La editorial que quiere contar historias fantásticas a El Salvador

Para este año, las librerías nacionales vieron la incursión de una editorial que presenta una propuesta nueva: producir y publicar cómics de escritores, artistas y guionistas salvadoreños. Esta es Crash Comics, que –como su nombre lo indica– busca romper los moldes de la literatura salvadoreña.

Fotos FACTUM/Gerson Nájera


Crash nace como el producto de un taller impulsado por Carlos Guardado y Moris Aldana, bajo la tutela del escritor salvadoreño Rafael Menjívar, quien dio algunos elementos técnicos para la creación de este tipo de contenidos. Luego de un año entero de talleres, los impulsores del proyecto decidieron sacar la primera edición de la Revista Crash, al coincidir su lanzamiento con el evento anime de  “Yume no Tsubasa” el cual,  como para otras comunidades de la subcultura Friki, sirvió de trampolín y punto de encuentro para jóvenes que buscaban explorar este arte. «Lo demás –en palabras de Carlos Guardado, uno de sus fundadores– fue un camino largo».

En un comienzo se concibieron como colectivo de artistas. Se toparon con distintas dificultades para continuar publicando, dificultades que iban desde los costos de producción del material hasta la organización y cumplimiento de tiempos de los integrantes que conformaban el grupo. Por eso, luego de “una limpia en la casa”, el equipo se redujo a solo dos integrantes: Kenia Rubio y Carlos Guardado.

Hablar con las mentes detrás del proyecto es una experiencia interesante, ya que ambos constituyen una dupla de trabajo muy dinámica. Es como que lo que muchos buscan en el mundo profesional ha sido alcanzado por estos dos artistas: un equipo sinérgico, casi simbiótico.

Cuenta Kenia que se acercó a los talleres que se impartían en La Casa del Escritor, en los Planes de Renderos. Quería hacer cómics. Dibujaba, pero no tenía el conocimiento técnico para elaborarlos. Fue allí donde se unió al staff de Crash.

Por su parte, Carlos Guardado dice  que él quería ser escritor. “Desde pequeño quería hacer cómics, pero me topé con el primer muro: dibujar es difícil», relata al respecto. «Nos tecnificamos cuando me acerqué a Rafa», recuerda Carlos. «Le expliqué que quería escribir ciencia ficción con ilustraciones y él me recomendó hacer un cómic. Es así como él se convirtió en una especie de  padrino del proyecto. Él trabajó en México haciendo cómics. Llegó al grupito que éramos y nos sentó para hacer lo que hoy es Crash», explica Guardado.

Para ambos, Crash es un proyecto de vida, un proyecto en el que crear cómics es la prioridad. “No buscamos hacer esto como hobbie, sino como medio de vida”, afirma Kenia.

Explica Carlos que al principio se concibió como un taller, no como una editorial. «Cuando comenzamos a hacerlos –junto a  Moris–, decidimos enseñar a los demás. Comenzamos a  financiar los talleres  de nuestro bolsillo. Conseguimos una sala en la Casa de la Cultura y cada quien ponía un poco de sus recursos», recuerda Guardado.

Tanto él, como Kenia, atendieron con gusto el llamado de Revista Factum para profundizar más acerca de las dificultades que implica crear una editorial dedicada a la producción de cómics salvadoreños.


Kenia Rubio y Carlos Guardado son los emprendedores que buscan desarrollar una industria de los cómics incentivando la producción creativa a nivel nacional. Foto Factum/Gerson Nájera.

¿Cuándo decidieron comenzar a publicar sus trabajos?

Carlos Guardado (CG): Después de un año en los talleres, vimos que teníamos suficientes cómics como para intentar publicar. Ese pudo haber sido un error: era muy pronto para publicar. No estábamos todos en la misma sintonía. No todos tenían el propósito de vivir del cómic.

Cuando salió la primera edición de la Revista Crash fue un desmadre sacarla. Hacer el primer cómic nunca es difícil; hacer el segundo es lo complicado. Hicimos la primera edición de Crash tomándonos nuestro tiempo, aunque al final estábamos todos desesperados, encuadernando, diagramando e imprimiendo antes del evento  (Yume no Saiten), en el que presentamos nuestro primer cómic. 

¿Cómo dieron el salto de un taller a un colectivo y luego a una editorial?

CG: Fue a partir de esta experiencia, luego de sacar la primera edición de Revista Crash, que la gente nos dijo que les gustó y comenzaron a apoyarnos. Ahí dijimos: «¡Guau! ¡Qué chivo esto! ¡Hagamos la segunda!». Y fue en ese momento que comenzamos a tener problemas para sacar la siguiente edición. Luego de muchos retrasos, salió menos mejor de lo que hubiéramos querido. No se cumplieron los tiempos, algunas cosas no salieron bien. Fue entonces donde dijimos: «Esto no funciona. Hay que replantear el proyecto». Todavía estábamos todos en ese momento, quisimos que el grupo inicial se mantuviera pero, lastimosamente, no todos estábamos en la misma sintonía, así que decidimos desintegrar ese grupo y quedarnos sólo Kenia y yo.

¿Cuántos títulos han trabajado como Crash Comics?

Kenia Rubio (KR): Al principio, Crash era una especie Shonnen Jump, con seis historias que se publicarían en paralelo, más artistas invitados. Era una revista de 250 páginas. Poco a poco, los títulos se fueron reduciendo hasta quedar los cuatro que tenemos publicados en este momento: Revista Crash, que es un compilatorio de los tres primeros lugares más una mención honorífica del evento Bande Desinée, un evento que realizamos todos los años junto a la Alianza Francesa; «Beca», escrita por Carlos Guardado y escrita por Kenia Rubio; «Destino del Nahual», idea original de Kenia Rubio y escrito por Carlos Guardado; y «Legend Dawn», de uno de sus primeros fichajes: Aarón Guevara.

Hemos hablado sobre su formación como grupo, pero cuéntennos de la producción de los  cómics en sí, ya que es algo que hacen ustedes artesanalmente.

KR: Es por los costos. Hemos aprendido a hacerlo lo mejor posible, por nuestros propios medios. Tuvimos un título llamado «El Duelo», del cual sacamos un tiraje de, aproximadamente, mil ejemplares. Nos la jugamos para conocer los costos y el proceso de la imprenta y nos dimos cuenta de que mover una cantidad como esa aún no es posible para nosotros.

CG: Terminamos ejemplares que se reproducían como conejos. Teníamos un montón y no sabíamos que hacer con ellos. Primero era una especie de número para regalar; después lo vendíamos a $1.00, después a $0.50 en los eventos anime en los que participábamos.

Esta es una muestra de las diferentes publicaciones que Crash Comics ya ha colocado a la venta en El Salvador. Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Ahora Crash ya está en puntos de ventas. ¿Cómo fue el salto de las convenciones de anime al mercado general?

KR: Comenzamos una tienda  donde vendíamos mangas internacionales. La idea inicial era que la tienda financiara el proyecto de Crash, pero nos dimos cuenta de que no podíamos dedicarle mucho tiempo y estábamos enfocados en la creación de contenidos. Otras tiendas ya traen mangas y comics internacionales. Decidimos entonces enfocarnos solo en crear cómics y comercializarlos.

CG: Por otro lado, las convenciones en este momento están quemadas y hay saturación de eventos. La calidad y variedad de  los espectáculos no son tan buenos. La gente se está empezando a aburrir de ver lo mismo. La mayoría de tiendas de cómics están dando el salto de ir a vender a convenciones a tener su tienda física o promocionarse en linea, porque ahora el público ya no se está acercando a las convenciones.

Así es como decidimos comenzar a tocar puertas y, gracias a Dios, estas puertas estaban abiertas. Eso fue lo más ridículo de todo, no fue realmente difícil. Por ejemplo, con la librería de la UCA solo tuvimos que reunirnos una vez con ellos para lograr que se vendieran nuestros productos en su librería. Fue a través de un amigo que ya tiene una editorial que vende sus libros. Él me habló de la apertura para hacer llegar los productos.

¿Pueden hablarme un poco más de la Revista Crash? 

CG: Esta revista es un compilatorio de títulos. Estos se eligen por medio de votaciones en el evento de la Bande Desinée que realizamos con la Alianza Francesa. Por ejemplo, «Legend Dawn», que es escrita y dibujada por Aaron Guevara, lo encontramos como participante de este evento. Es ahí donde  medimos la calidad de los trabajos, la responsabilidad del artista y otros aspectos que nos dan parámetros para su posible inclusión al grupo, como la popularidad que obtenga la historia. Eso lo sabemos con el feedback de los lectores. Algunos se nos acercan y lo platican con nosotros, además de una votación en línea que se hace. 

¿Cuáles son los planes de Crash?

CG: Somos una editorial independiente, sobre todo por los métodos, que aún son artesanales. Queremos crecer y llegar a más mercados.

La librería UCA está apoyando a Crash Comics al colocar a la venta el catálogo de esta editorial especializada en cómics salvadoreños. Foto FACTUM/Gerson Nájera.

Desde su planeación hasta su publicación, ¿cuánto tiempo toma hacer un cómic? 

CG: Actualmente, lo hacemos en dos meses, aproximadamente. Pero esto se debe a las limitaciones que tenemos, porque un cómic tendría que estar en menos de un mes.

¿Cuál es su visión como editorial? 

CG: Crash es una editorial que quiere cambiar el estigma que los cómics tienen en El Salvador. Algo que me he encontrado es que la mayoría de literatura que nuestro país genera es novela negra o testimonios. Nosotros queremos contar historias fantásticas, ciencia ficción. Me deprimía ver tanto escritor aquí y que todos andaban en un plan pesimista y dramático de la vida. Demasiada tristeza. La guerra, la delincuencia, la corrupción. Al final, viene siendo demasiado deprimente para mí.

Crecimos viendo Mazinger, Robotech, leyendo cómics. Queríamos ver aventuras, peleas; y la literatura nacional no nos lo ofrecía. Es por eso que el objetivo de Crash es hacer historias divertidas. Suficiente depresión tengo al ver las noticias.

¿Dónde se pueden encontrar sus productos?

CG: En Legacy Hobby Store, en Colonia Escalón; también en la Librería y Papelería UCA, sucursal Soho-Las Cascadas; y en el Café Luz Negra, en el Centro Histórico de San Salvador. Así como en los eventos ‘friki’ más importantes del país.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Tags

#Comics