7546 Vistas |  1

Una tarde de ‘hardcore’ en El Salvador

El siguiente relato muestra cómo se vive un concierto de hardcore en El Salvador, una tocada vespertina organizada el pasado domingo 10 de Julio, un show para desearle suerte a dos bandas que hoy, viernes 15 de Julio, inician una serie de tocadas en Costa Rica. Estas bandas son Toma El Riesgo y Reaxion.


Semanas atrás, mi felicidad fue agregar a mi colección de discos el álbum “Start Today”, de la banda de hardcore punk neoyorquina Gorilla Biscuits. Para algunos, el hardcore es así, una adicción que inicia en la adolescencia y puede durar toda la vida; para otros es más, es su código, su estilo de vida, su familia.

Y como buena familia, la escena hardcore guanaca organizó el pasado domingo 10 de julio un show para “desear buena suerte” a las dos bandas que mostrarán el nivel de la escena salvadoreña en el extranjero. El evento llevaba por nombre “Brotherhood Show”, estaba citado para las 2:00 de la tarde y los grupos que —de acuerdo al afiche— tocarían eran: Con Valor Para Vencer, Toma El Riesgo, Reaxion, Sentencia, Fuerza & Coraje y D.O.C.

El hardcore, como otras subculturas, padece de estigmas. Así que el reto del organizador de un concierto de estos inicia desde encontrar el lugar más adecuado. Para el “Brotherhood Show” fue Dublín, un bar ubicado en Paseo El Carmen, Santa Tecla.

Llegué a las 2:45 p.m. En el bar, las mesas y las sillas estaban apiladas al fondo, dejando espacio para una especie de dance floor para el mosh pit. No había tarima ni nada que se le pareciera. Una banda hace el soundcheck y en la TV pasan videos de Rancid. En la entrada, dos chicas están encargadas de cobrar el cover de $5 dólares. A quien lo pagaba, le dibujaban una equis en la mano con un marcador.

“Armar un show de hardcore en El Salvador significa una gran esfuerzo. En El Salvador lo que se vende es cumbia, merengue y cosas así. Esto no es un negocio. Acá el que organiza un show es porque tiene la necesidad de tocar con una banda. Esto es así desde los tiempos del Hardcore Café. Nosotros éramos aquellos niños que hacían aquellos conciertos; hoy somos adultos con trabajos, pero también con la pasión por los instrumentos. A mí me gustó esto de armar eventos. No queda ganancia; sale apenas para pagar el sonido y a los músicos, pero nos queda la satisfacción de que la gente se va feliz”.

– Salvador Delgado, organizador del concierto y baterista de Toma El Riesgo y otras bandas.

Afuera del bar, contrario a lo que sucede con otros géneros similares, no había grupos de personas bebiendo alcohol. Esto se debe a que muchos de los asistentes son straight edge, es decir, tienen un estilo de vida que evita el consumo de drogas, legales o ilegales. Este público seguramente es poco atractivo para los administradores de los bares. También existe poca o nula presencia de ropa de cuero, melenas largas y botas. La constante son zapatillas, camisetas de bandas, tatuajes y cabello corto.

Alrededor de las tres de la tarde, Days Of Confusion (D.O.C.). iniciaba su presentación. No se trata de una banda de hardcore propiamente, aunque sus raíces están ahí. Su fanpage en Facebook usa una descripción muy buena para su sonido: “90’s Heavy Riffs”.
Su fundador y vocalista es Gonzalo Pacas, de 36 años. Trabaja en el sector público, está casado y ha estado en tres bandas. Acá todos le llama Chalo. Él saludó al público, presentó a la banda y antes de cada canción comentó qué motivo su letra.

Hardcore

Como no había tarima, tampoco hubo división entre músicos y público. Incluso hubo momentos en que se encontraban revueltos. Durante los últimos temas Chalo llamó al público a la acción. Los más jóvenes respondieron y empezaron un pequeño mosh pit. Finalmente, la banda agradeció a los organizadores por incluirlos y terminaron su set.

Hardcore-2

Mientras la siguiente banda se preparaba, los asistentes salieron a tomar un poco de aire. Yo aproveché para hablar con Chalo y preguntarle por qué sigue en esta escena.

“Aquí es donde vengo a escaparme de tantos problemas. No problemas tremendos, pero sí de los del día a día. Uno no se puede salir de esta escena que te ha dado tantas cosas buenas: amigos, historias y esa satisfacción de palpar lo que tanto te gusta, hacer música”.

– Gonzalo Pacas, alias Chalo.

La siguiente banda fue Reaxion, una de las dos que a partir de hoy inician las tocadas en Costa Rica. Sus letras en general hablan sobre los ideales del straight edge. Un hombre de avanzada edad —y evidentemente borracho— logró colarse en el toque. Puso su mochila a un lado, indicó a uno de los asistentes que la cuidara y comenzó a bailar en medio del circle pit.

Hardcore-4

Las canciones de Reaxion no suenan en la radio, no son fenómenos virales de YouTube, pero casi todos los presentes gritaban cada palabra, incluso desde el micrófono, a veces solos, a veces apilados unos sobre otros. En los shows de hardcore, el vocalista nunca es dueño del micrófono.

Hardcore-3

Finalizó la participación de esta banda y todos salimos de nuevo a tomar aire. Busqué a su vocalista, Eduardo Doñán, conocido en la escena como Pollo, para que hablara sobre su viaje a Costa Rica.

“La primera vez que tocamos nosotros fue en el Edge Fest 2014, en Guatemala, igual junto a Toma El Riesgo. Hubo bastante apoyo. Esta oportunidad que se nos ha presentado de tocar en Costa Rica no estaba en ningún plan, pero con Toma El Riesgo compartimos un par de integrantes y solo era cuestión de hacer un poquito más de esfuerzo y eso nos ha llevado a estar allá”.

– Eduardo Doñán, alias Pollo.

Pollo tiene 31 años y es straight edge desde el 2003. Para él, este estilo de vida, más que un dogma, es de lazos de amistad. Sobre esto me comentó lo siguiente: “En el hardcore, la barrera que siempre se ha querido borrar es que tu banda toque y se vaya. Acá todos escuchamos a todas las bandas, desde la primera hasta la última, porque hay hermandad”.

Luego inició el show de Con Valor Para Vencer (CVPV). Su nombre no es gratuito. Se trata de una banda de youth crew y la mayoría de sus integrantes son muy imponentes visualmente. Cantan sobre la hermandad, la verdad y la lealtad. Nuevamente el público coreó cada canción. Con ellos hubo mucho mosh pit e interacción entre los músicos y asistentes.

Hardcore-5

La dinámica era la misma: terminaba la presentación de una banda y, luego, nuevamente a tomar aire. El vocalista de CVPV estaba sentado en unas gradas frente al bar. Su nombre es Pablo Ulloa. Habló conmigo, mientras sus compañeros de banda hacían bromas sobre sus declaraciones.

“Tengo nueve años de ser straight edge y como seis años de estar en Con Valor Para Vencer. Esta es la única vida que conozco. No quiero cambiar mi vida. Yo sé que un día voy a terminar recontra envejeciendo, pero lo que estoy viviendo me lo voy a llevar para siempre […] La mayoría de los que integramos la banda venimos de lugares algo peligrosos. Trabajamos, porque si no trabajamos, no sobrevivimos. Para nosotros esta es la otra opción. Está el camino fácil y está este”.

– Pablo Ulloa, vocalista de CVPV.

Los siguientes en escena fueron Fuerza & Coraje, una banda bastante nueva. Por eso, la mayoría del público aún no corea sus canciones, sin embargo, algunos sí hicieron mosh pit y circle pit.

Cuando finalizó su presentación, muchos nos enteramos que Sentencia —la banda de Santa Ana que también se presentaría esa tarde— no logró llegar. Al parecer les faltaba uno de sus integrantes. Menly Cortéz, una joven fotoperiodista, se lamentó por esta ausencia. Justo vestía la camiseta de la banda.

Menly documenta estos shows con su cámara. Sabe bien cómo estar en medio de un circle pit con su equipo y salir ilesa. También conoce los clímax de las presentaciones y aprovecha para capturarlos. Su trabajo es muy querido por las bandas, tanto que algunos usan sus fotos para hacer camisetas.

“En los toques todo empezó como con un juego. Creo que todo empezó en sí con Alta Traición, cuando empezaron a usar mis fotos e incluso hasta produjimos dos videos: ‘Mi ciudad’ y ‘Memorias de un Traidor’. Fue lo que en la escena me dio más realce y las bandas comenzaron a tomar en cuenta mi iniciativa, así como también yo tomé conciencia de que no hay mucho registro gráfico de la escena underground”.

– Menly Cortéz, fotoperiodista

Menly tiene 26 años y está en la escena underground desde los 16. Incluso tuvo una banda de punk llamada Síndrome de Violencia Adkirida. También trabaja para uno de los periódicos de mayor circulación en el país. Me dijo que se niega a hacerse vieja frente a una computadora, encerrada en cuatro paredes. “La escena hardcore captó mi fascinación cuando vi la unidad que había en ellos. Le presté más atención a las letras de las canciones de las bandas que llegaron en un momento bien crucial en mi vida, de muchas cosas nuevas y de no saber qué hacer. No es que hayan provocado un cambio en mi vida, sino que me han como incentivado a mantener mi identidad, a seguir siendo yo misma a pesar de todo, a demostrar que sí se pueden hacer cosas positivas y diferentes en un ambiente social bastante hostil”, añadió Menly.

Finalmente, inició el show de la última banda. Se trataba de Toma El Riesgo. Lo de ellos es el youth crew. Toma El Riesgo es de las bandas centroamericanas de hardcore más conocidas fuera de la región. Saben de ellos en Estados Unidos, México, España y otros países. También fueron de los favoritos de esa tarde.

Hardcore-6

Apenas iniciaron los acordes de la primera canción y el público ya sabía de cuál se trataba. El suyo fue un show con mucha energía. Todos los integrantes de esta banda son legendarios de la escena musical salvadoreña. Uno de sus primeros miembros ha regresado con ellos, se trata de Gerson Chávez, bajista. Gerson fue uno de los primeros straight edge que conocí, una década atrás. Actualmente es profesor, pero su pasión por la música sigue viva. Por eso también es integrante de Voltar y The Vibes.

Hardcore-8

El vocalista de Toma El Riesgo es Jorge Erazo. Algunos en el público le gritaban “Chayanne” por su parecido con el puertorriqueño. Incluso le pedían, a manera de broma, canciones como “Tiempo de Vals” y “Torero”. Esta comparación siempre la ha asumido con humor, al punto en que que el afiche de las presentaciones de su banda en Costa Rica muestra a Chayanne.

FOTO 09

En el mosh pit todo parecía casi ensayado. Todos sabían cuándo saltar sobre el micrófono y cuando seguir su danza. La emoción llegó a tope con el tema “Firme Decisión”. En la parte final, Menly tomó el micrófono y el resto gritó su nombre. Llegado el momento gritaría:

“Vivir creyendo en algo, porque tomé una firme decisión/Morir creyendo en algo, porque tomé una firme decisión”.

Finalizó la presentación y Jorge Erazo me contaría sobre sus inicios en el hardcore y el straight edge: “En 2001, mi hermano me invitó a un concierto de Firme Decisión, la primera banda straight edge de El Salvador. De ahí me gustó el vacil y me fui quedando. Ahorita tengo 15 años de ser straight edge”.

También hablamos sobre los shows que tendrá, a partir de hoy, su banda en Costa Rica:

“Yo ya he tenido oportunidad de ir a Costa Rica con otras bandas en las que he estado. Unas cuatro veces. Creo que ahora tiene más significado por ser Toma El Riesgo la banda en la que estoy. Para muchos, representa la banda especial del hardcore centroamericano. Eso me hace sentir también especial porque sé que leen las letras, las han puesto en práctica y les ha servido de ejemplo. En Costa Rica hay una banda llamada Actuar, y que toca un cover de nosotros y les va bien cuando lo tocan, así que esperamos que a nosotros también nos vaya bien”.

– Jorge Erazo, vocalista de Toma El Riesgo.

Los asistentes comenzaron a retirarse, otros aprovecharon para ponerse al día con sus amigos. Yo aproveché para saludar a Tito López, vocalista de Veni Vidi Vici. Intercambiamos teorías del porqué la mayoría de personas en estos toques rondamos los 30 años. Sin embargo ambos notamos que esta vez sí hubo presencia de nuevos rostros…

Uno de ellos es el de José Martínez, de 19 años. José tiene varios aretes en el rostro. A pesar del calor, viste una sudadera negra con el logotipo de la banda Misfits. Le pedí unos minutos para que me contara por qué asiste a estos shows. Respondió lo siguiente:

“Tengo tres años de venir a toques. El hardcore es una protesta y yo siempre he sido una persona revolucionaria. Nunca me ha gustado ser parte del montón y las letras del hardcore hablan de ser uno mismo, sin importar qué digan los demás […] La diferencia de un show de hardcore con uno de otro género musical es la hermandad. Somos un crew. No importa de dónde vengás. Si alguien empieza con cosas, el resto lo calma para evitar que pase a más. Eso es lo que me gusta”.

Agradecí a José por su tiempo y guardé la grabadora. Regresé entonces donde Tito y conversé con él un rato más. Luego me despedí de él y de otros conocidos. Pasé por alto a algunos y me retiré del lugar. Entonces Tito me gritó:

“¡Maleducado! Acá hay más gente”.

Antes de darme la vuelta para ofrecer disculpas y despedirme del resto, recordé que de eso va todo en esta escena: de amistad y respeto.


Créditos de las fotos: ESHC Producciones.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Música