«Las redadas masivas empezaron cuando Bill Clinton era presidente»

[Entrevista con Erika Andiola, enlace latino de la campaña de Bernie Sanders]

“No vas a votar por alguien que te insulta”.

Erika Andiola llegó a Estados Unidos cuando tenía 11 años con su madre y sus hermanos. En México, su país de origen, su mamá era víctima de violencia intrafamiliar. Vinieron huyendo. Erika es una de los miles de migrantes indocumentados que vieron una señal de alivio cuando el presidente Barack Obama firmó la acción ejecutiva que permitió a los llamados dreamers –migrantes que vinieron a Estados Unidos siendo muy pequeños– trabajar legalmente. Ese programa se llama DACA. El alivio, sin embargo, no duró mucho: el día en que Andiola consiguió su primer trabajo con documentos legales, Migración (ICE, en inglés) detuvo a su madre y su hermano y los llevó a un centro de detención.


“He sentido el dolor de ver a mi madre que se le llevan sin saber a dónde va a terminar. Ella nunca hizo nada para merecer ese tipo de trato…”, dice Andiola, quien hoy es el enlace latino de la campaña de Bernie Sanders, el senador de Vermont que compite con Hillary Clinton por la nominación presidencial del partido demócrata.

La ex primera dama y secretaria de estado es, según todas la encuestas, la favorita para quedarse con la nominación, y también la preferida entre los 27.3 millones de latinos que según el Pew Research Center son elegibles para votar. Erika Andiola no es una de las que apoya a Clinton, entre otras cosas, dice, porque la candidata aceptó donaciones de las empresas que administran las cárceles donde se llevaron a su madre. “Para mí, al saber que Hillary Clinton y los republicanos estaban agarrando tanto dinero de esos mismos centros de detenciones que tenían a mi familia… yo no podía apoyar eso”. Andiola fue uno de los rostros más visibles de apoyo al DACA, y también una de las que más ha cuestionado a la administración Obama por su política de deportaciones.

Erika Andiola con Bernie Sanders. Foto cortesía de Erika Andiola.

Erika Andiola con Bernie Sanders. Foto cortesía de Erika Andiola.

Al saber de Bernie Sanders decidió ponerse en contacto con su comando de campaña y ofrecerse como voluntaria. “Me identifique mucho con el movimiento, como muchos de los dreamers que hemos estado yendo en contra no solo de los republicanos sino que también de la administración de los demócratas que muchas veces prefieren jugar al juego político y tratar de jugar a la política y no enfocarse en el sufrimiento de las familias”, cuenta. Sanders le pidió que le ayudara a redactar su propuesta migratoria y, luego, que fuera su enlace de prensa con la comunidad latina.

En esta entrevista con Factum, Andiola tienen las mismas palabras de repudio para la retórica antiinmigrante de los republicanos como para las políticas de deportación de la administración Obama. La activista concede que Clinton es mucho más conocida que Sanders, pero apuesta por que el acercamiento casa por casa terminará de empujar al senador entre los votantes latinos, algo que será crítico en lo que queda de primarias.


En esta campaña el tema de las deportaciones de indocumentados oscila entre quienes plantean regresarlos a sus países, deportarlos a todos, y, en el otro lado, quienes defienden la legalización de los 11 o 12 millones de indocumentados. ¿Dónde está el senador Sanders en este tema?

Erika Andiola: Bernie Sanders siempre ha apoyado que los 11 millones de indocumentados tengan una oportunidad para el camino a la ciudadanía, para poder integrarse totalmente a este país con documentos. Y también ha apoyado que los trabajadores en este país, independientemente de su estatus legal, ya sea si son indocumentados o trabajadores huéspedes que vienen de otros países, sean tratados humanamente, que sean tratados de igual manera que los otros trabajadores en los Estados Unidos.

Ahorita tenemos un congreso que es bastante disfuncional y que ha estado bastante dividido en el tema migratorio: los dos partidos han usado el tema para su ventaja política. Lo que dice Bernie Sanders es que él se quiere asegurar que mientras los migrantes estemos peleando por ese estatus legal, por la ciudadanía en este país, cambiemos de táctica y de estrategia. Necesitamos una estrategia diferente a la del presidente Obama. Lo que el Presidente Obama hizo, desgraciadamente, fue deportar a tanta gente como una forma de mostrar a los republicanos que quería trabajar con ellos; que él estaba siendo fuerte en las deportaciones para poder trabajar por una reforma migratoria en el congreso. Bernie cree que esa no es la solución. Tan pronto como llegue a la Casa Blanca, él lo ha dicho, va tomar diferentes acciones ejecutivas.

Hillary, por ejemplo, ha dicho sobre los menores que vienen indocumentados de Centro América como refugiados que los envíen de regreso, y que lo hagan como un mensaje a Centro América. Sobre estos menores lo que Bernie Sanders ha dicho es que necesitamos tener una forma de que ellos se queden acá. Ya le ha mandado cartas al Presidente Obama, pidiéndole que haga algo como el TPS, que busque algún tipo de alivio aquí en el país para las personas que están acá indocumentadas, especialmente los niños, los que vienen solitos o que están con sus familias.

Erika Andiola (centro de blanco) y miembros de la campaña de Sanders. Fotos cortesía de Erika Andiola.

Erika Andiola (centro de blanco) y miembros de la campaña de Sanders. Fotos cortesía de Erika Andiola.

El Presidente Obama intentó ocupar su poder ejecutivo para llevar adelante algunas medidas precisamente por el entrampamiento en el congreso, sobre todo después de que los ocho senadores aprobaron en 2014 la reforma migratoria que fue a morir en la cámara baja. Sin embargo, esas medidas, como DACA y DAPA, que en algún momento generaron expectativa en la comunidad migrante han parado en nada y están detenidas. ¿Qué sería diferente con Bernie Sanders en la Casa Blanca si previsiblemente el congreso estaría al menos en la primera parte del mandato igual de polarizado y una acción ejecutiva también puede toparse con esos obstáculos?

EA: Estamos enfocándonos en lo que se hizo para dar alivio en cuanto la DACA y la DAPA –planes para otorgar alivio a menores nacidos fuera de Estados Unidos y traídos como indocumentados cuando eran muy pequeños–, pero hay más que eso. Obama no fue lo suficientemente lejos. Y veamos, por ejemplo, lo que está haciendo con las comunidades migrantes aquí en este país cuando están a punto de ser deportadas. A la gente no nada más se la encuentran en la calle y la deportan. Se trata de una máquina de deportaciones que ha estado siendo operada por este presidente y su administración por  muchos años ya.

“Este presidente ha operado una máquina de deportaciones.”

Te voy a dar ejemplos de lo que se puede hacer. Veamos, por ejemplo, los centros de detenciones. Ahorita si tú vas a un centro de detención tienes miles y miles de personas indocumentadas, migrantes, muchos también residentes y muchos refugiados, especialmente de Centro América que tratan de venir para acá o tienen ya tiempo en Estados Unidos y simplemente los agarra ICE y los pone en un centro de detención. Eso ahorita es algo que se puede cambiar. No tenemos que tener esos centros de detenciones y eso, aunque no es necesariamente algo que nos va poder dar un alivio migratorio, es algo que va a parar el sufrimiento de tanta gente. Cómo llega la gente a un centro de detención: es por medio de la colaboración entre Migración y la policía, algo que empezó cuando Bill Clinton era Presidente; entonces empezaron a colaborar, a hacer redadas y detenciones… y terminaste con millones de personas que fueron deportadas. Todo eso se puede cambiar.

Si nos vamos de nuevo a DAPA y DACA nosotros realmente creemos que es algo que sí es legal y que es algo que al final del día vamos a poder ganar. Bernie lo que ha propuesto es actuar más allá para incluir a los papas de los “dreamers”, pero también a mucha gente que no está incluida porque tal vez tengan una falta por haber trabajado con un seguro que no era de ellos. Mucha gente que fue excluida por el mismo sistema roto, que no es solo de inmigración sino que también es el criminal. Están criminalizando tanto a los indocumentados que terminamos con una falta o algo así y ya ni siquiera nos dejan aplicar para eso. Eso es otra cosa que Bernie Sanders quiere cambiar: asegurarse de que estos programas se vuelvan más amplios para incluir a más y más personas que necesiten ese alivio

El tema migratorio ya es parte central de la campaña. En el último debate republicano ocupó un lugar muy importante. ¿Qué tan vivo está ese debate en la primaria demócrata ahora que parece ser que el voto latino, para quienes estos temas son trascendentales, va a ser fundamental?

EA: Ha sido difícil dado que en casi todos los debates de candidatos demócratas que ha habido desde que empezó la campaña, o más bien las campañas, nunca hubo preguntas de migración. No hubo mucho enfoque en esto antes de Iowa y New Hampshire, los primeros dos estados de este país en que hay primarias, que no son tan diversos como lo que es Nevada. Cuando llegamos a Nevada creo que hubo un poquito más de discusión. Para mí, que soy migrante y dreamer, era muy importante que se empezara a hablar de estos temas.

Ahora podemos ver que Hillary Clinton ya está hablando un poco más del tema migratorio y está yendo más lejos de lo que hubiera llegado si no hubiera estado corriendo nadie en contra de ella. Esto es algo que Bernie ha podido hacer no solo en migración sino que también en otros temas. Lo bueno de que Bernie Sanders esté en esta competencia es que trajo un debate de verdad de todas estas diferentes problemáticas de este país.

La gente ahora está viendo cuales son las diferencias y sacando conclusiones sobre lo que ha dicho y hecho Clinton en migración, como todo lo que dijo de los niños, de deportarlos; todo el dinero que ella estaba agarrando de los centros de detenciones, que es dinero que se usa para su campaña y desgraciadamente no da tanta confianza a la comunidad latina ver que alguien esté tomando dinero de este tipo de centros de detenciones o cárceles privadas.

Me explicas un poco más. ¿Te referís a que los dueños de estas cárceles, o los operadores privados de estas cárceles, son donantes de la campaña de ella?

E: Sí. Esto es interesante. Hillary Clinton todo el tiempo ha agarrado dinero de las cárceles privadas, por muchos años. Entre más gente tengan en sus prisiones y en sus centros de detenciones, más dinero pueden tomar del gobierno. Lo que estas compañías tienen son cientos de personas que actúan por medio de ellos en el congreso haciendo cabildeo, y también tienen un gran poder y contribuyen muchísimo a las diferentes campañas. Los republicanos también han tomado muchísimo dinero de las cárceles privadas y si tú miras el historial de donantes de Hillary Clinton, no nada más los bancos le donan, no nada más las compañías farmacéuticas y todas estas compañías que tienen tanto poder en este país le donan, sino que también las compañías de estos centros de detenciones le han donado.

La única razón por la cual ella dejó de tomar este dinero fue porque varios dreamers fueron y le interrumpieron en una de sus charlas y le dijeron que ya basta, que no tomara donaciones de estos centros de detenciones que están encarcelando a nuestra gente por dinero. Después de eso dijo que ya no iba a tomar el dinero y que lo iba a regresar, pero desde un principio no debería de haber tomado ese dinero.

erikaandiola01

Erika Andiola, enlace latino de la campaña de Bernie Sanders.

Hablemos un poco de Nevada. Parece que tanto ahí como en los estados que se vienen el voto latino la favorece a ella. ¿Qué lectura están haciendo ustedes de lo que se viene ahora en el súper martes respecto al voto latino?

E: Las encuestas que salieron de Nevada nos mostraron que sí estuvimos ganando el voto latino, algo que disputa mucho la campaña de Hillary. Lo que ellos no están contando es que hay un apoyo inmenso… Yo nunca había visto un apoyo tan grande de los jóvenes latinos. Los jóvenes latinos menores de 35 años favorecen a Bernie Sanders casi por 20% más que a Hillary Clinton y ese grupo de jóvenes fueron los que en Nevada nos dieron la oportunidad a nosotros de empujar tanto: las encuestas básicamente nos estaban poniendo a la par o en frente de Hillary en cuanto al voto latino.

Lo que hemos visto en la campaña es que entre más latinos conocen el mensaje de Sanders y lo que él está ofreciendo para nuestra comunidad más lo están apoyando. A nivel nacional todavía estamos un poquito atrás. En las encuestas nacionales no estamos a la par de ella o ganando, pero sí hemos visto que el apoyo está subiendo. Tenemos mucho más camino que recorrer con los latinos porque obviamente conocen a Hillary Clinton; ella fue la Primera Dama de este país, la conocen y la reconocen bien. Pero imagínate, estamos disputando quién ganó el voto latino de Nevada cuando antes ni siquiera se hablaba de que Bernie Sanders pudiera llegar a ser esa persona que fuera reconocida en la comunidad latina.

La mayoría de encuestas dicen que Hillary Clinton es favorita entre las dos minorías más importantes, la latina y la afro-americana, de cara al súper martes. ¿Qué han hecho en estas últimas horas para cerrar esa brecha?

E: Lo que hemos hecho ha sido básicamente hablar con la gente. Tener esas conversaciones uno a uno, casa a casa. Tenemos miles de voluntarios, muchísimos jóvenes que vienen y nos ayudan a ir de casa en casa, de puerta en puerta, llamando por teléfono a todas estas personas de una forma bilingüe, asegurándonos que toda nuestra gente pueda entender el mensaje que trae Bernie Sanders. En todas las comunidades el mensaje de Sanders está resonando muchísimo: que es el sistema que ha sido corrompido por las grandes compañías en este país, por el 1% que tiene toda la riqueza de este país, que no nos deja salir adelante como comunidad.

Los republicanos tienden a decir mucho que no es que a los latinos no les gusten los republicanos, sino que los republicanos han fallado en transmitir los mensajes apropiados. Ted Cruz y Marco Rubio ambos dijeron en el debate de la semana pasada que el latino es por naturaleza conservador porque es un individuo más familiar, con valores más tradicionales, más religiosos. ¿Que opinión te merece este argumento republicano?

E: Es cierto que en la comunidad latina somos muy diversos también. No podemos simplemente poner a todos los latinos en una categoría. Hay todo tipo de personas. Yo pienso que hay personas que son conservadoras en nuestra comunidad y está bien, tenemos diferentes ideologías, diferentes formas de pensar… Pero cuando ves que hay candidatos que están usando retórica tan… insultos tan grandes en contra de nuestra comunidad, llamándonos todo tipo de nombres, básicamente diciendo que no debemos estar en este país, seamos inmigrantes o no, esa retórica realmente les llega al corazón a los latinos.

Si tú vienes y me dices que yo no debo estar acá, que somos personas que hacemos tanto mal a este país y etcétera… Son las cosas que dice Donald Trump, y sabiendo que el resto de los candidatos no se diferencian de lo que está diciendo Trump, es difícil entonces que nuestra comunidad realmente tenga la confianza de ir con una persona así o un republicano. Yo tengo tíos y familiares que puede que sean un poquito más conservadores que yo, pero no van a votar por Trump, por Marco Rubio, por Ted Cruz, porque ha sido tanta la retórica en contra de mi propia familia, de los mexicanos, de los latinos, de los musulmanes, que ellos no pueden apoyar a alguien así.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.