Paula Rivera: «Tenés que crear puentes con las personas que vas a retratar»

410 Vistas |  Like

De los 28 años que Paula Rivera tiene de edad, seis los ha dedicado a la fotografía de forma profesional. Paula estudió en la Escuela de Artes de la Universidad de El Salvador. Explica que lo suyo es la fotografía artística que se desenvuelve en lo comercial, aunque también ha trabajado con diferentes agrupaciones musicales, locales y extranjeras.

Foto y video FACTUM/Gerson Nájera


¿Cómo iniciaste en la fotografía?

En el 2011 o 2012 compré una cámara, porque yo estudié artes plásticas. Íbamos a poner una tienda de ropa de segunda mano con unas amigas, en ese entonces. Les propuse que –como yo tenía una cámara– por qué no hacíamos eso en forma de catálogo. Fueron como tres años sin parar en los que hacía lookbooks de 30 o 40 fotografías semanales. Yo me encargaba de la edición, locación, de buscar modelos, de buscar conceptos y subir todo el material. 

¿Qué significa para vos la fotografía?

Es una herramienta más en este mundo de las bellas artes; así como la pintura, la escultura, etc. También nos genera rapidez y eso es bueno, pero a veces tiende a ser un medio un poco viciado o explotado, por eso. 

¿Cuál es el enfoque que tiene tu trabajo?

Me voy mucho a los retratos. Hacer retratos es bien difícil porque tenés que crear puentes con las personas a las que vas a retratar. Si no, no lográs crear este código o este mensaje que querés mostrarle a la gente. Luego, me gusta también que mis fotos se vean latinas. Y con «latinas» no me refiero a que sea gente morena, necesariamente. Sí, me gusta mucho retratar gente morena, pero al final Latinoamérica es tan diversa que podés tener desde una mujer morena, a un hombre moreno con pelo espeso o a una niña pelirroja con muchas pecas. Y luego está que me gusta lo femenino. Y «lo femenino» no como sinónimo de mujer, sino como aquello que se puede encontrar en los hombres también; aquellos que no temen explorar o cuestionarse su masculinidad.

¿Por qué ser fotógrafa en esta época en la que cualquiera con un celular con cámara puede autodenominarse así?

Porque me permite inmediatez a la hora de querer generar un concepto visual, a diferencia de la pintura, por ejemplo. Yo no soy tan paciente. La pintura te toma bastante tiempo, a diferencia de la fotografía. Igual te puede tomar el mismo tiempo si vamos a hacer una producción que lleve maquillista, dirección de arte, etc. Pero, en esencia pura, creo que no necesitás de tanto con la fotografía. 

¿Creés que existe una oferta de trabajo sostenible en El Salvador para este oficio?

No. Creo que es un monopolio que ya está acaparado por proveedoras, por agencias y, a veces, también por gente con apellido. 

¿El trabajo de producción fotográfico es individual o grupal?

Puede ser ambas. Puede ser un trabajo individual donde podás hacer algo experimental; donde incluso no necesités modelos; o vos podés ser hasta tu propio modelo. Pero también generar una foto con un equipo crea universos grandes que vos solo no podés construir, definitivamente. 

¿Cómo ves el respeto a los créditos de las fotografías en el país?

En eso no he tenido problemas. Siempre que hago fotografías, la gente me menciona. A veces hasta me ha pasado que he pedido que no me mencionen, cuando son trabajos más comerciales o más genéricos, pero generalmente no tengo problema con eso. 

¿Creés que hay un auge de mujeres fotógrafas con propuestas distintas?

No, si hablamos de un auge como tal. Pero sí creo que hay un par de personas emergiendo, creando propuestas bien interesantes, como Lucy Tomasino o Fátima Cuéllar. 

¿Creés que es necesario que entre mujeres fotógrafas se identifiquen o te parece indiferente ese aspecto?

Sí, definitivamente. Creo que las redes de apoyo dentro del feminismo son las que han ayudado a que se den pasos importantes dentro de muchas áreas; y dentro de la fotografía no es la excepción. Al menos, a nivel personal, poder tener estos vínculos con mujeres fotógrafas como Fátima Cuellar, Menly (Cortez), Elisa (Hernández), ha logrado que yo tenga incluso aprendizajes y esa red de apoyo hasta para hacer exposiciones, como la que tuvimos hace unas semanas en la Alianza Francesa. También ayuda a que se contrarreste este defecto que tienen muchas escenas artísticas en el país, desde hace mucho tiempo: la rivalidad. O sea, al final somos una comunidad que se debería de apoyar; y creo que podría tener esta energía, principalmente, de las mujeres fotógrafas. 

En el trabajo que hacés, ¿tiene peso el enfoque de género?

No es el protagonista, pero sí quiero que esté ahí presente de manera implícita. A veces sí trato de hacerlo de manera mucho más explícita; a veces lo hago de manera inconsciente, como cuando hice una foto de una chava con un montón de curitas. Yo solo quería hacer una saturación de curitas en una chera, pero al final, cuando estaba editando la foto, vi que tenía este metamensaje donde podés ver a una mujer que probablemente sufrió algún tipo de abuso, pero que está maquillada de una manera exagerada y linda… y no quería crear ese mensaje. Entonces expliqué todo esto en la fotografía y la gente lo entendió. Fue bastante lindo. 

¿Qué tipo de cuerpos te interesa fotografiar?

Todos. Sin excepción. 

Sé que hace poco estuviste en un foro sobre esto: ¿qué pensás del desnudo en la fotografía?

Que es otra manera de poder entrenarnos en esta profesión. Pero no creo [que sea] válido utilizar esto para querer hacer arte. Una foto de un desnudo no va a ser por default una foto que podás exhibir en una galería, sino que debe tener estructura, concepto, etc. 

¿Cuál es la frontera que separa presentar un cuerpo desnudo de forma artística a uno sexualizado?

Esa línea se llama moral. Y la moral está determinada primero por la sociedad en la que estás y segundo por la mentalidad de la persona que esté viendo esa fotografía. Porque te podría enseñar una pintura, incluso de una vagina que fue pintada a principios de siglo, pero vos lo vas a ver como arte, porque es una fotografía de principios de siglo. Pero si esa pintura la replicamos ahorita, se podría ver como porno que pueda aparecer en la revista Hustler. Todo depende de la moral de cada persona y del ente creador de este. 

¿Cómo te interesa retratar a otras mujeres en tus fotografías?

No tengo interés particular más que aquel en el que logren sentirse ellas mismas, pero con un nivel, como elevadas. Tampoco me gusta que se vean como estos seres etéreos, como las musas y como todas estas palabras que a veces están mal empleadas. Sino que logren verse luego en las fotografías que yo hago como los seres mortales y poderosos y llenos de muchas cualidades que son. Sin la necesidad de usar mucho Photoshop o producción. Puede ser una herramienta para que se sientan empoderadas.


Estas son algunas de las fotografías de Paula Rivera:

{"arrow":"true","pagination":"true","speed":"300","autoplay":"true","autoplay_speed":"3000","loop":"true","mode_bx":"horizontal","slide_to_show_bx":"1","max_slide_to_show_bx":"1","slide_to_scroll_bx":"1","slide_margin_bx":"0","slide_width_bx":"0","start_slide_bx":"0","ticker_bx":"false","ticker_hover_bx":"true","height_start_bx":"false","random_start_bx":"false","caption":"false"}

Deja un comentario

Your email address will not be published.