La lucha de “Capitana Marvel” será contra la misoginia y la masculinidad tóxica

La película que se estrenó a nivel mundial el pasado 7 de marzo es la cinta introductoria del personaje que podría ser la salvación de los Avengers. Además de ser antesala para  “Avengers Endgame”, al parecer estamos frente al único personaje capaz de hacerle frente al villano de la saga, Thanos. Sin embargo, más allá de lo que trasciende en la trama de este mundo fantástico, “Capitana Marvel”, la película, ha tenido que luchar contra los troles misóginos de internet.


En estos días, basta con acudir a cualquier empresa de cine que opere en el país para notar que una película está copando la mayoría de funciones en las salas disponibles. Se trata de “Capitana Marvel” (Walt Disney Pictures y Marvel Studios), que cuenta las aventuras de Carol Danvers, una superheroína de los cómics que en esta historia deberá enfrentar a una raza alienígena llamada los Skrulls. Para tener una idea de cómo se está consumiendo este tipo de películas basadas en cómics en nuestro país: en este fin de semana pasado, Cinépolis Galerías reservó para el día domingo un total de 22 funciones para ver la película; mientras que Cinemark La Gran Vía le guardó un espacio de exhibición de 26 funciones. La cifra adquiere su notoriedad cuando se cae en la cuenta de que otras películas como “Green Book” o “No mires” tuvieron, para el mismo día, una sola función reservada en esta franquicia de cine.

Y esto es significativo, pues la película de “Capitana Marvel” ha sido el objeto de una discusión polémica que se sostiene, principalmente, desde los foros y las redes sociales en internet. Mucho antes de su estreno, la película enfrentó a hordas de ‘cibertroles’ que llevaron, incluso, a que el popular sitio web de opiniones sobre cine ‘Rotten Tomatoes’ tuviera que cerrar la sección de comentarios acerca de esta cinta. ¿El motivo? La gran cantidad de perfiles que colocaban malas reseñas de la película, a pesar de que ni siquiera la habían visto. A ellos les acompañaban cientos de páginas en internet y cuentas en redes sociales que le daban mala prensa a una película que no había sido estrenada.

Las razones de este boicot podrían ser muchas, sin embargo, hay dos que parecen ser las principales:

  • El casting, al que acusan de no cumplir con el perfil físico del personaje.
  • El hecho de que Brie Larson sea abiertamente feminista. Grupos de fans –hombres, en su mayoría– acusan a la actriz de promover el “feminismo radical” a raíz de sus declaraciones, entre las que destacan las que dio a la revista británica Marie Claire, cuando cuestionó que la mayoría de la prensa que ha cubierto el estreno de la película han sido “hombres caucásicos heterosexuales”. Larson salió al paso de las acusaciones diciendo que no propone quitar espacios a estos grupos, sino más bien, agregar a otras personas que están relegadas.

Esta forma de pensar la ha convertido en enemiga número uno de los grupos conservadores, quienes han intentado boicotear la película.

“Hace un año, empecé a prestar atención a mis tours de prensa y a los críticos que reseñan películas y me di cuenta de que eran en su mayoría hombres blancos […]. Decidí que en el futuro quería que mis tours de prensa incluyeran a más profesionales”.
Brie Larson

El boicot Incel

«Incel» es un término que se ha ido acuñando en los últimos años. Representa la abreviación (en inglés) de «célibes involuntarios», una subcultura que encuentra su mayor expresión en las redes del internet. Se definen a sí mismos como hombres heterosexuales incapaces de entablar relaciones con el sexo opuesto y que culpan a las mujeres de ser las responsables de su inexistente o exigua vida sexual, al establecer estándares inalcanzables para muchos de ellos a la hora de encontrar parejas. Esta subcultura suele justificar sus comportamientos misántropos y misóginos debido al rechazo que sufren y su debida frustración.

En Estados Unidos, al menos 45 tiroteos masivos han sido atribuidos a autodeclarados miembros de esta comunidad, entre los que destaca Elliot Rogers, un hombre que se autodenominó como «Incel» y que asesinó a seis personas e hirió a por lo menos catorce más.

Por ello, casi de manera simultánea al anuncio del lanzamiento de “Capitana Marvel”, el boicot para la película se fue gestando en los foros de “fanáticos” de los cómics. Y poco a poco el llamado fue creciendo, a medida que el estreno de la cinta se acercaba. Marvel ha sabido capitalizar esta coyuntura y, aparentemente, ha atizado la situación, en lugar de buscar calmar las aguas.

Distintos grupos en redes sociales y sitios de internet llamaron a no asistir al estreno de la película. Buscaban enviar un mensaje: “que los hombres heterosexuales quieren películas libres de feminismo”. La semana previa al estreno de la película, en redes sociales (como Twitter, por ejemplo) bastaba con buscar el término “Captain Marvel” para toparse con posts que acusaban a la película de promover el odio hacia los hombres. Acusaban, además, a Brie Larson de no representar al personaje. Esta situación llegó a traspasar fronteras al grado que Larson rindió otras declaraciones en las que afirmó que lo que busca no es cerrar espacios a los hombres, sino abrir más para otros grupos que, normalmente, son marginados. También el actor Zachary Levi –quien interpreta a Shazam en la próxima película de DC Comics– salió al paso de la situación y llamó a la calma a los fans.

 

La visión de una ‘friki’

Cecilia González es una ‘friki’ consagrada. Ha amado la cultura pop desde temprana edad. Los libros, películas, series animadas y videojuegos siempre han tenido una gran influencia sobre su formación personal. Le encanta jugar videojuegos indies y ha encontrado una nueva pasión por el juego de roles «Dungeons & Dragons» –actualmente es ‘Dungeon Master’ de un grupo de juego–. Debido a que ‘Ceci’ es antropóloga de formación, con un enfoque en temas feministas y LGBTQI, quisimos consultarle su opinión al respecto de la polémica creada alrededor del estreno de “Capitana Marvel”.

“La reacción visceral que hemos visto de parte de los ‘troles’ tiene varios niveles. En la superficie está el hecho de que muchos hombres –que acaban siendo la mayoría vocal en este tipo de situaciones– se sienten amenazados por la imagen de una mujer fuerte. Y no solo por una mujer fuerte, sino por una mujer que, probablemente, es mucho más fuerte que el resto de sus contrapartes masculinas. Creo que, en la vida real y en las películas, la idea de que una mujer pueda ser más fuerte y más capaz que ellos hace que muchos hombres se sientan incómodos con su propia masculinidad”, expresó al respecto González, quien opina que lo que ocurre con “Capitana Marvel” no es algo exclusivo de esta película, sino que tiene que ver con una tendencia de personajes femeninos que se salen del cliché al que los espectadores estaban acostumbrados.

“Décadas de ser bombardeados por personajes femeninos que nunca salen del papel de víctima, de ayudante o de adorno sexual para los héroes masculinos, han creado un estatus quo cultural que rechaza a personajes como Capitana  Marvel y las etiquetas como abominaciones, como irreales o como amenazas. Lo vimos cuando Rey –de la nueva trilogía de Star Wars– fue introducida como la ‘Jedi en proceso’ más fuerte de su tiempo. Lo vimos cuando la película más reciente de Mad Max nos sorprendió, haciéndonos pensar que sería otra película de acción que rebalsaría de testosterona y acabó siendo una historia feminista llena de personajes femeninos fuertes y dinámicos. Ambas películas fueron víctimas de los ataques de troles y sufrieron críticas por, exactamente, la misma razón”, añade González.

En efecto, el perfil del personaje de Capitana Marvel no representa un caso aislado. Uno de los sellos característicos de Carol Danvers es su identificación con los movimientos feministas, algo muy similar a lo que también ocurre con el personaje de la princesa amazona Diana de “Wonder Woman” –de la editorial DC Comics–, película que fue estrenada en 2017 y que se convirtió en un fenómeno de identificación para la lucha feminista.

“‘Capitana Marvel’ es la última y más extrema movida de parte de Marvel para volverse un estudio más inclusivo y representativo de su comunidad de fans. Y su estrella, Brie Larson, es una feminista y activista social que no ha dudado en usar a esta película como un ejemplo del cambio que tiene que ocurrir desde adentro en esa industria”, comenta ‘Ceci’ González.

El perfil de Brie Larson no encaja, precisamente, con la imagen que los detractores de la lucha feminista suelen tener acerca de las posiciones que consideran ‘más radicales’ de sus activistas. Larson fue una ‘chica Disney’ en la misma época de Lindsay Lohan. Se trata de una actriz que ha crecido empapada de la industria del entretenimiento –a los ocho años de edad ya trabajaba haciendo sketches para el show de Jay Leno–, por lo que ha visto la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en Hollywood y en la industria del espectáculo en general.

“Hay un gran problema de hipocresía actualmente en Hollywood. Muchos estudios se están uniendo al movimiento inclusivo y están sacando series y películas con elencos diversos y con historias diferentes que no se centran alrededor de un protagonista masculino. Pero estos esfuerzos acaban sintiéndose superficiales y poco sinceros cuando considerás el hecho de que la mayoría de los ejecutivos y líderes de los estudios de Hollywood son hombres blancos, y que los cuartos de escritura en donde se están creando estas nuevas películas y «series feministas» apenas tienen a una mujer sentada en sus adentros. A las estrellas de películas les encanta mandar mensajes de justicia social e inclusión en sus discursos de aceptación de premios, pero guardan silencio al enfrentar los problemas de racismo, sexismo y homofobia que existen en su propia industria. Brie Larson, sin embargo, es una estrella que está trabajando activamente en contra de esas injusticias sistematizadas. En vez de simplemente sacar provecho de la publicidad que le ha llegado como consecuencia de esta película, ella está usando su privilegio e influencia para causar cambios positivos para otras personas que trabajan en su industria y que no tienen el mismo nivel de poder”, comenta al respecto ‘Ceci’ González.

Aún es prematuro para saber si el boicot y la oposición a «Capitana Marvel» tendrá un impacto real. Al cierre de esta nota, las proyecciones de lo que la película dirigida por Anna Boden y Ryan Fleck recaudaría en su primer fin de semana de exhibición oscilan entre los $155 y $160 millones de dólares, solo en Estados Unidos, lo que representa cifras bastante halagadoras y que condenarían al fracaso al boicot que fue convocado por los opositores al filme. Pero habrá que esperar a tener cifras más sólidas al respecto.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Cine #Comics