales del FMLN que votaron en contra argumentaron que la información que había sido puesta a conocimiento del concejo era limitada, que no se podía verificar que se esté dando cumplimiento a lo establecido en el reglamento de viáticos vigente y que autorizar esa misión oficial podría ser objeto de observación y reparos por parte de la Corte de Cuentas.

A Nery Granados, uno de los concejales del FMLN que votó en contra de autorizar el boleto y los viáticos para el viaje a Miami, no le queda dudas de que el alcalde d’Aubuisson usó de excusa el nuevo viaje para evitar el encierro obligatorio decretado por el Gobierno para quienes regresaron al país en las primeras semanas de marzo: “En vista de la situación en la que estábamos, llegando al punto que iba a empezar la cuarentena, lo lógico hubiera sido que él desistiera del primer viaje; sin embargo, viajó. Informó incluso que por economía iba a salir desde México, estamos claros de que no es la razón real. La razón era que al llegar acá no iba a poder salir porque coincidía con el tema del cierre del aeropuerto”, opina Granados.

El alcalde de Santa Tecla, Roberto d´Aubuisson (al centro), durante un acto de su partido, Arena, en 2019.  Foto Archivo FACTUM/Salvador Meléndez

El presidente salvadoreño Nayib Bukele anunció el 11 de marzo el cierre de las fronteras y restricciones de ingreso para viajeros provenientes de otros países. Los salvadoreños que ingresaran estarían obligados a una cuarentena obligatoria. El aeropuerto internacional de El Salvador empezó con una actividad irregular desde entonces y cerró el 17 de marzo. El alcalde d’Aubuisson salió del país cuando ya se habían decretado restricciones de viajes. El 13 de marzo que terminaba su misión oficial en México, donde participó en una reunión para la facilitación de trámites y permisos de construcción, envió la nueva petición al concejo municipal. Solicitó la autorización al filo de la primera misión y cuando faltaban dos días para el nuevo viaje.

El salto de una misión oficial a otra le permitió al alcalde esquivar el encierro obligatorio de 30 días en centros de contención que impuso el gobierno durante el inicio de la pandemia, lo cual generó denuncias de violaciones de derechos humanos y denuncias de contagios por mal manejo de dichos albergues.

 “Él consiguió la invitación, que venía sin firma. Se iba 20 días, al final fueron más por lo mismo que le daba miedo regresar, me imagino yo. La votación fue GANA y Arena, dijeron que era inhumano no darle la autorización, pero la verdad es que si somos conscientes de dónde debía estar el representante del municipio es combatiendo y ayudando en el municipio”, dice otro de los miembros del concejo que no acompañó la decisión, y quien habló del tema en condición de anonimato.

La asignación diaria de viáticos para el alcalde es de $275, más una cuota de $45 por gastos de terminales. El reglamento de viáticos de la alcaldía de Santa Tecla exige que, para la aprobación de fondos, se documente el motivo del viaje. 

El viaje a Coral Gables, según la nota sin firma que presentó el alcalde, era para ir a gestionar la donación de una ambulancia. Cinco meses después no hay resultados de las supuestas gestiones y el alcalde no ha presentado un informe de su viaje, según los concejales consultados.

“Normalmente ese tipo de gestiones se hacen incluso por teléfono y vía correo electrónico; y si fuera necesario firmar un documento de forma física, no recuerdo que se haya autorizado antes una misión de 15 días para gestionar un bien, el cual a la fecha tampoco hemos recibido. No hay constancia de que en realidad se haya desarrollado algo en beneficio del municipio”, agrega Granados.

Revista Factum envió un cuestionario sobre el tema a la entonces encargada de comunicaciones y asuntos públicos de la alcaldía de Coral Gables, María Rosa Higgins Fallon, en abril pasado, pero después de varios correos electrónicos y mensajes a su celular, ella contestó que por la pandemia no tenían tiempo de responder las preguntas sobre el viaje del alcalde de Santa Tecla a esa ciudad. 

D’Aubuisson compartió en su cuenta de Twitter imágenes donde se observa junto al alcalde. Este lunes 31 de agosto, Factum buscó al alcalde para preguntarle por qué una de sus subalternas elaboró el documento que él presentó como una invitación de una alcaldía de otro país. “Sobre eso ya di declaraciones… ¿Que más quiere agregar?”, respondió cuando se le indicó que las preguntas serían sobre su viaje a Miami, y luego remitió con el gerente de información de la alcaldía, Orlando Carranza, quien envió un documento en pdf que sí tiene la firma del alcalde de Coral Gables, pero está fechado el 17 de marzo, es decir dos días después de haber iniciado la supuesta misión oficial.

Ante la pregunta de por qué una empleada municipal elaboró una nota con la cual simularon comunicación del alcalde de Coral Gables, la respuesta fue: «La señora síndico, a través de la Gerencia de Cooperación, recibió la nota de solicitud por medio de correo electrónico para seguir con el proceso de trámite de la misión oficial. La carta se recibió a fecha 17 de marzo con los sellos y firmas pertinentes con lo que se cubrió todo el proceso legal.»

Según Carranza, en el viaje el alcalde sí logró la donación de una ambulancia, la cual, según él, » está en trámites a través de USAID». Los concejales consultados no han sido informados de esto.

Lo que pasó en Miami se queda en Miami

Las actas y acuerdos municipales son información oficiosa: deberían estar publicadas sin necesidad de que un ciudadano las requiera en una solicitud de información. Así lo establece la LAIP en los artículos 10 y 17. El pasado 12 de junio, cuando volvieron a activarse los plazos procesales que fueron suspendidos en la cuarentena, Revista Factum solicitó copia de todas las actas de sesiones extraordinarias celebradas por el concejo de Santa Tecla entre febrero y marzo de 2020.  También pidió copia de los acuerdos 1444 y 1477, con los que se autorizaron los viajes: el de México y el de Coral Gables.

La oficial de acceso a la información de la alcaldía entregó copia de siete libros de actas, menos la de la sesión extraordinaria del 13 de marzo. Esta revista presentó una nueva solicitud especificando que únicamente requería el acuerdo 1477 y la respuesta de la oficial fue que esa información había sido declarada como reservada con base al artículo 19 de la LAIP que permite clasificar información “que pueda generar una ventaja indebida a una persona en perjuicio de un tercero”. Esa excepción aplica cuando los ciudadanos piden información de contrataciones que están en trámite. El acuerdo denegado, sin embargo, habla de la autorización del viaje de d’Aubuisson hacia Miami. Los concejales tampoco han sido informados de esta reserva que, según la respuesta de la OIR, fue impuesta por la dirección general de la institución.

La misión oficial a México fue autorizada en el acuerdo 1444 tomado en la sesión extraordinaria celebrada el 26 de febrero 2020. De ese viaje, que fue aprobado casi dos semanas antes, sí entregó información la alcaldía. D’Aubuisson recibió $885 en concepto de viáticos para participar en la “Tercera Reunión del Grupo de Trabajo para la Facilitación de Trámites y Permisos de Construcción”, del 11 al 13 de marzo 2020”, según consta en la documentación obtenida gracias a la LAIP.

Las explicaciones previas a la reserva

Estando en Miami, y cuando ya se declaraba varado, d´Aubuisson participó en la entrevista en Frente a Frente el 13 de abril de 2020. Esta fue la versión que dio en aquel momento del improvisado viaje a Coral Gables: “Estuve visitando la Ciudad de México y después la ciudad de Colima para ver in situ el funcionamiento de una ventanilla única para el tratamiento de las solicitudes a una alcaldía, todos los permisos de construcción, todos los permisos de habitación, de nuevos proyectos, nuevos negocios. Colima fue un caso de éxito y eso es lo que la OEA nos invitó a ver. Posteriormente tenía una visita a la ciudad Coral Gables, somos ciudades hermanas, y en ese lapso fue que nos quedamos fuera del país, porque no pudimos regresar”, aseguró.

El alcalde aseguró en esa entrevista que unos compadres le dieron alojamiento en Miami y que su estadía había sido financiada por él. “Al principio lógicamente tuvimos hotel cuando estábamos en la misión oficial, pero al acabarse eso y los viáticos nos ha tocado por cuenta propia”,  dijo.

En el evento en México también participó la ministra de Vivienda, Michelle Sol, quien ingresó al país el 13 de marzo y se sometió al encierro obligatorio en un hotel. “Fue sorpresivo que él no se quisiera regresar cuando la misma ministra Michelle Sol había regresado y ellos habían estado en la misma misión en México”, dice otro de los concejales que no autorizó la misión a Coral Gables.

“¿Por qué ella sí pudo volver y él no?”, le preguntó Moisés Urbina al alcalde en esa entrevista:  “Fue una situación donde al principio todo fue bien confuso, varios de los colaboradores de ella se fueron adelantados, nos mandaron imágenes medio perturbadoras, medio difíciles, yo seguí para Colima, México, y ella se quedó en el DF porque ya no continuó con la misión oficial hasta terminarla. En eso hubo un día de silencio y nos dijo ya estoy en El Salvador. Me imagino que tuvo cierta información que nosotros no logramos obtener”, explicó d’Aubuisson.

La misión, supuestamente oficial a Coral Gables finalizaba el 1 de abril. Pero el alcalde regresó hasta el 19 de mayo, vía Guatemala, cuando ya no era obligatorio un encierro de 30 días, porque el gobierno ya había flexibilizado el tiempo y estaba permitiendo la cuarentena domiciliaria.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.