Safari Volvo despertó de su sueño criogénico

René Nuila es el encargado de programaciones y arreglos en Safari Volvo, banda salvadoreña que acaba de volver a escena después de un largo período sin actividad. El músico atendió una videollamada de Factum para platicar distendidamente acerca de la publicación de una sesión en vivo a la que han llamado “Children of the Swan”.


Hace diez años, Safari Volvo emergió como uno de los proyectos musicales más interesantes de la escena salvadoreña. Su propuesta rompía un molde enquistado en la comodidad de géneros musicales más tradicionales e indagaba en la introspección del gusto por la música electrónica. Y luego, después de haber hecho mucho ruido –incluso mediático–, la banda paró la máquina. Surgieron nuevos proyectos. Gabriel Granadino, Rubbert Ponce y René Nuila volcaron sus ímpetus en otras inquietudes.

Hasta ahora, en plena pandemia, cuando según Nuila despertaron de «un sueño criogénico» y dieron a conocer que dos años atrás se habían juntado en La Palma, Chalatenango, para dar vida a un disco de nueve tracks al que bautizaron como «Cicada». Y también para publicar el audiovisual de una sesión en vivo llamada “Children of the Swan”, una puesta en escena de lo que más se acerca  a una interpretación en vivo de la banda en el año 2020; y que incluye tres canciones del repertorio ya conocido de la banda, como también un tema nuevo.

En plena cuarentena, a partir de que pudieran interactuar entre ellos musicalmente, vieron que era el momento adecuado de poner una puesta en escena con las experiencias musicales adquiridas durante la última década. “Ahora las podemos poner en vivo y las podemos ejemplificar de mejor manera”, comenta Nuila.

René explica que el interés por trasladar el trabajo de computadora a una ejecución en vivo le ha dado un sonido diferente a las canciones, un sonido que también se puede disfrutar.

“En vivo no vamos a alcanzar la calidad psicodélica que tenemos en ese video, pero puedo asegurar que es una propuesta mucho más sólida; en donde la ejecución de la música electrónica se está tomando más en serio”, explica el músico.

René habló acerca del desafío de trasladar una música enfocada en la producción automática a una experiencia más vivencial: la de su ejecución en concierto.

“Originalmente, la banda fue pensada solo como un proyecto en estudio […] Las circunstancias para aquel momento [2010] fueron muy distintas. La gran diferencia de ese momento hasta acá es que estamos poniendo sintetizadores en vivo; estamos secuenciando vía MIDI; y no estamos utilizando computadora para ejecutar, sino que todo lo estamos programando directamente en los instrumentos”, comenta Nuila. 

Acerca de cuál es la meta de la banda, René explicó que Safari Volvo no está buscando ‘pegar en todas las radios o ser estrellas’, sino que buscan compartir el arte que están creando para tratar de encontrar una audiencia nicho.

“Yo lo admito: la música que estamos sacando es muy [de] nicho, por lo menos en El Salvador. Si te das cuenta de toda la gama de géneros musicales que se difunden en el país, [la muestra] de synth pop o de música electrónica –así como la estamos reproduciendo– es pequeñísima. Probablemente, solo seamos como cien personas las que lo estamos escuchando, pero por lo menos si a esas cien personas las podemos fidelizar con nuestro sonido, para nosotros, ya es ganancia”, explica el músico que también ha formado parte de otros proyectos como Castel, el colectivo de DJs Nostromo Boys y Diente Amargo, entro otros.

A corto plazo, Safari Volvo está trabajando en dar a conocer un nuevo material. A largo plazo, en cambio, intentarán encontrar a través de su propia disquera, Feral Records, los canales de difusión adecuados –a nivel internacional– para llegar a otros mercados.

En un momento de la entrevista, René elaboró una pregunta en torno a la discusión de las estrategias para alcanzar nuevos públicos:

«¿Qué tanto la audiencia está dispuesta a involucrarse con una escena musical?»

Y también comentó algunas de sus impresiones respecto al panorama local:

“En El Salvador no hay una industria formal de música, pero sí hay maneras de cómo poder difundirla. El problema es que muchas veces lo tenés que hacer por tu cuenta […] Estamos lejos de que las radios y la televisión del país te tomen en cuenta”, comentó.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Música