¿Cómo se explica el repunte de homicidios en plena emergencia por el Covid-19?

Los tres especialistas consultados por Factum tienen una explicación distinta sobre los 24 homicidios cometidos este 24 de abril, pero una coincidencia: son las pandillas las que continúan ejerciendo el control territorial y no el Gobierno.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez


Este viernes 24 de abril fueron asesinadas 24 personas en El Salvador, según los registros de la Fiscalía General. Este viernes, en medio de la emergencia por la pandemia del coronavirus, se convirtió en el día más violento del año, rompiendo abruptamente con el promedio de 3 homicidios diarios de todo 2020.

«¿Cómo se explica que en un país militarizado, con más de 40 mil efectivos en las calles, bajo un confinamiento obligatorio, hayan ocurrido estos homicidios? Lo que realmente está claro y el mensaje que están mandando es que, pese a toda a la parafernalia gubernamental, hay un poder territorial paraestatal que son las pandillas que ejerce su dominio en los territorios», opina Jeannette Aguilar, investigadora académica.

Durante la cuarentena, desde el 16 de marzo hasta el 20 de abril de 2020, fueron cometidos 67 asesinatos, según los datos de la Fiscalía. En este período, hubo días como el lunes 6 de abril con cero homicidios. Pero este viernes fue cometido un poco más de la tercera parte de los asesinatos de toda la cuarentena.

«Yo lo interpreto como un mensaje que las pandillas están mandando al Gobierno y que desde afuera no podemos interpretar a cabalidad, porque desconocemos los tratos que el Gobierno ha mantenido en estos últimos meses con estos grupos», dijo Aguilar.

El criminólogo Carlos Carcach apunta que este viernes ocurrió lo que había venido ocurriendo los viernes anteriores a la pandemia:  que las pandillas decidieron incrementar las muertes previo al fin de semana. De hecho, el día más violento de la administración de Nayib Bukele había sido el viernes 20 de septiembre, cuando fueron asesinadas 19 personas.

«Estos repuntes de violencia se repetían cada viernes, y esto ha venido ocurriendo desde que se instaló el Plan Control Territorial. Veníamos de conteos muy bajos y de repente había un incremento que a veces llegaba a sábado. Es como si fueran terremotos. Esta semana hemos tenido una réplica del mismo comportamiento», sostiene el investigador.

2020, tomando como referencia las cifras epidémicas de homicidios que tuvo El Salvador en la última década, ha sido un año pacífico. El Gobierno ha atribuido la reducción de homicidios al Plan Control Territorial que, según la versión oficial, consistió en despliegues policiales y militares en algunos municipios, así como a medidas más estrictas en todas las cárceles del país.

La respuesta del Gobierno al repunte de homicidios este viernes fue la misma: ordenar estado de emergencia en lo penales. Una respuesta que, en opinión del criminólogo Ricardo Sosa, demuestra que no hay inteligencia penitenciaria, sino que a las autoridades siempre les toca salir a reaccionar.

 

«Demuestra qué hay comunicación hacia afuera, que no existe una inteligencia penitenciaria que se anticipe, que es reactiva, fueron superados. Ya que en plena cuarentena domiciliaria, sin visitas de familia y abogados, con audiencias virtuales, son capaces de ordenar desde el corazón de los penales de máxima seguridad”, apuntó Sosa.

La reducción de homicidios, según han dicho varios expertos consultados por Factum en el pasado, comenzó desde 2016 con la implementación de las medidas extraordinarias en cárceles, y fue más notoria desde abril de 2019.

«Esta semana comenzamos a ver noticias de operativos por extorsiones. Podría haber un poquito de esta respuesta de la pandilla ante lo que pueda estar pasando en los centros penales, probablemente a la par de esa buena voluntad que ellos (pandilleros) han mostrado en las comunidades donde tienen control, de forzar a la gente a que no salga de sus casas»,  opinó Carcach.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.