La Nueva Fábrica de Empleos contrató a los compadres del presidente Bukele

El presidente de Proesa, Salvador Gómez Góchez, incumple la ley que creó el organismo -no tiene un título universitario- pero tiene un mérito más poderoso: es compadre de Nayib Bukele. Su esposa, Cristy Asencio, también es funcionaria.

Foto FACTUM/Cortesía


Gabriela de Bukele sostiene al niño mientras el sacerdote le moja la cabeza con agua. Al lado, el otro padrino, Nayib Bukele, contempla la escena junto con los padres del recién bautizado. Todos parecen estar felices.

La foto, junto a otras 25 más, fue tomada y publicada en Facebook el 30 de diciembre de 2017 por Salvador Gómez Góchez, padre del bautizado. Para presentar las fotos, escribió: “Ha sido una gran alegría para nosotros compartir con la familia, padrinos y amigos el bautizo de nuestro hijo. Como padres continuamos adquiriendo la responsabilidad de guiarle por el camino del bien”. Gómez Góchez junto a su esposa, Cristy Elizabeth Asencio de Gómez, se acababan de convertir en compadres del próximo presidente de El Salvador.

Un año y medio después de aquel bautizo, los compadres del presidente ascendieron: ambos fueron nombrados funcionarios en puestos clave. Y lo hicieron, en el caso de Gómez Góchez, sin tener la preparación adecuada e incluso obviando la ley.

Cuatro días después de haber llegado a la Presidencia,  Bukele tuiteó: “Un logro de nuestro Gobierno es que encontramos la ‘Fábrica de Empleos’. Lastima que la vamos a desmantelar”. Horas después despidió a más de una veintena de familiares de dirigentes y funcionarios vinculados al FMLN que habían sido contratados por las dos administraciones anteriores del partido de izquierda.

Al mismo tiempo, la administración Bukele entregaba cargos a familiares, amigos y exempleados suyos y de su círculo cercano. Y a sus compadres.


Gómez Góchez, un líder de la diáspora salvadoreña en Estados Unidos y amigo de empresarios salvadoreños en aquel país que ayudaron a financiar la campaña de Bukele, se convirtió en presidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa), una institución que tiene entre sus finalidades dar beneficios (incluidos los fiscales) a empresarios que quieran invertir en El Salvador.

Cristy de Gómez coordina una de las principales iniciativas de la primera dama, su comadre Gabriela de Bukele, llamada Bienestar Social. En el presupuesto para 2020 ha sido creada una unidad presupuestaria llamada “Beneficio social” con una asignación de $2 millones, cuya finalidad se describe de la siguiente manera: Promover el bienestar social, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos de la Nación, impulsado por la Primera Dama, según el Plan de Gobierno.

Revista Factum intentó en tres ocasiones, durante los últimos meses, obtener una entrevista con la coordinadora de Bienestar Social; sin embargo, esta fue negada por el equipo de Comunicaciones de la Presidencia. Lo mismo ocurrió con el presidente de PROESA.

El presidente de Proesa y la cordinadora de Bienestar Social junto con Gabriela de Bukele y el presidente de la República. Foto tomada durante el bautizo, el 30 de diciembre de 2017, en Atiquizaya, Ahuachapán. Foto/Facebook

El presidente sin credenciales

El nombramiento de Gómez Góchez en Proesa se puede explicar por su cercanía con el presidente, por su compadrazgo y por su vínculo con el partido Nuevas Ideas. No así por su preparación académica o por el respeto a la ley que creó a Proesa.

El currículum de Gómez Góchez está colgado en el portal de transparencia de Proesa. Es extenso en experiencias de vida, particularmente como migrante salvadoreño en los Estados Unidos. De su pasado por la universidad hay apenas siete palabras: «Cuenta con formación académica en Ingeniería Civil».

Los títulos académicos fueran irrelavantes -el presidente Bukele nunca se graduó de la universidad- de no ser por la ley: el literal a del artículo 9 de la ley de creación de Proesa establece que el presidente de ese organismo debe «tener un grado académico en finanzas, economía, derecho, administración de empresas u otras profesiones afines al objeto de Proesa».

Gómez Góchez, además, apenas araña otro de los requisitos que establece el mismo artículo para poder ejercer como presidente de Proesa. El literal c señala que el presidente del organismo debe tener al menos cinco años de experiencia en funciones vinculadas al objeto de la ley. Gómez Góchez, según su hoja de vida, se ha desempeñado como promotor de los derechos de los salvadoreños en Estados Unidos. Su experiencia como promotor de inversiones comenzó en 2015, cuando ingresó a la dirección de inversiones de Proesa después de haber pasado cuatro años (2011-2014) como gobernandor de Ahuachapán en el gobierno del expresidente Mauricio Funes.

La relación entre la familia Gómez Asencio y la familia Bukele Rodríguez no comenzó en aquel bautizo. Para aquel fin de año de 2017, Gómez Góchez, un hombre con larga trayectoria y disidente del partido FMLN, era ya una pieza clave en el equipo político de Bukele. Era el principal enlace con la diáspora salvadoreña en Estados Unidos que le ayudó a conseguir fama y financistas para impulsar su figura y la consolidación del partido Nuevas Ideas.

Veinte días antes del bautizo, el 10 de diciembre de 2017, Nayib Bukele y su esposa regresaban en avión a El Salvador desde la ciudad de Los Ángeles, California, acompañados también de la pareja Gómez Asencio. Acababan de terminar la segunda gira en Estados Unidos para promover a Bukele como candidato a presidente y conseguir financistas para la campaña.

En esa gira de siete días, Bukele visitó las ciudades de San Francisco y Los Ángeles. Durante ese tiempo tuvo cuatro eventos públicos para recaudar popularidad y dinero. El primero fue en Roccapulco Nightclub, San Francisco, cuya entrada tuvo un costo de $5 por persona. El siguiente fue una cena de recaudación de fondos en el restaurante Mi Pueblo Viejo, en Los Ángeles; luego, otro evento comunitario gratuito en el Boys and Girls Club y por último el evento de cierre en el icónico McArthur Park de Los Ángeles.

De ese último evento, Gómez Góchez también subió una foto a su Facebook en la que se ve a Bukele y a su esposa de espaldas. Al pie de la foto, el ahora presidente de Proesa escribió: “Nayib Bukele en Los Ángeles…!!! Único y Trascendental…!!!” (sic).

Antes de la gira por California, Bukele hizo otro recorrido en la costa este de los Estados Unidos. Entre el 16 y el 19 de noviembre de 2017, Bukele visitó Virginia, Washington, Maryland, Nueva York y Long Island. A esa gira también lo acompañó Salvador Gómez Góchez, su hombre clave que pronto se convertiría en su compadre y más tarde en funcionario.

En un video subido a YouTube, Nayib Bukele se baja de una camioneta gris acompañado de su esposa Gabriela de Bukele y una selecta comisión que lo acompañó durante su gira por la costa este de los Estados Unidos. Su objetivo era, al igual que la gira anterior, consolidar su popularidad entre la diáspora de salvadoreños en ese país y hacerse de más financistas.

En ese evento, realizado la noche del viernes 17 de noviembre de 2017, Bukele caminó entre la multitud hasta el escenario principal del Coco Cabanas Club, en Maryland. Detrás de él, haciendo pininos entre la masa de gente, Salvador Gómez Góchez avanzaba esforzándose para hacer fotos con una pequeña cámara réflex.

Al subirse a la tarima, Bukele fue recibido por una comisión de representantes del entonces Movimiento Nuevas Ideas en Estados Unidos, entre ellos Álex Núñez, un empresario que se pronunció como financista de la campaña del entonces candidato; y Luis Reyes, coordinador nacional de Nuevas Ideas en ese país. Ambos tomaron la palabra para presentar al candidato.

Al tomar la palabra, Bukele dio un largo discurso en el que subrayó insistentemente los intentos de parte de los partidos políticos opositores por bloquear su candidatura, incluido el intento de bloquear su financiamiento.

«Ellos piensan que nos van a detener con sus leyes. Empezamos, pusimos una plataforma de PayPal, y empezaron a caer las donaciones y querían sacar una ley para prohibir las donaciones a quienes no fueran partidos políticos. No pueden, no, no pueden. Pusimos la cuenta en Estados Unidos, pero el punto era que lo querían hacer; es decir, nos tienen miedo”, dijo entonces Bukele.

Al final del evento, Bukele se quedó al fondo de la tarima, al lado de su esposa y Salvador Gómez Góchez, mientras un grupo de “cachiporras” bailaban una canción del grupo Los Hermanos Flores.

Salvador Gómez Góchez y Cristy Asencio de Góchez junto con Diana Echevarría Rais y Erick Vega.

Cristy de Gómez no es solamente la esposa de Salvador Gómez Góchez, sino también hermana de Erick Vega, un empresario del conglomerado Alba Petróleos de El Salvador que le prestó 1.9 millones de dólares a Bukele en 2013, cuando este era alcalde de Nuevo Cuscatlán. Ambos son hijos de Melanie Aroneth Vega.

Vega fue durante muchos años mano derecha de José Luis Merino, representante del grupo Alba. Ambos ahora son investigados por lavado de dinero. Vega es además esposo de Diana Echeverría Rais de Vega, sobrina del empresario Enrique Rais, prófugo de la justicia salvadoreña.

Tanto Erick Vega como Diana Echeverría Rais de Vega no son desconocidos para Bukele. Casi ocho meses antes del bautizo, el 2 de mayo de 2017, Salvador Gómez Góchez subió un post con 42 fotos en su cuenta de Facebook y un encabezado que decía “Gracias por el baby shower”. En las fotos se veía, entre otros, a Nayib Bukele y su esposa Gabriela acompañando a la familia Gómez Asencio y a otros parientes. Una de las imágenes muestra a los Bukele posando junto al matrimonio Gómez Asencio, Erick Vega y Diana Echeverría Rais de Vega en un rancho ubicado en Turín, municipio aledaño a Atiquizaya, según el sacerdote Arnulfo Baños. A ese mismo rancho, de acuerdo con el cura, se fueron a celebrar después del bautizo, el 30 de diciembre.

–Yo realmente no sé cuánto tiempo tienen de amistad, pero a él (Nayib Bukele) lo eligieron. Y además de él eligieron a otras personas como padrinos. Es más, después ellos se acercaron y se fueron a compartir con su familia e hicieron su actividad aquí cerca, aquí por Turín tenían la recepción,  dijo el párroco Baños en una entrevista con Revista Factum.

Este medio visitó dos veces la parroquia de Atiquizaya entre agosto y octubre de 2019. La primera vez, a finales de agosto, dos periodistas llegaron a la oficina parroquial a solicitar una copia de la fe de bautismo, realizado aquel 30 de diciembre de 2017. En ese momento, después de pedir los datos del bautizado y los nombres de los padres, la secretaria de la parroquia dijo que el documento sería entregado tres días hábiles después; sin embargo, al cumplirse el plazo, la misma persona negó el documento alegando que “el padre acaba de cambiar las reglas y ya solo se la podemos dar a los familiares del bautizado”.

El 10 de octubre, dos periodistas de Factum visitaron la parroquia de Atiquizaya. En esa ocasión, el padre Baños se encontraba oficiando una misa por un difunto. Al terminar la misa, los periodistas lo buscaron y le preguntaron sobre aquel bautizo. El sacerdote volvió a negar el acceso al documento, pero confirmó en una entrevista que la pareja Bukele Rodríguez son los padrinos del hijo de Gómez Góchez y su esposa.

La fábrica de empleos que contrata a familiares y compadres

El artículo 6 de la Ley de Ética Gubernamental, en su literal h, prohíbe a los funcionarios públicos, incluido el presidente, nombrar, contratar o promover a parientes o familiares hasta dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.

El nombramiento de Gómez Góchez viola la ley de Proesa pero no la de Ética Gubernamental. El presidente, en cualquier caso, lo ha hecho en otras ocasiones con los nombramientos de sus familiares.

En septiembre del 2016, el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) condenó a Bukele –entonces alcalde de San Salvador– por haber nombrado a su hermano Yamil Bukele como presidente del Instituto Municipal de los Deportes. En ese momento, Bukele fue condenado a pagar el equivalente a diez salarios mínimos urbanos del sector comercio, es decir, aproximadamente un total de $3,000.

Una vez llegado a la Presidencia, la Fábrica de Empleos que contrata a familiares del presidente y sus funcionarios continuó funcionando. Bukele ha mantenido en su equipo de trabajo a tres de sus hermanos. El más evidente es su hermano Yamil Bukele, quien fue nombrado como presidente ad honorem del Instituto Nacional de los Deportes (Indes). Mientras que su hermano Karim Bukele es habitual en Casa Presidencial e incluso lo acompañó -apareció en fotografías al lado de jeques- en su gira asiática de finales de 2019.


Tras aparecer en fotos oficiales, Karim Bukele aseguró en su cuenta de Twitter que no desempeña ningún cargo público y que solamente asesora a su hermano. No obstante, no aclaró si sus boletos y demás gastos fueron financiados con fondos públicos. Otro de los hermanos de Nayib Bukele, Yusef Bukele, es el enlace entre la Presidencia y la Asociación Nacional de la Empresa Privada, según confirmaron a este medio fuentes cercanas a Casa Presidencial.

Además, investigaciones periodísticas han señalado vínculos entre otros miembros del gabinete y el presidente. Bukele contrató a exempleados de sus empresas para trabajar con él en el gobierno. Dos ejemplos son el ministro de Obras Públicas, Edgar Romeo Rodríguez, quien fue gerente de Yamaha Motors. Otro exempleado de Bukele contratado en la presidencia es Mario Romeo Piche Guerrero, productor audiovisual de confianza del ahora presidente. Piche trabajó en el canal TVX cuando este era propiedad de Bukele, además de ser su productor de confianza durante su periodo como alcalde de San Salvador. En la alcaldía, la administración Bukele incluso amañó contratos con tal de adjudicarle las producciones audiovisuales a Mario Piche. Ahora Piche tiene el cargo de Director de Producción de la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia.

Un periodista de Factum intentó abordar a Cristy Asencio de Gómez en una conferencia de prensa realizada el pasado 24 de octubre; sin embargo, Asencio de Gómez ignoró la solicitud del periodista aún cuando lo escuchó pedirle la entrevista. Una persona del equipo de prensa de la Presidencia dijo que para poder hablar con ella se tenía que hacer una solicitud a través del secretario de Prensa de la Presidencia, Ernesto Sanabria. El mismo periodista de Factum contactó a Sanabria a su teléfono celular para solicitar entrevista con ambos funcionarios, pero no hubo respuesta.

Góchez, el amigo de los empresarios que ayudaron a financiar la campaña de Nayib

Los acompañamientos a las dos giras a finales de 2017 no fueron las únicas ni los últimos que dio Gómez Góchez a Bukele a Estados Unidos. Desde 2015 y hasta el 2018, Gómez Góchez se encargó de potenciar la vertiginosa popularidad de Nayib Bukele en Estados Unidos y conseguir financistas, especialmente en la ciudad de Los Ángeles, donde él era un reconocido líder de organizaciones de la diáspora y empresarios salvadoreños.

Gómez Góchez es un político con larga data en el partido FMLN. En la década de los ochenta, al principio de la guerra civil en El Salvador, se fue a los Estados Unidos, a Los Ángeles. Allá realizó un amplio trabajo de base, inicialmente con organizaciones religiosas y luego cada vez más secular con organizaciones que buscaban empoderar la identidad salvadoreña.

Durante dos décadas, Gómez Góchez llegó a ser líder de organizaciones importantes de la diáspora en Los Ángeles como el Comité de Festejos Centro Americano (Cofeca), Asociación de Salvadoreños en Los Ángeles (Asosal), y fue fundador y director de la Asociación Salvadoreño Americana (SANA), por mencionar algunas. Su liderazgo logró que a finales de los noventa el congreso estadounidense reconociera oficialmente el “Día del Salvadoreño en Los Ángeles”, celebrado cada 2 de agosto.

En ese tiempo, Gómez Góchez afinó su relación con empresarios de la diáspora salvadoreña en Los Ángeles, tanto así que en 2005 se hizo director general de la Organización de Mundo Salvadoreño (Mundosal), una sociedad que él mismo describe en su currículum como “empresa de asesoría a empresarios y comerciantes salvadoreños en USA”.

En 2007, Gómez Góchez regresó a El Salvador y, dos años después, participó con el FMLN como candidato a alcalde de Atiquizaya, su ciudad natal y la de su actual esposa. Sin embargo, fue derrotado en las urnas por la candidata Ana Luisa Rodríguez de González, del partido Arena. Dos años después de su derrota, en  2011, fue nombrado gobernador de Ahuachapán por el entonces presidente Mauricio Funes, hasta el 2014. Desde 2015, fue asesor de Proesa.

Pero Gómez Góchez no perdió su contacto con la diáspora ni con los empresarios salvadoreños en Los Ángeles. Más bien consolidó y capitalizó su experiencia y sus contactos para ayudar a Bukele.

En agosto del 2015, un año después de que Bukele llegó a la Alcaldía de San Salvador, Gómez Góchez acompañó al entonces alcalde a recibir un reconocimiento en Los Ángeles: el nombramiento como capitán mayor del Día del Salvadoreño en Los Ángeles, un día creado por él. Y, por supuesto, fue Gómez Góchez quien le entregó la placa de reconocimiento. De eso quedó registro en los documentos de la Alcaldía de San Salvador, sobre las misiones oficiales realizadas por Bukele durante su mandato, a los cuales Factum ha tenido acceso.

Gómez Góchez se encargó de dejar registro de aquel viaje a Los Ángeles. En su cuenta de Facebook se puede ver un álbum de fotografías en las que acompaña a Bukele vistiendo la banda que simula la bandera de El Salvador con el grabado “Nayib Bukele / Capitan Mayor”. En la foto, a Bukele lo acompaña, además de Gómez Góchez, Rogelio Rivas, ahora ministro de Seguridad, quien en ese entonces era director del Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (Isdem).

Desde que Bukele llegó a la Alcaldía de San Salvador, en 2014, sus diferencias políticas con el FMLN, el que entonces era su partido, se fueron acentuando hasta que el 10 de octubre de 2017 fue expulsado. Un mes después, Bukele estaba en la costa este de los Estados Unidos, haciendo su primera gira para conseguir financistas que impulsaran lo que él mismo nombró inicialmente “un movimiento” llamado Nuevas Ideas que más tarde sería un partido político.

El 6 de mayo del 2018, Gómez Góchez publicó nuevamente en su perfil de Facebook un video en el que se le ve a él y a Edwin Núñez en un conversatorio en Hyattsville, Maryland, como representantes de Nayib Bukele. En ese conversatorio, Núñez fue presentado como emisario de Nuevas Ideas y Gómez Góchez como “el enlace” entre los salvadoreños en Estados Unidos y el movimiento Nuevas Ideas en El Salvador. Al llegar al poder, Bukele nombró a Núñez presidente de Etesal, “una empresa estratégica del Mercado Mayorista de Electricidad en El Salvador, que hace posible la transmisión de energía nacional y regional”, como se lee en la descripción de la página de la misma empresa.

En el encabezado de su publicación en Facebook, Gómez Góchez escribió: “Siempre un honor apoyar la expansión de Nuevas Ideas en el mundo…!!!” (sic).

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Deja un comentario

Your email address will not be published.

4 Responses to “La Nueva Fábrica de Empleos contrató a los compadres del presidente Bukele”

  • El poder será siempre, un jugoso botín que compartir entre corruptos y mal llamados «aliados». Así fué ayer, es hoy y será siempre. Cambiará algún dia esta realidad? dificilmente. La ciudadanía cayó en la trampa, y seguramente luego de 5 años, estará en el punto de partida … soportando hambre, pobreza, falta de oportunidades, sistema de salud deplorable, viviendo hacinada, problemas de agua potable … eso sí, con su cabezas llenas de propaganda mediática, falsas promesas y fanatismo que ojalá llenen su barriga y expectativas. Excelente reportaje, sigan informando. Saludos.

  • Pobrecito mi país, mas de lo mismo, yo trabajo en Honduras desde hace un par de meses y mi sorpresa es que al salvadoreño lo tienen como muy inteligente en su toma de decisiones, lo que hago es mejor quedarme callado y no emitir respuesta

  • Ese es el problema de los salvadoreños, como el Señor Manuel Valencia, que aprobamos cuando lo hace el funcionario de nuestra simpatía y lo desaprobamos cuando lo hace nuestro contrincante político. Yo creo que El Salvador cuenta con suficientes académicos capaces para ocupar puestos en la cosa pública, sin necesidad de entrar por amiguismo, compadrazgo, damos y/o damas.