Nadine Masri y el sexo

Nadine Masri siempre le ha cantado al amor. Desde su primer EP “Sha” (2019), la artista ha navegado el género pop en notas mayores, rodeado de flores, con un toque de jazz y letras que cantan al despertar de los sentimientos, a la infatuación, a un enamoramiento que suena casi adolescente. “Horny” (‘caliente’ o ‘cachonda’, en español) es el sencillo que Masri lanzó durante la pandemia mundial por COVID-19 y la descubre hablando de temas inesperados: sensualidad, deseo, calor. Nadine Masri, la mujer, le canta al sexo.

Fotos cortesía de Nadine Masri


Resulta difícil no sentir, cuando menos, desconcierto con este giro temático. A la melodía R&B la acompaña un video casero –pero muy bien curado– de hombres y mujeres jóvenes grabándose a sí mismos mientras se besan, bailando despacio, siendo sensuales ante la cámara, en poses sugestivas. La misma Masri posa acostada en ropa deportiva y sin maquillaje, llevándose un dedo a la boca, como una adolescente que sueña en la cama con aquel primer contacto.

Pero la cantante de 25 años afirma en esta entrevista que “Horny” no es una faceta nueva: simplemente es una que no había mostrado al mundo. Masri nos comparte, además, su proceso de creación en tiempos de cuarentena, da un vistazo a los tabúes de las nuevas generaciones y adelanta sus planes para un próximo proyecto.

¿En qué te inspiraste para “Horny”? ¿Por qué decidiste publicar una canción sobre contacto físico en un momento donde estamos distanciados por la COVID-19?

La saqué en cuarentena porque me nació en cuarentena. Por eso me inspiró, porque no tengo ese contacto físico. Quizás varias personas estamos deseando ese contacto ahorita. ¿Has visto que somos así los seres humanos? No nos damos cuenta de lo valioso que era algo hasta que lo perdemos.

Esta es la portada del sencillo «Horny», que Nadine Masri publicó el pasado 22 de mayo.

Tus letras giran mucho alrededor del amor, pero con este sencillo te adentrás a un aspecto más carnal. ¿Esto es parte de tu propio proceso, de irte descubriendo? ¿O  sos vos saliendo a la luz?

Realmente lo que le había sacado a este sentimiento sólo es una pequeña parte de lo que soy. No es que me estoy descubriendo. Es una parte de mí de la que quiero hablar y [quiero] que se rompa ese tabú. Siento que en este país nos influencia un montón la religión. Es parte de nuestra cultura. Siempre nos han hablado como mal del sexo, siempre. Nos hacen ver desde pequeños que eso es malo, ¿sabés?  ¡Realmente no! Somos seres humanos. Desde pequeños, toda la gente tiene esa excitación. Pero acá no, te lo prohíben. Ni siquiera pueden mencionar el nombre de la parte de la mujer, que es la vulva, la vagina; ni la parte del hombre, que es el pene. Es bien extraño para mí que ni siquiera podamos mencionar el nombre. Es bien extraña la percepción del sexo no solo en El Salvador, sino en Latinoamérica también. 

Para vos, ¿qué significa el sexo en tu vida? 

Pues mirá. Es una necesidad para el ser humano. No es algo que necesariamente tengamos que hacer, pero es parte de nosotros. Hay dos puntos: uno que es solo satisfacerte o placer. Pero –porque soy una persona bien espiritual– obviamente sí creo que cuando vos tenés sexo con una persona, te unís con esa persona. Un montón de tus cosas espirituales se las pasás a esa persona. Una unión carnal, pero también espiritual. No necesariamente tiene que haber amor, pero sí le estás pasando tus “vibras”, por así decirlo. Siento que es una conexión, el sexo.

¿Te resultó difícil mostrar esta faceta en tu campo artístico? ¿Como soltar la pluma o cantarla frente a cámara?

Pues, realmente no. Siempre escribo todo lo que siento. No es como «voy a hacer una canción de algo y voy a empezar a escribir». Todos los días escribo pensamientos y cosas que estoy sintiendo. Entonces, poco a poco, ya no es tan complicado. En la cámara, la verdad es que me sentí bien cómoda porque yo sola me grabé. No estaba nadie grabándome ni nada. Yo puse un trípode y me grabé.

Lo más difícil de lanzar esta canción fue el hecho de qué iba a pensar mi familia. Pero yo con ellos soy bien sincera y saben que soy una persona de mente abierta. Entonces, poco a poco, les fui diciendo: «miren, voy a sacar una canción que habla sobre sexo. No se vayan a asustar que de la nada». Me apoyan ahora. No es como que le estoy haciendo daño a alguien.

Leí que le pediste a tus amigos grabarse a ellos mismos solos o en pareja para el videoclip de tu canción. ¿Por qué decidiste producir algo más “casero»?

Lo que quería era sacar un video, llamar la atención de una manera diferente hacia el tema de la canción, sensualmente. Hice una lista como de unos veinte amigos que me parecían guapos y guapas y solo les dije: «grábense libres, lo que ustedes quieran. Lo que piensen que es sexy de ustedes, grábenlo. Y mándeme 15 segundos de eso». Y así fue como nos mandaron los vídeos. Junto a Óscar Azúcar, que es editor, filmmaker y fotógrafo, estuvimos trabajando juntos en Zoom. Pero, más que todo, él lo editó y súper lindo. A mí me encanta cómo le quedó. 

Es bien interesante porque la canción, la voz, está grabada con mi iPhone. Es lo más casero que he hecho. Pero aun siendo casero, siento que tiene buen sonido. Parte de la música fue hecha en un iPad: el bajo y la guitarra nos lo mandaron. Entonces fue una forma de grabar totalmente diferente para mí, porque sólo había ido a un estudio y ahí llegaban todos. Pero como ahora no se puede, es otra manera de crear arte.

Me pareció ver en el video a una pareja de dos chicos. ¿Fue una decisión consciente incluirlos?

Me da risa, porque varia gente me ha dicho –hombres jóvenes, más que todo–: «la única parte que no me gusta es la de los dos cheros besándose». Uno: no entiendo por qué te debería molestar ver a dos cheros besándose. Y dos: quizá debería cambiar en nuestra mente que una mujer debe tener pelo largo. Porque en el video, esa pareja son una mujer y un hombre.

¡Aaah!

Entonces es otro tema que me quedo como «¿qué onda con la gente?». Sí, quizá se ve de esa manera, pero yo lo miré, lo iluminé y no sé si porque yo los conozco –son dos amigos de Argentina–, pero le vi facciones de mujer. 

Si hubieses tenido la oportunidad de incorporar parejas más diversas, ¿lo habrías hecho?

Es más, le pedí a una amiga que es lesbiana que saliera en el video. La mayoría de las personas que salen en el video son bisexuales. No me importaba con quién estuviesen en el video que me enviaran. Lo que pasa es que todas las parejas del mismo sexo que conozco no están juntas por la cuarentena, pues.

Collage de algunas de las imágenes del video de «Horny», de Nadine Masri.

¿En qué te parece que está cambiando –o no– la actitud de las personas jóvenes hacia el sexo con respecto a las generaciones anteriores?

Pues siento que sí está cambiando. Uno de los hombres que me hizo el comentario del video tiene familiares que son homosexuales. Es bien extraño que te moleste eso en un video si en tu familia también existe. En la mayoría de familias siempre hay alguien que tiene una orientación sexual hacia su mismo género. Veo un montón Twitter y siento que la gente está aceptando, pero más que todo el problema es el machismo. Porque les gusta ver a dos mujeres besándose, pero cuando ya se trata de hombres, ahí no les gusta. No les parece atractivo. Las generaciones de antes además tenían el racismo, la intolerancia y otras cosas más.

¿Escribís tus canciones de amor desde una perspectiva diversa, heterosexual o tomás inspiración de todos lados?

Todas mis canciones son personales, son experiencias propias. Siempre he tenido experiencias con hombres, así que todas, todas, todas mis canciones de amor son para hombres. Bueno, mi primer EP fue para solo un chero. Ya el segundo EP, “Mucho por sentir”, creo que sí habla de amor, pero habla más de la vida.

¿Qué te inclinó a experimentar con el género R&B para “Horny”?

Mis influencias musicales. A mí me gusta un montón escuchar R&B o el lofi…chill, beats, cosas así…

¡Lofi hip hop radio – beats to relax/study to!  Ja ja ja… 

[Este video es un livestream popular de YouTube entre las generaciones millennial y Z: una playlist de hip hop relajado que suena 24/7 y cuya imagen es una animación de una niña estudiando en su escritorio. La música, como el título indica, se usa frecuentemente para relajarse o estudiar]

Los beats, ¡sí! Entonces son descubrimientos que voy teniendo en mi Spotify y me encantan los sonidos. Siento que voy a ir sacando diferentes tipos de sonido también, porque no me voy a quedar en lo pop-folk-indie o algo así. A mí, en lo personal, me gustan todos los géneros musicales. Entonces no me puedo quedar solo en uno.

¿Este va a ser el sonido de tus siguientes producciones?

La verdad, sólo fue un experimento. Ahorita estoy trabajando en otras canciones con mis mismos productores, que es algo totalmente diferente a todo lo que he sacado. Es algo nuevo, va a ser sorpresa y va a ser otra cosa, totalmente; otra faceta de Nadine. Es que siento que no me puedo quedar solo en una cosa. Me encantaría experimentar, literalmente, todos los géneros musicales. 

¿Qué signifca para vos plasmar tu sensualidad de una manera tan pública en una sociedad donde las mujeres no tienen tanta libertad para tocar estos temas?

Para empezar, creo que el hombre y la mujer nunca van a ser iguales. Nunca va a ser igualdad: va a ser equidad. Somos totalmente diferentes al hombre, pero hay un montón de cosas que nosotras también las sentimos. Siempre nos han visto como que si sentimos algún deseo sexual, somos putas. O si tenemos varios novios, también somos putas; y así, cuando los hombres siempre han sido igual. Es un tema más de machismo. 

Yo me siento libre para hablar. No es como que la mujer sigue oprimida o algo. Ahora solo es de incentivar a la mujer… ¡A que haga lo que quiera! ¡Ya no estamos en una sociedad donde nos tenemos que sentir oprimidas! No sé, hablar y hablar de lo que vos querrás como mujer.


Dos días antes de la publicación de esta entrevista, Nadine Masri dio a conocer un nuevo videoclip [en formato Lyric Video], el de la canción «La Jungla».

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Música