GANA: ¿Ganó o perdió el partido de la golondrina?

En estas elecciones de 2021, GANA pasó de tener once escaños que consiguió en 2018 a solo seis en la Asamblea Legislativa, de los que cinco los obtuvo únicamente con su propia bandera y uno en coalición con Nuevas Ideas. El ganador absoluto fue el partido de la N, que logró 55 diputados (quedando solo a uno de la mayoría calificada). Esto se aleja mucho de las expectativas que el dirigente de GANA Guillermo Gallegos tenía en la campaña cuando expresó en Twitter: «Nuevas Ideas quedará en una posición por encima de los demás, pero entre Arena y GANA nos disputaremos el segundo lugar. GANA saldrá muy bien en estas elecciones» (23 de febrero de 2021). Incluso llegó a decir que esperaban entre 17 y 20 diputados. Sin embargo, con los resultados finales, ellos mismos afirmaron quedar insatisfechos.

A pesar de ello, GANA también ha cantado victoria por sentirse un aliado de Bukele, como lo ha expresado Gallegos en Twitter en más en una ocasión: «Mi apoyo siempre será incondicional con el presidente Bukele. Primero porque él pertenece y está inscrito en GANA; segundo porque es mi amigo; y tercero porque creo en él y por todo lo bueno que está haciendo por El Salvador» (22 de febrero de 2021). De ahí surge la siguiente pregunta: ¿Ganó o perdió GANA en las elecciones de 2021?

Antes de responder, considero importante revisar brevemente la trayectoria de GANA, que se puede dividir en etapas. En primer lugar, su nacimiento, a partir de su disidencia de ARENA, y su posterior colaboración con el FMLN; pero, sobre todo, con el presidente Funes (2009-2014). En este período lograron hacer alianzas no solo en la Asamblea Legislativa, sino en algunos concejos municipales. Fue tan fuerte su identificación con Funes que, incluso cuando terminó la presidencia en 2014, este recibió un ofrecimiento para una candidatura como diputado por GANA en San Salvador. En este punto se autoproclamaron como un partido de «derecha social».

En una segunda etapa, GANA formó parte de Unidad, un conjunto de tres partidos políticos (junto con el PCN y el PDC) que apoyaron la candidatura del expresidente Antonio Saca a la Presidencia de 2014-2019. La coalición resaltó la experiencia, personalidad y recursos de Saca, destacando sus logros como presidente en el pasado. Sin embargo, en ese momento no le alcanzó para superar ni a Arena ni al FMLN en las presidenciales. Aunque se mantuvieron como aliados importantes del FMLN en la Asamblea en políticas como las del vaso de leche, uniformes, útiles escolares y zapatos.

Una tercera etapa comenzó en 2019, a raíz de la candidatura presidencial de Nayib Bukele. Él había utilizado desde hace tiempo el símbolo de la golondrina y el color cian como alcalde de Nuevo Cuscatlán y de San Salvador, lo que fue tomado por GANA como propio. Durante la campaña, Bukele y Félix Ulloa pedían el voto por la “golondrina” y no por el partido GANA, y usaban como fondo la imagen de una golondrina sin el nombre o alguna referencia al partido. Cuando Bukele ganó la presidencia, los once diputados mostraron su apoyo incondicional y dijeron ser diputados comprometidos con el presidente.

En las legislativas de 2021, GANA no volvió al color naranja y mantuvo el celeste y la golondrina. Además, formalmente compitió con Nuevas Ideas por puestos de diputados y alcaldes en varias circunscripciones (en nueve, en cuanto a diputados). Aunque con este partido también formaron varias alianzas en algunos territorios. En este sentido, GANA creyó que nuevamente la figura de Nayib Bukele le ayudaría a tener un buen resultado electoral. Incluso usó frases como «Así votaste por presidente, así vota por diputados». Sin embargo, tanto en la cantidad de votos recibidos como en los diputados obtenidos, este 2021 fue la peor elección de su historia, ya que nunca habían tenido menos de diez diputados.

Entonces, ¿perdió o ganó GANA en las elecciones de 2021?

Parece ser que un poco de ambas. Perdió, porque de los cinco departamentos en los que Nuevas Ideas hizo coalición con GANA, los diputados electos son los de las casillas 1 y 3, que corresponden al partido de la N. Los candidatos que corrieron en la casilla 2, que eran los miembros de GANA, no obtuvieron curul en Chalatenango, Cuscatlán, La Unión y San Vicente, y GANA solo obtuvo uno en Cabañas. Es decir, la alianza con Nuevas Ideas le costó a GANA cuatro diputados. Esto indica que probablemente algunos de sus antiguos simpatizantes se cambiaron a Nuevas Ideas, lo que ya había ocurrido con otros miembros como Peter Dumas, Osiris Luna o Walter Araujo. Con estos resultados legislativos, GANA, por sí mismo, se vio empequeñecido a nivel legislativo, incluso perdiendo «la llave» para la mayoría simple. Incluso, pasa a no ser indispensable para la mayoría calificada, ya que Nuevas Ideas puede obtener ese voto ya sea del PCN, del PDC o de otro partido.

Sin embargo, GANA continúa siendo el partido en control del Ejecutivo, ya que Nayib Bukele está afiliado formalmente a GANA. Además, el presidente continúa expresando la importancia de la alianza entre Nuevas Ideas y GANA. Para este último, es importante que Guillermo Gallegos, la figura más mediática del partido, aún mantiene su curul. Otros ganadores son la familia Salgado, con Numan Salgado, quien se mantiene como diputado, y Wil Salgado, que regresa a la Alcaldía de San Miguel. Un ganador inesperado es Romeo Auerbach, que resultó elegido como diputado por La Libertad con GANA (luego de no haber sido seleccionado por Nuevas Ideas en las primarias).

Otro aspecto que debo destacar es que GANA, en el ámbito municipal, gobernará 34 alcaldías desde el 1 de mayo de 2021, siete más que las 27 que obtuvo en 2018. El control político municipal aumentó para GANA.

Finalmente, aunque GANA no ha sido favorecido de manera directa con más diputados, se ve indirectamente beneficiado por su alianza con el presidente. Y aunque en la Asamblea serán aritméticamente poco relevantes, podrían desarrollar una relación de comensalismo político con Nuevas ideas. Es decir, una asociación entre los dos para beneficio de uno de ellos o de ambos, sin causarse perjuicio. Este sería el escenario ideal para ambos partidos. Sobre todo, para GANA.

Sin embargo, hay indicios de que los electores colocan a GANA en el club de “los mismos de siempre”, por tener prácticas que la gente rechaza como: tener diputados que legislan para su beneficio económico personal, la contratación de familiares, que hagan “viajes fantasma” con fondos del Estado o la percepción de tener más empleados de los necesarios por diputado.

En este 2021, GANA perdió creyendo que podía sacar nuevamente ventaja de Bukele. Pero no le fue suficiente y terminó devaluado electoralmente. Con el tiempo se podrá observar si esta alianza continúa existiendo o si Bukele será crítico de las prácticas de nepotismo y clientelismo de su aliado GANA, al cual parece ya no necesitar del todo.


*Luis Aguilar es sociólogo salvadoreño, interesado en temas de política, religión y deporte.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.