“No hubo abandono de pacientes… Aquí fusilan y después preguntan”

2473 Vistas |  7

Cuarenta y siete internos fueron suspendidos del Hospital Rosales luego de protestar. Médicos de hospitales públicos y del Seguro Social se han unido para exigir al Gobierno que respete sus derechos y no ser sometidos al escarnio público sin una investigación o el debido proceso.  El presidente del Colegio Médico, Roberto Montoya, explica en esta entrevista hasta dónde están dispuestos a llegar para defenderse. Dice que no teme represalias, pese a ser la cara más visible de la protesta médica.

Foto y video: Gerson Nájera


El Colegio Médico de El Salvador lideró el movimiento contra la privatización de la salud, que frenó las intenciones publicitadas como “modernización” por los expresidentes areneros Armando Calderón Sol y Francisco Flores, entre los años de 1998 y 2006. Los medios de comunicación registraron las huelgas en hospitales y las marchas blancas. 

La misma gremial, que hoy aglutina a 2,500 especialistas de 42 asociaciones, le pide respeto al Gobierno de Nayib Bukele. 

El presidente del Colegio Médico, Roberto Montoya, lamenta las acusaciones públicas que han enfrentado médicos y estudiantes de medicina, luego de pronunciarse para respaldar a tres doctoras que fueron castigadas después de quejarse por la saturación que causó la estampida ocurrida en el estadio Cuscatlán el 20 de mayo de 2023. 

El pasado jueves, 47 internos del Hospital Rosales fueron suspendidos luego de hacer público su respaldo hacia sus tres colegas. Montoya asegura que ellos no descuidaron a los pacientes para protestar. Las sanciones, en opinión del médico, les fueron impuestas sin antes hacer una investigación y sin el debido proceso. 

Montoya cree que los ataques son una cortina de humo del oficialismo. “Siempre las propagandas se mueven hacia donde les interesa que el pensamiento de la población se mueva. No hubo abandono de pacientes”, afirma el ginecólogo y obstetra, y también critica que las autoridades no estén abiertas al diálogo para resolver los problemas del sistema de salud. 

En un lapso de 14 horas el Ministerio de Salud anunció la aplicación de la Ley de Servicio Civil para la suspensión de los internos de medicina y horas después lanzaron una convocatoria para aplicar a plazas, ¿Por qué señalan que se manejaron mal esos procesos?

Es lógico que si ellos pretenden destituir a alguna personas intenten entonces cubrir las plazas. Plazas de estudiantes de último año las quieren cubrir con plazas de médicos. Estos ya vienen con un salario; entiendo yo de hospital El Salvador y con ese salario se trasladan a hacer labores de internos que son normalmente la mitad del salario de ellos. Es lógico como una medida para lograr su satisfacer sus planes, pero no es lo que nuestro gremio desearía. Nuestro gremio desearía que nos sentáramos a platicar, que dialogáramos sobre los problemas y que encontráramos una solución  favorable para ambos lados… Lo que no se ve es deseo de resolver las cosas; sino formas de cubrirlas, que es diferente.

¿Y tenían algún antecedente similar?

Pero hace mucho tiempo, en el pasado sí hubo situaciones parecidas. El gremio médico, junto a todo el resto del sector salud, que es muy amplio, lograron llegar a diálogos, pero después de situaciones muy tensas con las autoridades. Lo que nosotros quisiéramos evitar en este momento.

Los médicos han hablado de violación a sus derechos de libertad de expresión, protesta y en el caso de San Miguel de presunción de inocencia. ¿En qué lugar quedan los pacientes? ¿Hubo abandono de puestos de trabajo, como señala el Ministerio de Salud?

No hubo abandono de puestos de trabajo, sino salidas a la puerta del hospital (Rosales) para acuerpar una situación de reclamo por sus mismos compañeros. Nunca se puede dejar todo el servicio abandonado, siempre los servicios que son importantes, emergencia, cirugías, etcétera,  quedan cubiertos por los colegas que están en ese momento allí estudiantes o residentes. Entonces, no hubo abandono de trabajo. Son etiquetas que si usted las usa y se las pone al otro, entonces hace que la población vea el acto que tuvieron estos jóvenes como atentatorio a la salud cuando no ha sido así; pero siempre las propagandas y las cosas mueven hacia donde les interesa que el pensamiento de la población se mueva. Así que, contundentemente, no hubo abandono de trabajo y menos daño a los pacientes.

¿Qué rol juegan los internos de medicina en los hospitales salvadoreños?

El estudiante interno es estudiante de último año de medicina haciendo sus prácticas previo al año social. Tiene sobre sus hombros unas grandes responsabilidades dentro del sistema hospitalario, tienen una gran carga de trabajo. Son el de choque ante las emergencias, las recibe el interno y está encargado de elaborar las historias clínicas, revisar los exámenes físicos, antes de presentarla al (médico) residente con más experiencia.

Tiene que suturar heridas que llegan de emergencia, ayudar a sala de operaciones quirúrgicas, curaciones de operaciones y heridas en los servicios hospitalarios. Revisan historias clínicas (de los pacientes), revisan sus exámenes de laboratorio para que esté todo en orden cuando llega el staff con los residentes. El rol del estudiante del año de internado es muy importante, es un gran soporte  para el sistema hospitalario. En el sistema hospitalario ellos, junto con los residentes, son la base del tratamiento. El especialista llega cuatro horas, y se va. Y el sábado y el domingo (el paciente) queda en manos de internos y residentes.

¿En qué condiciones brindan sus servicios: cuál es la carga laboral que enfrentan?

Desde que yo estuve, hace mucho tiempo, la carga es siempre grande. El problema muchas veces se encuentra en que el interno y el residente creen que se debe hacer determinada cosa o aplicar un determinado medicamento que no hay. O un examen que se puede hacer por múltiples razones. Entonces, se las tiene que ingeniar para ver cómo sale con esto. Cuando un interno tiene un paciente grave, por ejemplo, está constantemente con eso en su cabeza: cómo lo mejoro, qué más le hago, muchas veces hay que dejar de comer, no digamos de dormir para poder estar atendiendo a pacientes. Y son situaciones de verdad estresantes: es como si a una persona normal tuviera un hijo enfermo con gravedad, así se pasa pensando en eso todo el día, que le cuesta dormir, así nos toca a nosotros por cada paciente grave. La responsabilidad es fuerte.

¿Y los internos tienen salario?

Sí, tienen salario, no estoy seguro cuánto en este momento, pero es relativamente bajo. Hace un par de años se me informó que el salario del residente era igual al de un gestor del tráfico y si eso fuera así, es una desigualdad total. El tipo de intervenciones que tiene que hacer, la gravedad de los problemas que enfrenta, el tiempo de estudio y preparación que haya tenido, entonces, no hay razón.

Hay plazas de mil y pico de dólares, yo no voy a menospreciar a otros trabajos, pero hay … por ejemplo en la Corte Suprema que ganan más de lo que gana un médico y en eso también se ve una desigualdad.

Los médicos siempre han sido muy respetados en la sociedad salvadoreña. Durante la pandemia se les llamó héroes. Ahora hay una campaña de listón blanco: ¿Qué significa?

Igual que mi gabacha. El blanco nos ha identificado siempre en los hospitales… Siempre ha representado para nosotros limpieza, una pureza de sentimientos hacia la humanidad; realmente podemos tener paz con todas las personas, realmente el blanco es muy simbólico para todos nosotros.

¿Sienten que el discurso de odio ha sido trasladado al gremio médico?

Pues no tanto el discurso; las acciones, quizá.  El asunto es que al gremio médico poco se le ha atacado hasta esta vez.  Sin embargo, si revisamos en los últimos años desde que tomaron prisionero a un médico porque había atropellado un gatito; luego con unos tuits que no tienen ninguna implicación de verdad en cuanto a la atención a pacientes. Y comparado con los de otros funcionarios que sí de verdad han sido señalando patologías específicas que les están agobiando… Las doctoras no mencionaron nada de eso. Sin embargo, las acusaron. Después el colega de San Miguel que antes de hacer una auditoría médica, antes de hacer investigación, sencillamente se le captura.

Si uno contrasta esto con lo que la justicia está haciendo en nuestro país, parece que no hay igualdad. Aquí se ha acusado a personas de falta de funciones, de defunciones por falta de equipo, por ejemplo, o por falta de atención en los penales. Y entonces, ahí no pasa nada. Ahí no detienen a nadie, pero para un médico, sí. Entonces a veces pareciera que son cortinas de humo, porque saben que en la población el médico es respetado, como usted bien lo dice, y entonces sorprenden a la población con noticia como esta. Creo que sí hemos sido objeto de ciertos ataques. No sé con qué fin.

Estaba escuchando en la conferencia de prensa que tuvieron el pasado 21 de julio de 2023 que temían que el régimen de excepción se aplicara también en su gremio. ¿Han visto señales o banderas rojas respecto a esta situación?

No, pero es un régimen que siempre está ahí, en el aire, y la guadaña está encima esperando talvez aplicarla. Lo que pasa es que no podemos dejar de decir la verdad.

No podemos dejar de expresarnos como está la situación, tampoco somos responsables de las acciones que vayan a tomar las autoridades. Sin embargo, yo creo que este régimen está ahí para quedarse y vamos a ver con qué fines y cuánto tiempo va a ser utilizado. Y banderas rojas todo el mundo nos está diciendo que hay que tener cuidado, qué esto, que lo otro, pero hay que hacerlo, no tenemos otra alternativa. Igual cuando tenemos que operar, hay que operar.

¿Cómo debería de ser el proceso ideal para las dos doctoras que se quejaron en redes sociales?¿Qué violaciones al debido proceso han existido?

Sí, primero las destituyeron sin más. Después dicen que les han hecho un proceso y que el proceso no estuvo bien y hay que revertirlo. Y en el otro que lo han pasado al Servicio Civil y el Servicio Civil no contesta, y esas son medidas dilatorias. La solución es simple: la solución es sentarnos a dialogar, la solución es que entendamos que la salud tiene dos vías: la vía oficial, que tiene que tener una programación, una estrategia; y la otra vía es que los servidores de salud necesitamos respeto, que necesitamos otro tipo de prestaciones a lo mejor como mencionaba lo de los salarios por decir algo. A mí, en cuanto a médicos no me gusta decir salarios, son honorarios. Lo que nosotros hacemos es salvar una vida, eso no tiene precio, es de honor hacerlo.

En el mismo comunicado donde se anunció la suspensión de los médicos, se anunció la presentación de un médico del Hospital San Juan de Dios por supuestamente omitir el protocolo de atención con una embarazada que murió, ¿Solo fue responsabilidad de él o debería investigarse a todo el equipo médico que lo acompañó?¿Quién decide que los residentes o los internos participen en este tipo de cirugías?

En primer lugar, este doctor fue acusado de mala praxis y la mala praxis no es un término que defina nada jurídicamente aquí en El Salvador, pero lo que tenemos es resultados inadecuados ante un procedimiento médico. Ahora, que eso puede tener o no responsabilidad, sí. Entonces la Fiscalía llegó a capturar a una persona sin tener (comprobado) sí realmente había violado algún tipo de protocolo, como ellos dicen, sí había tenido un análisis previo por parte de una auditoría médica, que es lo correcto.

Es decir, no voy a ir yo a hacer una auditoría a la Policía porque de eso no sé nada, ni vienen entonces abogados o fiscales a hacer una auditoría de un caso médico. Tiene que ser una auditoría médica bien hecha. Nosotros nunca hemos defendido a alguien solo por ser médico; sencillamente hacemos el análisis y si tiene una responsabilidad se le deduce, se le hace saber, y si es penal, pues se irá a lo penal, pero decimos la verdad.

Entonces, aquí llegan y sin ninguna auditoría previa, sencillamente, porque creen que ha habido una situación anómala, capturan a alguien. Eso no es un procedimiento correcto. Así que son las cosas que estamos viendo en estos días, que también sirven de cortina de humo. ´Ah, capturaron a un doctor y entonces la gran bulla, y que bueno que el Gobierno está capturando a estos tales por cuales´. Ese afán de enfrentarse a los médicos no lo entiendo, realmente qué los mueve, pero no podemos dejar de decir las cosas como las vemos.

¿Y ese escarnio público cómo le afecta en la carrera a un médico residente o a un interno?

Imagínese usted. El interno perdió ya un año, cuánto es un año de medicina. La otra (residente del Seguro Social) perdió su título de cirujano por seis meses que le faltaban para completar su tercer año. Entonces, son condiciones que uno dice no tienen sentido, pues no hay ni siquiera una correlación entre lo que hubo de acciones y lo que han sufrido estas personas, han sido vejadas, han sido expuestas ante la faz de la nación como “personas malas”, que ejercen mal, solo eso es una muerte civil para un médico. No es justo, lo que se nos está haciendo y menos por las vías en que se nos está haciendo.

Hemos visto a filiales de ginecología, médicos y autoridades de la UES pedir el debido proceso e investigaciones científicas imparciales. ¿Cómo afecta la falta de independencia en el Consejo Superior de Salud Pública y órgano judicial en la suspensión de los internos del Rosales e investigación del médico del San Juan de Dios?

Es que usted está diciendo cuál es la vía correcta: y es que si hay alguna situación que se considere anómala; entonces, se presenta la queja ante la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica; pero antes se presenta ante la dirección del hospital. Estos hacen sus propias evaluaciones a través de la auditoría médica.  Y entonces, puede pasar (el caso) ante la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica. Ellos llevan un proceso y llaman peritos de la especialidad (médica) que hayan sido y ese perito les dice que hubo una negligencia, una falta…y da su diagnóstico o dice no lo hubo.  Después pasan al Consejo Superior para que tomen la decisión. Aquí, no, aquí se hace al revés todo: aquí condenan y después van a averiguar;  fusílenlo y después preguntan, como decía Pancho Villa, pero eso no debería de ser así. En este país estamos.

El Colegio Médico lideró el movimiento contra la privatización de la salud que intentaron imponer los expresidentes Calderón Sol y Francisco Flores. La prensa documentó las huelgas y las multitudinarias marchas blancas. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar esta vez que sienten que se están cometiendo atropellos contra el gremio?

Lo primero es tratar de solucionarlo antes sin que haya ninguna otra situación. Por el otro lado, decíamos hace rato, el sector salud es mucho más amplio que los médicos. El sector salud, enfermería, técnicos…vaya usted a la lavandería de un hospital una semana. Eso revienta, pare las cocinas, eso es un caos. Entonces, todo está integrado para que funcione muy bien lubricado, que vaya perfecto. Algunos elementos faltan. Y quiénes se dan cuenta, en primer lugar los pacientes a los que les dicen mire de esto no hay, pero también las enfermeras que son las encargadas de proporcionar las instrucciones y los medicamentos que ya el médico indicó.

Las personas que son contratadas firman algo donde dicen que no pueden decirle al exterior que algo falta y son sujetos de expulsión, eso es coartar la libertad, pero es mentirle al pueblo.  ´No si todo hay’, pero no hay. A quién le voy a creer yo, a usted que me vino a decir vine a consulta, pero no había la medicina o al que me dice, cómo no si tiene que haber, pues sí, pero al que fue le dijeron que no. Cuántas muertes podrían derivarse por falta de falta de equipo, o equipo defectuoso, o falta de medicamentos. Hay muchas muertes que podrían ser que estuvieran en esa línea, pero tampoco pasa nada.

Pero ni el médico ni la enfermera pueden decir nada, porque son destituidos, entonces, hay varias cosas que se pueden dialogar, como abrir mesas de trabajo para que realmente se decida qué es lo que falta, cómo solucionarlo. No buscamos el problema, buscamos la solución del problema. Y ahora sí usted está transmitiendo en un canal y yo pongo otro canal es imposible que nos comuniquemos. Así que estamos buscando cómo sintonizamos.

¿Por qué considera que el sistema de salud está politizado y desarticulado?, según lo planteó en la entrevista Frente a Frente en el marco del Día del Médico salvadoreño

Está politizado es evidente, primero porque lo manejan personas que son nombradas  por el Ejecutivo, entonces, todo está canalizado desde el Ejecutivo hasta el último del Ministerio (de Salud) recibiendo órdenes, a veces, ya se ha dicho, órdenes de extranjeros. Debe haber recordado una noticia donde dijeron ´no tomen tal examen, porque no´, y eran unas personas que están o estaban asesorando al Gobierno en ese entonces. Así que politizado absolutamente sí.

Y desarticulado, porque en mucho no tenemos una verdadera comunicación entre los centros de atención. Han tratado, yo no digo que no, de hacer lo que llaman un Sistema Integrado de Atención en Salud, un sistema integrado es una redundancia, pero no dice mucho y menos ha sido eficiente y efectivo, entonces todos los que están en el quehacer clínico en este momento saben que hay muy poca comunicación. Que es más fácil trasladar un gatito desde Sonsonate a San Salvador en una ambulancia, con sirena abierta, que atender un llamado talvez en La Campanera, donde en ese entonces no entraban.

¿Cuál es su respuesta al escarnio público que señala a los médicos como desestabilizadores del Gobierno, acuerpados por la oposición política?

Sí, siempre buscan ese mote: ´están motivados políticamente o están tratando de desestabilizar al país´. Si nos hubiéramos sentado a platicar con las autoridades en mayo,  esto no estaría pasando, nadie estaría desestabilizando, según ellos, el país. Lo que estamos haciendo es abriendo los ojos a la población de lo que en realidad tenemos, y sí eso significa una desestabilización no la hemos provocado nosotros, sino la parte gubernamental.

¿No teme represalias por ser usted la cara más visible de la protesta del gremio?

¿Qué otra cosa me queda? Estoy en el cargo y debo cumplir. Temor, mire ya con lo que he vivido, yo me voy tranquilo mañana o hoy mismo. No tengo ningún problema; temor de eso no tengo.  Mi temor es que no me escuche el Gobierno; mi temor es que no dialoguemos, mi temor es que no resolvamos el problema de salud del país, ese es mi temor. Lo demás me toca. Yo cuando vine a esta administración ni se me ocurrió que íbamos a tener problemas de este tipo; pero estando aquí y me llegan, me toca poner el pecho y adelante.

¿Cómo está el sistema de salud salvadoreño? ¿Han notado cambios en los últimos tres años?¿Mejoraron las condiciones para ustedes?

No, no, las condiciones de los médicos no han mejorado nada. Como le explicaba lo de los salarios, por ejemplo, el que llega a las cinco de la mañana y se va hasta las cuatro de la tarde, pero si usted tiene turno sale hasta las cuatro de la tarde del día siguiente. Es muy difícil que alguien trabaje en esas condiciones y sin embargo, los internos lo hacen, los residentes, trabajan así. Sábado y domingo, cumpleaños de su mamá, de su esposa, de sus hijos, allí tienen que estar. Navidad o primero de mayo, allí tienen que estar. Eso tiene que saberlo la población.

 

Tags

#Salud

Deja un comentario

Your email address will not be published.

1 Responses to ““No hubo abandono de pacientes… Aquí fusilan y después preguntan””

  • DE ACUERDO CON DR. ROBERTO MONTOYA!
    SE DEBE REALIZAR UNA AUDITORÍA MÉDICA AL PRESENTE CASO DE MUERTE MATERNA.
    EXISTEN MUCHOS CONTROLES PARA EVITAR DESENLACES FATALES EN MEDICINA, EL PRESENTE CASO, NOS DEMUESTRA QUE TODOS LOS CONTROLES FALLARON. ESO DEBE SER, EL VERDADERO MOTIVO A INVESTIGAR, QUE FALLO?