¿Cultura para quién?: La propuesta elitista de Bukele

8543 Vistas |  3

La visión del presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele,  de resumir todo el trabajo artístico en las bellas artes, sin la apuesta por el arte popular o las nuevas expresiones culturales, no tiene satisfechos a tres especialistas en arte y cultura que fueron los primeros invitados de la Azotea Cultural de Revista Factum. Amparo Marroquín, profesora del Departamento de Comunicación y Cultura de la UCA; Fran Maravilla, músico y gestor cultural; y Wendy Morales, integrante de la Asociación Azul Originario, creen que el plan de Bukele para el arte y la cultura es poco innovador, con más promesas que estrategias, pensado desde la élite, y con una visión de cultura alejada de los sectores más populares.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez

Deja un comentario

Your email address will not be published.

4 Responses to “¿Cultura para quién?: La propuesta elitista de Bukele”

  • Muchas de las actividades tenidas por culturales no son académicas (las artesanías y el arte popular por ej.) mientras que otras si. Algunas son oficios que cuentan con un método de ensañanza-aprendizaje, otras se transmiten de padres a hijos, y otrás más se aprenden de manera autodidacta. Tantas actividades y tanta gente haciéndolas constituyen un colectivo numeroso y complicado de satisfacer. La postmodernidad ha enriquecido (o complicado según como se quiera ver) la diversidad de hechos tenidos por culturales multiplicando islas de minorías pujando por reconocimiento ( «visualización» en la jerga postmoderna) de sus particulares atributos. La presión del conjunto entero sobre las financias públicas demandando patrocinios oficiales asfixia el erario nacional que, de paso y para empezar, no tiene plata ni siquiera para proteger los derechos fundamentales (vida, integridad física y moral, salud, vivienda). En medio de esta desgarrante realidad, cada evento electoral selecciona al que ha de enfrentar semejante desafío… a como de lugar. El llamado plan Cuscatlán ha sido elaborado por esos a los que la elección pasada signó y autorizó, y sabemos que para ello no precisan la opinión de toda la parroquia…sería la de no acabar; así que nos han dado lo que el apuro, el desconocimiento, el afán de adular, las pretensiones particulares y hasta el copy paste les permitieron. Es imposible agradar a todos y es una necedad intentarlo…siempre quedarán los insatisfechos crónicos, los desconfiados, los egos hipersensibles, también los enemigos, que los hay, los que creen que lo suyo es lo mas importante; y también están los conocedores , los críticos bienintencionados y unos pocos más que prefieren dejar hacer o que dan en el clavo con sus observaciones aunque saben que sus reparos no serán escuchados. Me inclino por estos tres últimos y lamento que en esta nota no haya habido ninguno. Lo digo con respeto hacia los hablantes y espero no herir su amor propio, sin embargo apelo a mi derecho a disentir de sus puntos de vista…algunos. He escuchado reducciones simplistas que conciernen más al interés de cada uno que a una preocupación ciudadana por la gestión de la Cultura doméstica. Admito que la redacción del Plan es deficiente para mi gusto, de pésimo estilo, redundante, cacofónica y hasta desvariada; pletórica de vocablos y frases tecnócratas vacías que no solo confunden y desorientan sino también desalientan. Los relatos de gobierno tienden a la exageración y a la magnificación de capacidades y posibilidades…Saca y el país de la maravillas, Funes y la meritocracia, Cerén y el buen vivir…todos dijeron que trocarían sueños por realidades. El equipo de Bukele parece seguir el mismo camino pero hay que dejarles andar, al menos en esto de la Cultura. Su primer tropiezo será el presupuesto, la piedra de Sísifo de siempre. La cultura seguirá su dinámica propia como lo ha hecho hasta ahora pero es posible que algunos de los sueños plasmados en el plan no sena todo delirios oníricos.

  • Estan discutiendo puras hipotesis, bukele no es presidente aun, para opinar sobre su gestion es de esperar y ver resultados. Tomar en cuenta que uno de los panelistas es reconocido critico de bukele por su afiliacion al fmln. Eso lo vuelve totalmente imparcial, no se los otros dos. Si quieren hablar de cultura de verdad, deberian de quitar la palabra «bukele» en el titulo, de lo contrario pretender volver politica la discusion, ya que nuevamente expongo que el nuevo gobierno entra en junio y sus primeras politicas deben ser debatidas de manera superficial al menos despues de los 100 dias, y sus avances al primer año

  • Me permito felicitarlos por el inusual interés en la cultura, nada frecuente en los medioos de comunicación serios. Desgraciadamente, la entrevista, o más bien exposición de ideas no aborda a profundidad los pro blemas de la cultura. Pienso que deberían entre vistar a figuras de verdadero peso intelectual (por ejemplo: German Cáceres) que tienen una visión de la cultura amplia, así comodel arte, que es parte de la cultura. Obviamente, lo tendrá que entrevistar un periodista que al menos finja que le interesa el tema. Estamos claros que no hay periodistas especializados en cultura, pero esto no impide leer aunque sea el concepto de cultura.

  • Creo que de igual manera hay sectores que deben hablar desde sus propias trincheras, la danza, la cual es mi rubro en específico también adolece la mala administración y la incapacidad de generar espacios concretos más que únicamente «prestar» plazas, teatros, etc. Me gustaría poder dar mi opinión también teniendo en cuenta que he podido estar tanto dentro de la secretaría de cultura como bailarín por más de tres años y ahora estoy en el área independiente.