Adrenalina disecciona a ‘El Nues’ y concluye que… «Es como una talega»

Segunda parte de la entrevista que Revista Factum sostuvo con Carlos Galicia y Moisés Anaya, del grupo Adrenalina. En esta charla, ambos músicos comentan cada una de las canciones que forman parte de su último disco: «El Nues», publicado hace un mes… (incluido el verso sin esfuerzo).

Fotos y video FACTUM/Gerson Nájera


[Dale play al video que resume la segunda parte de la entrevista con Adrenalina]

En la primera parte de la entrevista que sostuvimos con Moisés Anaya (guitarrista) y Carlos Galicia (cantante), nos enfrascamos en la conjunción de astros que permitió que su banda, Adrenalina, volviera a componer música, aunque sus integrantes ya no compartan siquiera el mismo código postal. 

La dinámica de trabajo para la producción de “El Nues” cambió. En sus años dorados, entre lo más alto de la popularidad del rock salvadoreño, Adrenalina no trabajaba así. En el pasado, la banda entraba al estudio de grabación con ciertas ideas e improvisaban. Era una especie de taller de formación de canciones. Ahora trabajaron en la pre-producción de una manera más segmentada, debido a que la banda está repartida en distintas residencias en el mundo. Hubo cambios importantes. Por primera vez en la historia de los Adrenos, Carlos Galicia participó decisivamente en el montaje de melodías, letra y estructura de las canciones, pues trabajó codo a codo con Moisés Anaya, quien siempre fue el que conducía en su mayoría la producción de las canciones de Adrenalina.

Galicia y Anaya trabajaron una pre-producción del disco, en la que revisaron la cantidad degenerada de demos –ideas de canciones casi completas y riffs– que desde Wisconsin mandaba Carlos Walter. El guitarrista llegó a enviar hasta 240 demos, sin embargo, muy poco de aquello aparece en el disco. La gran mayoría aún espera por próximos trabajos.

“Carlos Walter se enojó por esto. Envió todos esos demos y solo dos aparecen finalmente en el disco. ¡Hey! Ese es el nivel de locura de la banda”.

–Moisés Anaya, guitarrista de Adrenalina.

La inclusión de Galicia en el proceso inicial de las canciones es notable. En el pasado, al cantante se le encomendaba buena parte de las letras de los temas y poco más. La estructura de la música estaba ya hecha. Ahora Galicia aportó desde el inicio de las canciones.

“Cada banda trabaja a su manera. En esa época era de: «Vaya, ponele letra, pues». Pero es que somos músicos, y como músicos, tenemos este defecto de que nos vale madres la letra y su melodía, lo cual es totalmente incorrecto. Y lo acepto, pero esta vez fue diferente”, cuenta Anaya.

Galicia llegaba con ideas, las cantaba y Moisés se dedicaba a armonizarlas. Así nacían nuevos demos que luego se enviaban a Wisconsin, para que Carlos Walter les metiera mano y los multiplicara como si de gremlins se tratara. “Recuerdo el caso de la canción ‘Verde’, en la que Moisés me dijo que íbamos a trabajar con base a uno de los demos que había enviado Carlos Walter, porque ya era hora de que le hiciéramos caso a todo lo que había echado pija aquel. No se podía quedar en el olvido. Y así hicimos ‘Verde’, ya basándonos en un demo de él”, explica Galicia.

“Antes existía bastante algo como una tiranía en cuanto a lo que se iba a hacer. Hoy ya no. Hoy ya fue como: «Mirá, Aarón trajo una idea. ¡Vaya pues! Desarrollémosla. Y ahí en el disco está una gran idea de Aarón”, acepta Moisés, quien además aclara que también es nuevo que aparezcan en un disco dos canciones de la autoría de Aarón Sztarkman.


[Galería fotográfica de uno de los toques improvisados que Adrenalina realizó, aprovechando una visita de Carlos Walter al país]


Y el tema de las tiranías del pasado tuvo repercusiones en las lecturas del presente, como ocurrió con el caso de uno de los guitarristas originales, Raúl Lara, un tema que debíamos abordar:

Hablemos de Raúl Lara. Yo sé que él entró en un principio a este proyecto, pero luego se salió. ¿Qué pasó?

Moisés Anaya: Dinero. A la hora de entrarle y que le dijimos: «Mirá, vamos a hacer esto y se va a financiar de esta manera…», él no estuvo de acuerdo en un par de situaciones.

Carlos GaliciaÉl quería tener una participación en la parte financieramente para tener voz y voto […] Una vez nos sentamos a hablar (él y yo) y le dije: «Loco, yo lo voy a hacer… y la verdad es que deberíamos hacerlo, pues» [… ] Los Lara son familia. Yo cada cumpleaños de Raúl salgo a las tres de la mañana, de chupar en su casa. De las primeras personas que invité cuando estrené casa fue a Raúl… Pero la cuestión es esa, que tampoco vas a detener en el proceso y decir: «yo voy a dejar de hacer esto». 

Moisés: Si me preguntás ahora si me duele que no esté Raúl en el disco, la respuesta es… sí, por supuesto.


Pero hay más músicos que pasaron por la historia de la banda y que no han formado parte del proceso actual. Para “El Nues”, Adrenalina tampoco buscó que la alineación incluyera a todos los músicos que en algún momento vivieron el auge del grupo. No buscaron a gente como Quique Torres, quien por años fue el baterista oficial. La poca comunicación que hay entre algunos ex-integrantes de la banda se evidencia en el caso de Torres, de quien Anaya y Galicia no pudieron recordar si, en la actualidad, el baterista se encuentra residiendo en Holanda o en Austria . “Ni siquiera en Facebook lo tengo”, explicó Galicia, lo cual muestra cuál era y sigue siendo el núcleo del grupo, ya que las fronteras y las dificultades del trabajo a distancia no son una excusa para impedir que el proyecto se llevara a cabo. Aarón Sztarkman se encontraba entre Suiza y Venezuela, al momento de la producción; Hugo Fajardo grabó baterías desde Los Ángeles, California; y Carlos Walter trabajó las guitarras desde Wisconsin, la ciudad de That 70’s Show.

Los que participaron en este disco pusieron algunas condiciones para orquestar el regreso discográfico de la banda. Carlos Walter, por ejemplo, exigió que solo miembros de Adrenalina participaran en la grabación de las canciones. Es decir, sin featurings. Una demanda que luego sería violada en algunas canciones. La exigencia era bastante peculiar, pues en el pasado, Adrenalina fue un grupo que incluyó a muchos invitados en sus discos. La lista es muy extensa, pero incluye a gente como Alfredo José, Ayutush, Pamela Robin, Rafael Alfaro y muchos más. Incluso grabaron “Kaleidoskopio”, un disco compartido con B-Rock (Broncco).

El tema del trabajo a mando distancia también es muy importante. Carlos Walter fue, principalmente, el que hizo posible que experiencias de Wisconsin, Los Ángeles, Suiza, Venezuela y El Salvador dieran vida al nuevo disco.

El proceso fue el siguiente. Moisés Anaya y Carlos Galicia grababan la estructura de canción con voz y guitarra. Aquello lo enviaban a Wisconsin, donde Carlos Walter multiplicaba el despacho en muchos demos. En paralelo, en la ciudad de Los Ángeles, Hugo Fajardo y Aarón Sztarkman grabaron las bases de batería de nuevas sesiones de jamming que realizaron en el estudio donde Rage Against The Machine grabó (en 1995) parte de su segundo disco, el «Evil Empire», un estudio al que Adrenalina accedió gracias a las conexiones que Fajardo ha logrado en muchos años de vivir en esa ciudad. Esas bases que grabaron volvieron al control de Carlos Walter, quien metió sus guitarras al producto.

El cañal comenzaba a cortejar al fuego.

Por supuesto, también hubo un proceso en San Salvador, en el estudio de Jorge Lara (del grupo Brujo y larga trayectoria en la escena musical del país). Ahí se grabaron nuevas baterías con el aporte de Gerardo Sibrián (el ex-Broncco), quien volvió a participar en un disco de los Adrenos.

“Si mañana nos decimos «Salú» y no nos volvemos a ver… Yo estoy muy feliz con el resultado del disco. Me parece que es un buen cierre, después de tanto tiempo”

–Carlos Galicia, vocalista de Adrenalina.


[Galería fotográfica de otro concierto reciente de Adrenalina, ya con la participación de Moisés Anaya]


Voy ahí

[El intro del disco, inspirado en el tema de Mazinger Z]

Comencemos por la explicación de la intro del disco, un tributo que han hecho a la caricatura de Mazinger Z… 

Moisés: ¿Por qué la intro? Pues porque esa es la intro de nuestra infancia. Cuando salía [que se abrían] las compuertas [de Mazinger Z]… yo me emocionaba. Entonces es la idea de: «Hey… Estamos emocionados y… ¡Agárrense! Que ahí viene». Quizás las nuevas generaciones no lo entiendan mucho, pero lo cierto es que antes, en las tardes, era cadena nacional en El Salvador, para ver Mazinger Z.

Se ve que quisieron respetar el arreglo, aunque con un toque personal…

Moisés: Si ves lo musical, Carlos (Walter) siempre fue muy fanático de Joe Satriani, entonces hay tintes de Joe Satriani en el arreglo, sobre todo en las guitarras. Y vos decís: «¿Y las letras? ¿Qué pedo? Ah, pero eso es típico de Adrenalina…». Y es que nos encanta burlarnos de nosotros mismos. Si te fijás, la letra de la canción no es tal cual la original. Invitamos a alguien. Ese alguien es Juan Carlos Cordón (mejor conocido como «Pandy»), que es un gran guitarrista que ha dado este país y a quien conocemos desde hace muchos años. Él cantó la rola en japonés, pero con ciertos cambios, porque ni entendíamos bien lo que dice. La gente, cuando lo invitamos, fue así como: «Mirá, ahí decí tal cosa». [Y contestaba] «¿Estás seguro?»… [Y respondíamos] «Síííí… Si es lo que queremos»…

Galicia:  ¡Ajá! Y nosotros tripeando: «¡Loco! Mirá, ahí acaba de decir… Jerry Yes…». Y la gente [nos decía]: «No, ahí no dice nada»… [Y nosotros diciendo] «¡Como no! ¡Sí dice Jerry Yes!». 

Moisés: Jerry Yes es [como le llamamos a] Gerardo Sibrián…


Mari Possa

[Una canción que rinde tributo a las pornstars salvadoreñas Mari Possa y Sara Luvv]

Desde el comienzo, uno entiende que lo que suena ahí es Adrenalina. La canción lleva cumbia, punk rock y un riff con métrica impar (dentro de par; tres contra dos). También muestra esa parte sexosa que siempre identificó a la banda… 

Moisés: Es una señal que ya demuestra el cambio dentro de Adrenalina. Esta canción la hubiéramos grabado en el 96-98 y fuera más agresiva todavía. En medio y al final hay dos brakes. Yo, cuando hago música, jamás lo hago por el qué van a decir. ¡Si no somos famosos! ¿Qué te tiene que importar? Hacé arte y ya. Entonces, lo primero que me nació fue: «Hey, agarremos el audio de la Mari Possa… ¡Cogiendo! Como en las películas… Y si se puede, que diga cosas… “Fuck me harder”, o algo así…

Galicia: Hey… lo correcto es decir: “La muchacha trabajando”. No podes salir diciendo eso que acabas de decir… (bromea)

Moisés: Y entonces le dije a Carlos Walter que hiciéramos eso… Y me respondió: «Eeeehhh… No, fijate… que ya no comparto ese tipo de cosas». Y yo me quedé como preguntándome: «¿Será que estamos viejos?»”.

Galicia: Lo chistoso es que mira quién está diciéndote esto. La vez pasada fuimos a la radio a presentar “Verde”, que es una canción sobre viejos… Y aquel (Moisés) es el primero que sale con: «Hey… no hagan eso. No sean así. No anden detrás de pollitas»… (ríe). Se ve que cada quien agarra las canciones por su lado…

Moisés: Jajaja… Sí, ya con moralismos en el arte.


Pido TAI

[Una canción con alusiones al Tabernáculo de Avivamiento Internacional]

Cuéntenme sobre el sarcasmo que tiene la canción y ese deseo por tocar fibras sensibles en este país…

Galicia: Lo que pasa es que hay cosas que se quedan impunes y al final alguien tiene que decir algo, aunque sea como una broma o no muy serio, pues…

Está inspirada por todo aquel caso de la “infidelidad responsable”, ¿no?

Galicia: Sí, la canción habla sobre una enmotelada. Es básicamente eso, pues…

Moisés: Lo que, básicamente, estaba haciendo el señor…

Galicia: De la experiencia de entrar al motel. No tiene nada que ver con las cachetadas…

Es que desde el intro comenzás a entender sobre qué va toda la canción…

Galicia: Exacto. Yo creo que la parte del sarcasmo se entiende en el intro y en el coro.

Moisés: Pero no es primera vez que tocamos el tema. “Pater noster” hablaba ya de esto.

Pero esto ya se entiende en una coyuntura más en específico…

Galicia: Y que, en el momento en que estaba pasando, nosotros estábamos escribiendo el disco. Era como dejarlo marcado en la historia y que se notara de que alguien quería que esto trascendiera en el tiempo, que no se nos iba olvidar tan fácil, pues…

Moisés: Y hay que dejar claro que… ¡lo hicimos antes que Omar Angulo! (bromea)… No, ya en serio… Yo sí creo que una parte de ser un artista completo es hablar de tu entorno. Y este es nuestro entorno… Es un circo.

Galicia: Y sumarle a esto que siempre nos ha gustado jugar con el caliche salvadoreño en nuestros discos, por eso es que decimos: “Pido TAI”.

Moisés: Y es que eso tiene hasta tres connotaciones. Está lo del juego de cuando éramos niños; está lo de “pedir tiempo”, porque va… le estaban pegando a la mujer; y esta lo del TAI, porque ese es el nombre de la iglesia. Y todo eso, te lo digo, es marca registrada de Galicia. A este cerote le encanta que las canciones tengan varios significados. No solo uno. Eso es cosa de él…

Y en lo musical, pienso que es el mismo funky viejo de los primeros discos de Adrenalina, ¿no?

Moisés: No hay donde perderse… Es así. Curiosamente, somos hijos de Red Hot Chili Peppers… ¡Y Red Hot Chili Peppers ya no toca funk! Y esto me recuerda algo que tres personas me dijeron sobre “Verde”, que les gustó que esa canción suena como que perfectamente la pudimos haber sacado el año después de que nos separamos… que es algo bonito, lo quisiera agarrar por el lado bueno. También lo podría agarrar como: «¡Puta! Esta mierda suena más vieja que…»

Galicia: Jajaja… Como diciéndonos: «¡No evolucionaron ni mierda…. pendejos!».

Sí, pero “Pido TAI” tiene cosas nuevas e interesantes. Hay una parte en la que le quisieron meter gospel… y eso va en sintonía con lo de las iglesias.

Moisés: Por supuesto. Exacto, pero es burla…

Galicia: Mira como somos de pobres que, cuando estábamos haciendo la canción, Moisés me decía: «Hey… Y aquí le vamos a meter la voz de una de esas negras de gospel que cantan súper paloma»… ¡Y lo terminé haciendo yo!

Moisés: Jajaja… es que el presupuesto no da para más.

Galicia: ¿Cómo íbamos a conseguir una negra de esas… afro, sabrosa..?

Moisés: Si tuviéramos una disquera con billete, esa mierda sonara… Uuuuh… Porque las ideas las tenemos. La cosa es el presupuesto.

Algo me dice que esta canción es una de las que nació en el jamming de Aarón y Fajardo en Los Ángeles. Lo digo porque se siente un fuerte protagonismo del drum & bass

Moisés: Fijate que esta rola, sinceramente, sí nació entre nosotros dos. Y era bien fácil, porque estábamos en una misión. Ya la ejecución y todo eso es Carlos Walter. Pero estábamos en una misión con el deseo de hacer esto… y salió bien fácil. A este le salen letras como mocos. Es bien fácil. Logramos el groove que nos gusta. Sabemos que no suena actual, a un groove de 2017… Lo sabemos. ¡Tranquilos! Bajen la guardia. Pero nos gusta como suena.


De la orgánica (…o «Por el chiqui»)

[Una canción con alusiones psicotrópicas]

Está canción sí nació en Los Ángeles, ¿no?

Moisés: Sí, esta canción sí es producto del viaje que Aarón hizo a Los Ángeles. Este disco es producto de las realidades. Y la realidad es que Hugo (Fajardo) vive en Los Ángeles. Un típico salvadoreño que, como dicen los gringos: «hustling», sobreviviendo y trabajando de lo que salga. ¡La rebusca! 

Tiene un intro de una conversación que no sé si fue grabada de pura casualidad… y luego la rola aprovecha para irlo repitiendo, como en un loop

Moisés: No, fue a propósito. Pusieron el micrófono y hablen caca… A ver qué pasa. Pero nosotros sabemos que, al hablar, van salir cosas.

Galicia: ¡Siempre va a salir algo así! Y si estás con Hugo Fajardo… ¡Más!

Moisés: Porque tenemos ese humor loco.

Galicia: Hugo no lo sabe, pero él escribió «La Bacha», por ejemplo. ¡Hugo no lo sabe! Pero eran cosas que él te decía… y te lograbas empapar del tema y hacer cuatro estrofas de eso. Y en esta canción, el «Por el chiqui» es genial…

Moisés: La voz principal que va en toda la canción es de Giácomo Buonafina, de quien, tengo entendido, ahora vive en Barcelona. Es otra de las señales de cómo fue grabado este disco: gracias a la tecnología. Wisconsin, Suiza, Barcelona, Merliot, Los Ángeles… ¡Ya se puede!

Y es de los mensajes que queremos lanzar con este disco. El Nues lleva mensaje: ¡Vaya cabrones! Si estos viejitos panzones –que ya no se dedican a esto– pueden hacer un disco pior es nada, a la distancia… ¡Puta! Ustedes, que tienen 15-18 años, no tienen excusa para no hacerlo. ¡Hagan música!

–Moisés Anaya.

Galicia: Sí, loco. Cuando ves que, si tenés ganas de hacerlo y lográs hacer el tiempo para hacerlo… Entonces, cuando un bicho de 20 años te dice: «Es que no tuve tiempo»… ¡Le sacás muy el dedo!

¿A Giácomo le mandaron el beat y él improvisó todo lo que dice?

Moisés: No, le mandamos la tarea. Si te das cuenta [el género musical] es un dub. Es música jamaiquina… O un intento, vaya. ¡Bajen la guardia, puristas! Tranquilos… […] A nosotros nos gusta todo tipo de música. Así que grabamos un dub. Y pues, todo jamaiquino fuma mota… En Jamaica vas por la calle y te ofrecen mota…

Galicia: Jajaja… Y todos los japoneses saben karate… ¡Así como todos los jamaiquinos fuman mota! (bromea).

Moisés: La cosa es que Giácomo ya tenía una historia con Adrenalina. Desde el «S.A. de C. V.», él grabó audios en el disco. Él grabó la introducción –que se llamaba «Meto»– y grabó el outro –que se llamó «Saco»–. Él fue el ingeniero que grabó el disco «Ni un pelo de inocente», en (el estudio de Guatemala) Primera Generación. Él es parte de Adrenalina. Así que para esta canción él era la persona idónea para grabar. Le dijimos: «Hablá… Hablá de la mota. Lo que te salga». Y está genial la letra que hizo. Le empezó a tirar duro a los políticos, comienza a hablar de sexo, la legalización de la mota… y cada cierto tiempo regresa a «Por el chiqui», que es como comienza la rola.


Ralentí)

[Una balada con truco]

Hablemos del concepto de «Ralentí»…

Galicia: Viene del proceso de «ralentizar algo», de hacerlo lento. Entonces es un frame to frame

Moisés: ¡Básicamente es coger despacio! (bromea).

Galicia: Ajá… habla sobre coger suavecito.  En realidad la canción habla, de una manera muy romántica, acerca de coger pedo… De eso va. «Ralentí» es: «Echémonos un churro, hagámonos verdes, hagámonos puros». Y de ahí la experiencia de coger pedo…

Claro, pero dicho poéticamente, endulzándolo…

Galicia: ¡Claro! Queremos que las niñas nos digan:

–«Ahhh… ¡Que bonita la canción!».

– Sí, pero es de coger pedo…

–«Pero mire… ¡Qué cosas más bonitas dice!»

– Es de coger pedo…

Pero este tipo de rolas ya es un sello en ustedes, ¿no? Ahí están «Oscuridad», «Ausencia» y varias más.

Galicia: Fijate que hay muchas canciones que responden directamente a alguna referencia de antes. Fijate: «Mari-Possa»/»La Maldita»… «Ralentí»/»Oscuridad».

Los que hemos escuchado sus discos, podemos decir: «esta es una fórmula que ellos han utilizado». La de experimentación que Adrenalina sabe que no son radiables; y otras como esta, que sí saben que podrían funcionar en radio.

Moisés: Ahh…. mirá… ¡Me llega! 

Galicia: Es posible. Pero es sin querer…

Moisés: Aunque esta («Ralentí») no sé… Lo veo imposible que suene en la radio. No sé, quizás en Radio Corazón…

Galicia: ¿Sí verdad? En las radios de ahora…

Moisés: ¿Pero por qué nos gusta esta canción? A ver… esta fue la primera que salió de la sentada que Galicia y yo nos dimos. ¡Este entró patada al pecho! Yo pensaba que íbamos a buscar en los demos de Carlos (Walter) y a ver qué ondas. Pero este entró con: «Mirá, yo tengo una idea». Y en la primera sesión, esta fue la primera canción. 

Galicia: Yo ya estaba trabajando en mi proyecto (solista), pero ya mi disco estaba un poco mellow, así que «Ralentí» era de esas letras (y melodías) que yo tenía decidido incluir ahí. Pero ya que estaba el proyecto (de Adrenalina), la propuse aquí…


Verde

[Una canción que inició con «Don placer»]

Esta es una canción que habla sobre cómo es «un viejo rabo verde», ¿no?

Galicia: Está conectada a «Don placer», que es una canción de las raras de Adrenalina, de las que nunca tocábamos.

Moisés: Y vieras qué curioso. Hace un año iniciamos el concierto en Fepade con «Don placer» y la gente respondió, pero bueno, eso es otra cosa… Y bueno, otra señal de que ya estamos viejos: a la hora de hacer la musicalización de esta canción, yo le dije a Carlos Walter… Porque yo sí soy ‘fans’ del hip hop. ¡Me llega! Lo que más escucho es jazz y hi hop.

Galicia: Yo también. Ese día me dolió el corazón… Reconocer que no rapeás.

Moisés: Le dije… «Hey: hagámoslo como hip hop actual». Porque ahora lo que domina es el trap. Eso es lo que manda en el hip hop. Entonces le dije que le metiéramos producción trap a la canción. «¡Vaya!», me dijo aquel… (pero) nunca lo hizo. Si alguien tiene barreras en cuanto a lo actual… ese es Carlos Walter… Carlos ya paró en la actualización.

Galicia: Aparte de eso, para escribir la letra, yo tenía claro, cuando escuché la melodía, por dónde me iba a ir. Entonces yo quería hacer un «Don placer II». Cuando empecé a escribir, lo hice como hubiera escrito para «Don placer», o sea, haciéndolo en verso. Y aquel (Carlos Walter) fue el primero que me dijo: «¡No vayas a hacer un rap! Nosotros ahorita ya no podríamos rapear como de verdad se rapea hoy».  Y tiene razón. Entonces ya empecé a escribir la canción con melodía.

Moisés: Lo más chistoso es que en el rap actual lo que más funciona, comercialmente hablando, es cosas como Drake, que ya no rapean, sino que cantan. Y tienen un par de líneas rapeadas, pero cantan (o intentan cantar). Entonces, por ese lado te digo eso de que es señal de que ya estamos viejos: «¡Mirá, Carlos. ¡Hagamos esta onda estilo 2017!». Lo cierto es que suena como que estamos en 1996… Y al final, si eso somos. Así sonaba en el 96 Adrenalina. Si me preguntás, lo que más me llega de esta rola es que es un funk bien viejito, maduro.

Y Carlos Walter también participa vocalizando en la canción…

Galicia: Sí, esa fue una de las mejores sorpresas.

Moisés: Generalmente es: «Dale, vos intentá. Si no nos gusta… ¡Te vamos a decir». Ahí sí no hay mucha pena. Pero la base de esta canción es la línea de bajo, que la hizo Carlos Walter… Aarón la interpreta sabrosamente con un fretless, pero la línea es de Carlos Walter.

¿Y por qué decidieron que esta fuera el primer sencillo?

Galicia: Eso creo que fue Aarón… Sí, oyó que estaba como sabrosa para empezar.

Moisés: Si no pensábamos en eso de primer sencillo. No, solo: «Hey.. ahí va a esta rola».

Pero era importante, ¿no? Era la primera muestra…

Moisés: Después de quince años… Si me preguntás a mí, me hubiera gustado más que fuera «Ralentí», el primer sencillo.

Galicia: Yo también, yo apostaba que «Ralentí» iba a ser, pero después me puse a pensar: «¡Es Adrenalina! No podemos salir, después de 20 años, con una balada». Alguien nos hubiera apedreado.


En nombre del padre

[Una canción de denuncia y llamado a la conciencia]

Ahora que El Salvador vive niveles de violencia alarmantes, muchas bandas de rock no están escribiendo canciones que aborden el tema. ¿Qué los motivó a ustedes a hacerlo?

Moisés: ¡Nadie lo está haciendo! Es más, me da pena…

Galicia: Es eso, que te da pena saber que nadie dice nada. O sea, dentro de tu papel, nosotros podemos escribir cualquier calidad de pendejada, pero no podemos sacar un disco y ser indiferentes a lo que pasa. «En nombre del padre» es «¡Matarás!». Nadie debería estarse poniendo ya el dedo encima en este país, por múltiples razones. Se están muriendo niños…

Moisés: Hace poco leí esta frase que me dejó marcado y , pues, nosotros venimos de estratos bien humildes, con Carlos. La frase decía:  «¡No hay peor pecado que un pobre mate a otro pobre!». Que es como saber que un rico insensible haga morir a un pobre… Vaya… OK, ¿verdad? ¡Pero que un pobre mate a otro pobre! Es la peor estupidez que existe… Y, en efecto, somos expertos en hablar de pendejadas… ¡Y a mucha honra!

Galicia: ¡Nos divertimos escribiendo pendejadas! Nos encanta… pero cuando sentimos que hay que tocar estos temas, lo hacemos.

Moisés: Te voy a hablar de casos personales. Yo nací en Apopa…

Galicia: Yo en Mejicanos.

Moisés: Yo no puedo ir a Apopa. Vaya, yo no puedo llevar a mis hijos a enseñarles donde nací. No puedo.

Esto es interesante, porque la época de explosión de Adrenalina fue la postguerra. Yo, ustedes, somos hijos de la guerra. Y en aquel momento se decía que todo este florecimiento de cultura debía exponer las barbaries que nos dejó la guerra. Algunas bandas sí lo hicieron. Y en este momento tan difícil…

Moisés: ¡Igual o peor!

… no está ocurriendo. Y pareciera que ustedes están más motivados a decir algo, pues…

Moisés: Sí, pero yo medio que lo entiendo. Me pongo a pensar en la juventud de ahora… Yo pasaría igual, viendo Facebook y Youtube…

Galicia: ¿Y sabés qué es lo más chistoso? Que nosotros nunca hicimos una canción contra-revolucionaria o que tuviera que ver con el período de la post-guerra, porque no estábamos en ese rollo en ese momento. Pero ahorita, a mí sí me preocupa salir a la calle y que ‘me vayan a poner’ o que alguien vaya a tocar a mi hijo. O sea, vaya, en el período de la guerra sabías dónde estaban y quiénes se estaban matando. Ahorita ya no sabés quién te va a salir o si vos sos el próximo de la estadística. Eso es bien preocupante, y que nadie diga nada, es porque tenemos miedo.

Moisés: Esta es la canción que más me gusta defender. Lo chistoso es que lo único que hice en esta fue producción artística y escoger el demo. Ese arpegio de guitarra que suena bien misterioso, bien etéreo. Una vez más le rogué: «¡Cerote, ¡hagámoslo trap!» Y eso sí suena trap. Eso lo agarra Future o lo agarra Meek Mill… y eso suena a trap. Pero aquel, nel, lo metió al hip hop de los noventa. 

Galicia: De hecho, a mí cuando me lo pasaron, me dijeron: «Hacé algo para que se hable encima de esto». A la hora d emeterlo en el estudio, terminé de afinar la letra, y dije: «No, no lo voy a hablar. Le tengo que meter melodía». Y así fue como salió… una melodía tan recta…

Moisés: Además, quiero decir que si hay una canción que puede ser utilitaria, esa es esta. Lo que yo más quisiera es que utilicen esta canción. ¡Que alguien haga un video crudo de esta mierda! Que haga arte… Esta canción no va a sonar nunca en la radio.

Pero arte de denuncia, ¿verdad?

Moisés: ¡Por supuesto! O sea, un video que te deje así como: «¡Tu madre!». Y aquí no necesitás buscar mucho…

Galicia: Si aquí nos estamos matando por un parqueo. No necesitás ser de una clica; no necesitás estar en la policía; no necesitás ser guardia. Hay gente normal que se está matando en la calle…

Moisés: Es el nivel de violencia del país.

Galicia: Porque te putean en la calle sacan la mecha y te matan.

¿No les podría frustrar que se hagan lecturas políticas de esta canción? Que se contamine una intención por favorecer intereses políticos partidarios…

Galicia: A mí me parece que  el mensaje de la canción es bien simple: «¡Dejemos de matarnos!». No importa de qué lado estés; no importa de qué equipo seás…

Moisés: Pero creo que Carlos no ha visto un ángulo de la canción (y eso que él hizo la letra)… Siento que la canción también da a entender: «Vaya, hijos de puta: todos… somos culpables. ¡Todos tenemos culpabilidad en este entierro!». Entonces, ¿qué pedo? ¿Vamos a hacer algo o no vamos a hacer nada? Si tan solo lográramos una breve plática, sobre la canción, en alguna plataforma extra… me voy a sentir feliz. Porque nadie está hablando de esto…

Galicia: O que lograra romper la indiferencia de alguna persona […] Nosotros nos jactamos de que somos un país valiente, coyoludo, trabajador. ¡Es paja! Vivimos con miedo. Yo te puedo decir: tengo miedo… Nosotros, que éramos ‘Juan sin miedo’, invencibles, intocables, inmortales… ¿Y ahora? Si me preguntás, yo tengo miedo. Y somos bichos de la postguerra.

Moisés: Parte del miedo fue cuando les dije: «Hey, hagamos una canción que sea como el desarrollo de «Murder by numbers», de The Police». Esa mierda iba a ser la venta más fácil del mundo porque no hay fanático más grande de the Police en el mundo que Aarón y Carlos Walter. Lo pensé por lo de ‘asesinado por los números’. Y hacés el 13, el 18 o el número que sea… ¡Y nadie quiso! 

Por miedo…

Moisés: Y entonces tal vez soy yo el bruto, el inocente: «Moisés, ¡no seás bruto! ¡te puede pasar algo!». Pero yo en mi espíritu artístico, pensé en hacerlo, en denunciarlo… en que es la realidad. Pero nadie en el grupo quiso hacerlo, por miedo. 

Galicia: A uno le pueden quebrar el culo, pero ya cundo tenés hijos… ya es otro pedo.


Es todo legal

[Una canción con alusiones psicotrópicas]

Esta es una canción política de creación y aporte de Aarón Sztarkman, ¿no?

Moisés: Vaya, cuando nos dimos cuenta de que eran 240 demos los que había mandado Carlos Walter, llegó el momento de escoger. y eso es algo bien cabrón. Esta es la única que fue creada en el jamming que hicimos aquí, en la obra gris (del Plan de la Laguna). De aquello ahora ya solo tiene un 5 % de lo que hicimos, tiene el aire. Eso es todo. Yo te puedo hablar de la musicalización, pero la letra es de Aarón, que hizo una puteada a la Asamblea Legislativa.

Galicia: Por eso el «Todo se vale»… Es decir, todo lo que está debajo de la mesa.

Moisés: Tiene aquel espíritu de Molotov en «Chinga tu madre». ¿Para que todos chinguemos igual? Vaya, vergón. Esto es «Todo se vale… todo es legal». Pero yo te puedo hablar de la musicalización, y en eso te digo que esta es una de las tres canciones más complicadas que hemos grabado con Adrenalina, porque tiene el espíritu progresivo –¡calmado, Rafael Alfaro!–… el espíritu progresivo. ¿Por qué? Porque va cambiando secciones, va evolucionando. Era un mapeo. Y la batería es de Gerardo Sibrián. Una de las canciones que, musicalmente, más orgullo me da. Musicalmente hablando es bien complicada.


Susurro cariñoso de Carlos Güisper

[Una canción que cierra el ciclo de la niñez]

¿Por qué ese nombre para el outro del disco?

Moisés: Es una historia curiosa. En nuestra juventud, en los ochenta, una vez, escuchando la radio, habló una señora humilde… para pedir una canción: «Mire: ¿me puede poner ‘Susurro cariñoso de Carlos Güisper?». Y el disc jockey le preguntaba: «¿Cómo?». No le entendía. Entonces ellos traducían los nombres de las canciones. Y era la canción de Wham!, que se llamaba «Careless whisper». No preguntés cómo putas llegaron a la traducción de «Susurro cariñoso», pero la señora así la conocía… A pues eso fue lo que agarramos, así se llama esta canción. Musicalmente, lo que va susurrando es la letra de [la caricatura] «Candy Candy», pero tiene más… Si te fijás, es un stalker, es un acosador el que está llamando… y eso es de todos los días.

El disco comienza y termina con música de caricaturas que los bichos de hoy ya ni ubican…

Moisés: Es bien curioso que adultos de 40 años comiencen y terminen un disco con su infancia. Y entonces es como un espejo donde comenzás con la infancia… Luego coger, coger, coger…. Pero el arco está bien hecho. Hay un interludio con mota, sexo… Pero luego: «¿Saben qué? La gente se está matando; de los políticos no hacemos ni uno…». Y luego vas, caés y cerrás de nuevo en la infancia.

Galicia: Es como una talega el disco. Empezás hablando mierdas; te ponés serio; terminás hablando mierda. ¡Es como una talega!


[Lea aquí la primera parte de la entrevista con Adrenalina]

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.