Centroamérica protesta… o no

Guatemala va para un mes de estar en la calle, protestando contra la corrupción de sus gobernantes. Honduras salió hace dos semanas a las plazas y carreteras, también a presionar al gobierno de Juan Orlando Hernández por haber financiado parte de su campaña electoral con dinero desviado de contrataciones en el seguro social de su país. La corrupción es un mal endémico en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, formado por El Salvador y los dos países ya mencionados, según lo reconocen instituciones como Transparencia Internacional, Naciones Unidas o el Departamento de Estado de Estados Unidos. ¿Por  qué, nos preguntamos en Factum, guatemaltecos y hondureños han salido a la calle en forma masiva y al parecer  espontánea -ningún instituto político o gremio privado ha aparecido como organizador de las marchas en Guate u Honduras, aunque en el caso hondureño el expresidente Manuel Zelaya ha sugerido en redes sociales que apoya a los marchistas-, mientras en El Salvador, un país con problemas similares de corrupción, la ciudadanía se queda en casa o se vuelca en anodinos reclamos cibernéticos?

Creemos, en esta revista, que las movilizaciones ciudadanas en Guatemala y Honduras son muy importantes, por lo que tienen de desafío a elites políticas aún ancladas en prácticas autoritarias del pasado reciente y ampliamente señaladas por sus actos de corrupción y de connivencia con el crimen organizado.

Igual de importante nos parece el silencio salvadoreño.

Por ello hemos abierto esta tribuna para pedir a varias voces y plumas -en principio a las de nuestros colaboradores y columnistas habituales, pero partiendo de la intención de abrir la discusión mucho más allá de ellos y de nosotros mismos- que nos den sus puntos de vista sobre estos hechos y sus opiniones sobre cómo explicarlos.

La periodista Gloria Rodríguez, salvadoreña radicada en Honduras desde hace una década, escribió un reportaje sobre las marchas en ese país. Entre otros, Gloria entrevistó a algunos de los jóvenes que convocaron las movilizaciones.

Honduras y la batalla civil contra la corrupción, de Gloria Rodríguez.

Héctor Silva Ávalos, Rafael Francisco Góchez, Julio Rank Wright, Ivonne Veciana y Erika Saldaña comparan la febril activida de protesta en Guatemala y Honduras con el silencio salvadoreño.

Para qué protestar si podemos ver al «Barza», de Héctor Silva Ávalos.

Sin fe, ya para qué, de Rafael Francisco Góchez.

Esta vez es algo diferente, de Julio Rank Wright.

Guatemala en las calles, nosotros en Twitter, de Ivonne Veciana.

Y en El Salvador, ¿cuándo?, de Erika Saldaña.

Rodrigo Baires Quezada escribe su opinión sobre qué seguirá en Guatemala tras la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, cuya presunta implicación en redes de corrupción activó las protestas en ese país.

Se fue Baldetti, ¿y ahora?, de Rodrigo Baires Quezada.

El periodista guatemalteco Luis Eduardo Barrueto también nos da su opinión sobre lo que está pasando en su país.

Guatemala, ¿una oportunidad para la democracia?, de Luis Eduardo Barrueto.

Foto principal de Marcela Hernández, en Tegucigalpa.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.