No es hacerse la «vístima», es defender un derecho

¿Por qué estamos dispuestos a ser defensores de un mandatario que violenta un derecho constitucionalmente establecido; pero no estamos dispuestos a ser garantes de la libertad de una profesión que cumple una función social?

Trece tuits para Nayib Bukele

T***p y otros han pasado de la descalificación y el irrespeto a la mentira descontrolada y el insulto. Es un clásico: descalificar al mensajero para anular su mensaje.