2842 Vistas |  3

«Polar» es la balada de un ángel de la muerte

Una de las películas más interesantes del catálogo de Netflix está basada en «Polar: came from the cold«, la novela gráfica de Dark Horse Comics escrita por el artista valenciano Víctor Santos. La adaptación consiste en un trabajo impregnado del estilo gráfico de la obra original.

[Spoiler Alert: la siguiente reseña cuenta detalles de la película «Polar», disponible en Netflix]


El cine de acción pasa por un momento difícil. Los superhéroes han invadido las pantallas y los súperpoderes están por doquier. Incluso franquicias que han mantenido cierta coherencia, como “Rápido y Furioso”,  han sucumbido a estos, como nos lo muestra el más reciente tráiler del spin off «Hobbs and shaw».

Ya hace mucho tiempo tuvimos a personajes como John Rambo, John McClane, Martin Riggs y Roger Murtaugh, Leon Gaultier y Gabe Law. En los últimos años ha destacado John Wick (Keanu Reeves), quien hasta este momento era el último héroe del género que marcó excelentes bases para que regresaran los disparos, artes marciales y explosiones a nuestras pantallas.

Sin embargo, hay novedades. «Polar» es una producción muy digna del cine de acción. Su existencia viene a renovar un estilo de cine que veía con urgencia cómo no se encontraban muchas propuestas dignas de ser destacadas.

La sinopsis dada a conocer por Netflix dice lo siguiente:

«El principal asesino del mundo, Duncan Vizla –también conocido como El Kaiser Negro (Mads Mikkelsen)–, se está retirando cuando su exempleador lo cataloga como una fiabilidad para la firma en la que trabaja. Contra su voluntad, Vizla se encuentra de nuevo en el juego enfrentándose a un ejército de asesinos más jóvenes, más rápidos y despiadados que no se detendrán ante nada para silenciarlo».

Como vemos, la historia de Duncan Vizla es la de un asesino a sueldo reconvertido. Él trabaja para la empresa Damocles, que se encarga de eliminar a personajes de alto perfil alrededor del mundo. Esta empresa tiene una política: al cumplir 50 años, sus agentes deben retirarse. Es ahí donde la empresa les paga todo el dinero que han acumulado a través del tiempo de servicio. Pero existe una cláusula en el contrato que dice que si el sicario a retirarse muere antes de su cumpleaños, el dinero pasa a la empresa nuevamente. Entonces Damocles –dirigida por Mr. Blutt (Matt Lucas)– envía a su equipo élite de asesinos para eliminar a los distraídos elementos que están a punto de retirarse.

Este es, en definitiva, uno de los mejores papeles del actor danés Mads Mikkelsen, a quien ya antes hemos visto en películas como «Casino Royale», «Doctor Strange» y «Rogue One: A Star Wars Story», entre otras. Sin embargo, me animo a creer que «Polar» será la que marque un punto de referencia en su carrera, pues se trata de una película que no le debe nada al género de acción. Este es un filme que configura un nuevo ritmo para contar su historia y su herencia, que proviene de otras novelas gráficas –como Batman, Sin City o RIPD–, a las que niega lo sobrenatural y prefiere hundirse en el cine negro con ápices de ficción Pulp para configurar una especie de película Neo Noir.

La musicalización está a cargo del DJ canadiense Deadmau5, quien impregna un aura a la cinta que combina a la perfección con la estética gráfica y colores de la película. Acá los contrastes jugarán un papel vital, tanto en lo argumental como en lo visual.

Mads Mikkelsen protagoniza «Polar (2019)», una película que se estrenó el pasado 25 de enero en Netflix.

‘El Kaiser Negro’ es un personaje atractivo. Su personalidad –poco expresiva, pausada y reflexiva– hace que la audiencia haga clic casi de inmediato. Sin dejar de mencionar el look de badass que se esperaría de un personaje como el suyo. Pero no nos confundamos, esta historia no es sobre un “puedelotodo” o un héroe que no se despeina –a lo Steven Seagal–. Estamos frente a un experto que se muestra humano al fin y al cabo. Eso le agrega más mística al personaje. Aunque no lo expresa explícitamente, Duncan Vizla siente miedo, dolor y arrepentimiento; pero sobretodo ira. 

Analogía de la mediana edad y el retiro

Lo que hace buena a esta historia es la analogía de la mediana edad y la jubilación. Se trata de un conflicto abordado desde un punto de vista psicológico en donde el ser humano puede llegar a plantearse en el sistema voraz del capitalismo globalizado.

Duncan es un hombre valioso, el mejor en el negocio, pero desechable al fin y al cabo. ¿Qué le queda después de años de servicio? Nada, solo una intención por “normalizar” su vida, hobbies, visitas sin sentido a la tienda de su pueblo, dormirse borracho viendo televisión, etc. En otras palabras: le queda marchitarse y una absurda monotonía que, al parecer, anhela.

Los enemigos se ven duros y peligrosos, pero lo triste para Duncan es que al estar en la cima de la pirámide, se encuentra solo. Su máximo enemigo es el pasado y las incontables deudas que tiene con su propia conciencia. Hay mucho que decir acerca de este personaje mortificado.

El ‘Black Kaiser’ es un nuevo referente para estos tiempos que ansían héroes (o antihéroes) frescos. Lo mejor es que este es un personaje que no aspira a ser bueno ni malo. Se trata de un ‘ángel de la muerte’, pero empapado de humanidad, a fin de cuentas.

Finalmente, me resulta obligado mencionar que este tipo de cintas no tendrían el impacto o atención si fueran directo al cine, que parece estarse configurando exclusivamente en pro de las súper producciones, algo que a mí no me molesta. «Polar» me sumergió en su mundo a través de la pantalla de mi televisor y desde ahí me contó una de las mejores películas que he visto en este 2019.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.