La falsa alarma que obligó a cerrar la Asamblea Legislativa

La diputada del FMLN Yanci Urbina tosió mientras hablaba en la sesión plenaria del jueves 23 de abril. Las cuentas de redes sociales a favor del oficialismo se activaron y acusaron a la legisladora de portar el coronavirus. La diputada disidente de Arena Milena Mayorga reprodujo el mensaje contra Urbina y se refirió a una situación “grave”. El presidente Nayib Bukele recomendó cerrar la sesión plenaria y el autoaislamiento de cada diputado. El llamado no asustó a los efemelenistas ni a los areneros, pero hizo que el presidente de la Asamblea cerrara la sesión plenaria.

Foto Archivo FACTUM/Salvador Meléndez


La historia es ya conocida: el jueves 23 de abril, el presidente Nayib Bukele escribió en su cuenta de Twitter que el Equipo Interdisciplinario de Contención Epidemiológica (EICE) había detectado una “significativa sospecha de COVID-19 en el Salón Azul” de la Asamblea Legislativa. El tuit, sin evidencia de por medio, fue suficiente para vaciar el Salón Azul.

Casi de inmediato las críticas encontraron a la diputada Milena Mayorga. Hasta ahí lo conocido. Detrás de lo que muestran las cámaras legislativas está una agria disputa dentro del partido Arena, una disputa a favor y en contra de Bukele que hizo que un tuit fuera suficiente para provocar un nuevo pleito entre el Legislativo y el Ejecutivo.

Diputados de Arena, FMLN, PCN y PDC condenaron la conducta del presidente, que lanzó su mensaje a las 6:21 de la tarde cuando los diputados estaban a punto de superar el veto presidencial que rechazaba que el personal de salud salvadoreño tuviera seguros de vida para la seguridad social de sus familias, así como equipos adecuados de bioseguridad para hacer su trabajo.

El presidente les recomendó a los diputados cerrar su sesión y que cada diputado se autoaislara mientras el EICE buscaba si existían o no nexos epidemiológicos. Los diputados de GANA obedecieron el mensaje y se retiraron, mientras que los legisladores de los otros partidos se mantuvieron en la sesión ―que se encontraba en ese momento en la lectura del veto presidencial al decreto sobre los seguros de vida para el personal de salud― y empezaron a señalar a una de sus colegas: Milena Mayorga, la diputada disidente de Arena y ahora simpatizante del gobierno de Bukele.

Las críticas a Mayorga surgieron luego de que ella hizo eco en su cuenta personal de Twitter de un fragmento de video en el que la diputada del FMLN Yanci Urbina hablaba en esa misma sesión plenaria y empezó a toser. Las cuentas de redes sociales que rodean al gobierno empezaron a propagar el video de Urbina y la legisladora Mayorga también lo reprodujo y se refirió a esa situación como “grave”, insinuando la posibilidad de que la parlamentaria efemelenista podría estar contagiada del coronavirus.

Momentos después apareció el mensaje de Bukele en el que invitó a los diputados a desalojar el Salón Azul. Conmoción. Críticas para Mayorga y el cierre de la sesión plenaria número 100 de la Asamblea Legislativa.


“Aquí una diputada tosió y después escribieron un tuit de que era un posible contagio. Puede toser por alergia o por cualquier cosa. Eso no se vale ponerlo en los tuits. Entonces los mismos diputados son culpables de los problemas. Entre los mismos se complican, según creen que se están dañando, pero dañan a la institución”, regañó al pleno de diputados el presidente de la Asamblea, Mario Ponce, del PCN.

El diputado de Arena Alberto Romero secundó a Ponce: “Aquí gente viene solo a molestar o a criticar, a hacer bromas, a hacer chiste de lo que es esto. No nos prestemos a eso”.

Mayorga, durante la plenaria, estaba participando en la comisión de la mujer, que se había reunido de forma extraordinaria para abordar los casos de mujeres en los centros de contención impuestos por el gobierno de Bukele. En la comisión había invitados como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos. Tres fuentes que estuvieron en esa reunión, que no fue grabada para la televisión, aseguran que Mayorga compartió el tuit y la diputada arenera Karla Hernández le reclamó por atacar a una colega como Urbina quien y por no respetarla como mujer.

Hernández reclamó con mayor dureza a Mayorga. Y llegó a exhortarla a que renunciara de una vez al grupo parlamentario de Arena. “(Me dijo) que era una vergüenza para el partido y que por qué no me terminaba de ir de una vez por todas de la fracción”, dijo la diputada Mayorga a Factum. También aseguró que prepara una causa contra Hernández ante el comité de ética parlamentaria de la Asamblea Legislativa por haberle gritado en una comisión de trabajo. “Aunque sé que no pasará nada”, advirtió.

La diputada Hernández confirmó a esta revista el desencuentro que tuvo con Mayorga. “Mientras sesionaba la comisión de la mujer, la diputada Mayorga estaba compartiendo el video de Yanci Urbina. Yo estaba por intervenir para hacer comentarios a representantes de organizaciones de mujeres y al intentar hablar me dio tos, me atraganté. Entonces aclaré que no era COVID-19 y dije: ‘Antes de que me vayan a subir un video en el que digan que es coronavirus’. Ahí, Milena Mayorga me interrumpió y tuvimos una discusión acalorada. Yo estaba molesta y me disculpé ante los presentes por la acción de alguien que supuestamente es de mi partido”, relató Hernández.

Para Mayorga no existió conexión entre su mensaje en Twitter con el mensaje que hizo Bukele momentos después por la misma vía. “La sesión estaba en vivo en el canal legislativo y el video comenzó a circular. Yo lo catalogué de grave, opinión que sigo manteniendo”, dijo la diputada.

Factum intentó contactar con el secretario de Prensa de la Presidencia, Ernesto Sanabria, para obtener información a través de su oficina de cuál fue la evidencia que llevó al EICE a tener una «significativa sospecha de COVID-19 en el  Salón Azul» de la Asamblea Legislativa. El secretario nunca respondió.

Y aunque la sesión del jueves cerró de forma abrupta, los diputados, minutos antes del final, lograron superar el veto de Bukele a los seguros de vida para el personal de salud. La ratificación se logró con 59 votos. Eso quiere decir que ahora la Asamblea enviará la ratificación de su decreto al presidente y este deberá enviarlo a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia para que decida si el decreto es inconstitucional o le da la razón a los diputados.

Viernes de nada

Tras el cierre de la plenaria del jueves, el diputado Mario Ponce convocó a una nueva sesión plenaria este viernes 24 de abril. El objetivo era continuar y concluir con la agenda programada el día anterior. Pero las discusiones se centraron en la conducta del presidente Bukele y la agenda no avanzó.

Eso sí, la mayoría de los diputados acordó publicar un pronunciamiento como Asamblea Legislativa contra “los mensajes irresponsables” del presidente, “utilizando la pandemia del COVID-19”. También denunciaron que Bukele “sistemáticamente viene atentando contra la independencia” de la Asamblea, en alusión a los acontecimientos de la toma militar a la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020 y a la campaña de desprestigio del presidente contra los diputados.

Los secretarios privado y jurídico de la Presidencia, Ernesto Castro y Conan Castro, llegaron a la Asamblea Legislativa por la tarde para presentar la propuesta que consensuó el ejecutivo con la empresa privada en el área de recuperación económica durante y después de la epidemia en El Salvador.

Las propuestas fueron presentadas al público un día antes y se basan en inyecciones financieras de 600 millones de dólares para micro, pequeñas y medianas empresas, 90 millones de dólares en créditos, durante tres años, para emprendedores y empresarios informales. También contiene la inversión social de 50 millones de dólares cada mes para la distribución de 1.7 millones de canastas alimentarias, mientras dure la epidemia. Incluye la participación del gobierno en el pago del 50 por ciento de los salarios de las micro, pequeñas y medianas empresas, y una prórroga hasta el 30 de junio de 2020 para el pago del impuesto sobre la renta.

Los diputados, resentidos con el gobierno de Bukele, no votaron para que ingresaran las propuestas económicas del Ejecutivo al pleno. Estas tendrán que pasar por el proceso formal de ingreso por la oficina de correspondencia hacia la junta directiva de la Asamblea para que esta la agenda en la próxima plenaria.

“Son piezas que acaban de traer los funcionarios del ejecutivo, no nos las dieron a conocer antes, no nos hicieron llegar copias, no hay nada, no respetan el proceso de ventanilla, simplemente las vienen a poner. Y después de eso se paran allí y dicen a atacar a quienes les vienen a pedir que les aprueben”, dijo el diputado del FMLN Schafik Hándal al final de la plenaria.

La tensión política entre el gobierno de Bukele y la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia continúa, mientras organizaciones internacionales, incluida Naciones Unidas, ya tienen conciencia del conflicto democrático actual en El Salvador, acentuado por la pandemia.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.