Cuando un «Phoenix» no asciende

1757 Vistas |  5

De aquí a varios años en el futuro, «Dark Phoenix» será recordada como «aquella película en la que actuó Sofie Turner», una historia que entretiene pero no trasciende.


Este es un año de despedidas y cierres de ciclo. Me animo a afirmar que existe un consenso al hablar de cinco fenómenos mediáticos del cine –sobre todo– y televisión que en 2019 han cerrado o cerrarán ciclos importantes. Hasta este momento –y a falta de presenciar lo que el «Episodio IX» de Star Wars tenga por ofrecer–, solo uno de ellos ha logrado resolver sus arcos narrativos son solvencia. Se trata de «Avengers», que con «Endgame» logró coronar con pulcritud y eficacia lo construido a lo largo de 11 años y 21 películas.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo del cierre de ‘Game of Thrones’; como tampoco se puede encontrar mucho que celebrar con la decepcionante «Glass», que culminó la trilogía de M. Night Shyamalan. A ellos se suma ahora «Dark Phoenix», la película que pone el punto final a un cast que construyó los cimientos de la época de oro del cine de superhéroes a través de X-Men (generaciones originales y renovadas) y que no alcanza a ascender ni siquiera para comparársele a «Logan» (2017), que fue, sin duda, la mejor película de la saga, la que se antoja más redonda para decorar el pastel.

«Dark Phoenix» será recordada como «aquella película en la que actuó Sofie Turner».

Y es que a la actriz que muchos ubicamos por su papel como Sansa Stark en «Game of Thrones» se le encomendó una misión peliaguda: contarnos el origen de Jean Grey, uno de los personajes más importantes –por ser el más poderoso– del universo mutante.

Sofie lo hace con propiedad. Actúa con la solvencia de una estrella mediática que ha crecido como celebridad y que ha sabido encarnar el dolor como parte de su ADN. El problema es que el resto de la narrativa que acompaña a «Dark Phoenix» es bastante flojo: utiliza recursos ya vistos hasta el cansancio en el pasado de la saga cinematográfica –como cambios de bando entre mutantes para pelear entre sí–; y su novedad, con la aparición de villanos alienígenas, no se explica del todo bien. Resulta un tanto forzada.

Para evitar spoilers en cuanto a la sinopsis, basta con mencionar que esta película es una adaptación de «The Dark Phoenix Saga», una historia muy recordada por los fans del cómic de «X-Men». Encontramos aquí la amplificación de los poderes del personaje de Jean Gray (Sophie Turner) y su lucha interna por aprender a controlarlos sin causar daño a quienes le rodean, mientras intenta comprender conflictos afectivos.

A diferencia de «Logan», esta película vuelve al estilo usual de «X-Men». Es decir, propone un contenido más propio para una audiencia adolescente. Por ello, se resiste a profundizar en los personajes y resuelve de forma apresurada la dicotomía que une y separa a los dos grandes patriarcas del universo mutante: Charles X-Xavier (protagonizado en la nueva generación por James McAvoy) y Magneto (Michael Fassbender).

La cinta intenta conectar con la audiencia a través de patrones que ya resultan sencillos de reconocer: como cuando Raven lanza un reclamo feminista –que, por cierto, fue lo que más encandiló al público que asistió a la función que compartí–; o cuando eligen como escenario de una de las escenas de acción a un tren, algo que ya hemos visto en tantísimas películas, algunas de ellas tan recientes  como «Spectre» (2015), «Solo» (2018) o «Capitana Marvel» (2019).

Por ende, «Dark Phoenix» es una película que se maneja entre la intrascendencia y la emoción que los efectos especiales vuelven ya rutinarias a muchas películas de acción. Hemos llegado a un punto de la tecnología en el que las historias deben aportar un poco más, algo de sustancia, algo que corresponde más a los guionistas resolver. Quizás «Dark Phoenix» ha tenido que bailar con la fea posición de curar las heridas que dejó el final del ciclo «Avengers», pero si en lugar de esta historia insulsa hubieran apostado a cerrar su propio mundo con «Logan», la sensación sería muy distinta.


*PD: aún falta por ver en 2020 el estreno de la película «The new mutants», pero esa historia (que ha sufrido muchos atrasos), si bien continúa en el universo de X-Men, no guarda el cast ni los personajes que desde el año 2000 hemos venido conociendo. 

Tags

#Cine #Comics

Deja un comentario

Your email address will not be published.