Pennywise regresa para atormentar nuestra imaginación

1745 Vistas |  Like

Dos años después del primer remake de «It» –y 27 años después de los eventos ahí descritos–, los siete jóvenes que se enfrentaron al mal en la ciudad de Derry tienen que regresar a una nueva aventura llena de pesadillas y batallas, tanto físicas como psicológicas.


En 2017 llegó al cine “IT”, el remake de la película de 1990 y que estaba inspirada en la novela de Stephen King que nos contó la historia de un payaso demoníaco que aterrorizaba a un grupo de niños. Aquel remake me dejó bastante satisfecho. Presentó una actuación memorable de parte de Bill Skarsgard –como el payaso–, y salí de la sala de cine pensando que éste era uno de esos remakes que me alegraban por verlos realizados. 

Al contextualizar con la situación actual, encuentro importante resaltar que la charla del Festival de Cine de Venecia –realizada hace un par de semanas– giró en torno a ‘El Joker’. Ahora todo el mundo habla sobre el payaso de Joaquín Phoenix, pero, mientras tanto, les aconsejo ir a Derry y revisar de nuevo lo que ofrece Pennywise. 

Para mí, la emoción de esta segunda parte comenzó cuando vi el casting de actores: Jessica Chastain, James McAvoy y Bill Hader fueron suficiente para decirme que valía la pena ver la película, aunque existiera la posibilidad de que terminara siendo mala. El tiempo fue pasando y hasta se me fue olvidando que esta secuela iba a ser publicada. Sin embargo, el trabajo de marketing me volvió a recordar que Pennywise estaba más cerca de lo esperado. 

Una noche venía conduciendo detrás de un bus y había algo raro: la retaguardia no compartía ningún mensaje religioso; no tenía ningún escudo del Real Madrid o del Barcelona; tampoco mostraba alguna frase poética e inspiradora como la de «Sufren los envidiosos cuando me ven ganando». La parte trasera era blanca. Y mientras me fui acercando, fui viendo la cara de Pennywise. Aquello me perturbó un poco. La campaña prosiguió y en los días siguientes fui viendo mupis que se iluminaban y otras armas publicitarias que me hacían estar aún más emocionado por esta película. Cuando ya faltaban pocos días antes de la premiere, vi cerca de mi casa –y amarrados a un mupi– dos globos rojos que flotaban y bailaban con el viento, haciéndome sentir que la película que vería sería algo especial. 

El asunto no ha sido solo algo local. Tan bien hecho ha sido el trabajo publicitario de la película que se han metido en problemas. En Australia, por ejemplo, los padres de familia han presentado quejas ante un organismo de estándares publicitarios sobre carteles publicitarios promocionales para “It 2”, alegando que la obra de arte ha sido «aterradora» para los niños.

El día de la premiere, mis dudas se confirmaron. La gente estaba igual de emocionada por ver la película. La sala estaba ‘topada’. No había ningún asiento libre y, una vez inició la película, la sala se silenció para dar paso a un festival de onomatopeyas y risas. Risas provocadas, generalmente, por Bill Hader, quien se roba el show con su humor. Ese humor sarcástico de algunas escenas que generan que uno disfrute del horror o, al menos, se sienta asqueado de lo que está viendo. 

La imaginación de Stephen King –cuyo libro es la fuente de ambos capítulos de “It»– nos transporta a un mundo donde los horrores humanos se unen a los horrores cósmicos para generar miedo en diferentes maneras; para hacernos sentir incómodos y jugar con nuestra imaginación; incluso, tal vez, para llegar a nuestro subconsciente y hacernos odiar las piñatas. 

El director (Andy Muschietti) y el guionista (Gary Dauberman), se han tomado algunas libertades narrativas, pero se mantienen fieles a algunas de las principales ideas de King: mostrar cómo el conocimiento puede corromper y preservar la inocencia; mostrar los caminos ocultos entre el inconsciente y el mundo natural; y revelar el poder ético de la amistad.

La película –cuya duración es de casi tres horas– es una historia de miedo que no quiere ser película de miedo. Quiere ser algo más. Y lo logra bastante bien.

Tags

#Cine

Deja un comentario

Your email address will not be published.