La noticia del año: en El Salvador se mata menos

El último semestre de 2019 quedará en la historia como un periodo de relativa calma en cuanto a las muertes violentas en El Salvador. El presidente Bukele lo atribuye a su plan de seguridad. Expertos en seguridad y violencia dicen que no hay elementos suficientes para creerle al presidente.

Foto FACTUM/Salvador Meléndez


Es un hecho incontrovertible: En lo que va de este siglo, nunca se había matado menos en El Salvador como ha pasado en los últimos seis meses de este 2019. El desplome de los homicidios es, sin embargo, una incógnita sin resolver. Aunque las autoridades del gobierno de Nayib Bukele atribuyen la histórica reducción de muertes violentas a la efectividad del plan Control Territorial, existen elementos que lo ponen en duda.

Según estadísticas oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), la tendencia a la baja en los homicidios tiene su origen en el segundo trimestre del 2016, fecha que coincide con la aprobación de las llamadas “Medidas Extraordinarias”, el plan represivo de emergencia que aplicó el gobierno anterior ante el alza histórica del año anterior. El 2015 dejó a El Salvador con un promedio de 103 homicidios por cada 100 mil habitantes, una tasa nunca antes alcanzada en la historia reciente del país.

Las medidas extraordinarias consistieron en reforzar la represión dentro y fuera de las cárceles con prácticas que saltaron indistintamente entre lo legal y lo ilegal. En las cárceles, organismos internacionales, como la ONU, calificaron de inhumanas las condiciones de encierro en que permanecieron los privados de libertad, mientras que en las calles hubo un repunte de ejecuciones extrajudiciales disfrazadas de enfrentamientos policiales.

Hasta antes de las medidas extraordinarias, es decir, en los primeros tres meses del 2016, la PNC reportó promedios diarios de 23.8, 23.7 y 20.3 homicidios, respectivamente, entre enero y marzo. Desde esa fecha, la tendencia continuó a la baja hasta llegar a 9.1 homicidios diarios en enero y 7.5 para febrero de 2019. En los dos meses siguientes se registró un leve incremento con cifras de 10.8 en abril de 2019 y 9.2 en mayo, según cifras de la PNC y Medicina Legal.

A partir de junio, y con la entrada del gobierno de Nayib Bukele, la tendencia a la baja en los homicidios se agudizó. Los promedios diarios durante los últimos cinco meses no han superado los 5 homicidios cada día.

La cifra de cinco homicidios al día es incluso menor que la reportada en los meses que duró la tregua entre el gobierno del expresidente Mauricio Funes y las pandillas, descubierta en marzo de 2012, un pacto bajo la mesa que buscó la reducción de homicidios a cambio de beneficios principalmente para los pandilleros en las cárceles.

Aunque el quiebre en la tendencia a la reducción de los homicidios coincide cronológicamente con la entrada del nuevo gobierno, expertos en el tema consultados por Factum destacan que no existen elementos suficientes para concluir que esto se deba a resultados de la nueva estrategia de seguridad, pues la consideran repetitiva a otros planes represivos antes implementados.

Plan Control Territorial no es tan creíble para expertos

Según tres expertos en violencia consultados por Revista Factum, existen elementos contundentes para descartar la supuesta efectividad del plan “Control Territorial” como el verdadero detonante del desplome de homicidios. Entre estos elementos destacan tres: Que el verdadero control en los territorios lo siguen manteniendo las pandillas; que la mayor disminución de homicidios se da en municipios donde no se ha aplicado el plan del gobierno; y que los otros actores de la violencia en El Salvador (grupos de exterminio y policías) también han bajado su nivel de letalidad.

El periodista Edwin Segura, jefe de LPG Datos, la unidad de investigación social de La Prensa Gráfica, dijo a Factum en una entrevista para el podcast El Pelo en la Sopa (EPS) que “la reducción de los homicidios no comenzó en junio del 2019 sino que se puede observar desde el 2016 en general y desde abril de 2019 en particular. Yo no diría que es una reducción coincidente con la entrada del nuevo gobierno que comenzó en junio del 2019”.

El investigador también dijo que la reducción más significativa sí se da con la entrada del nuevo gobierno en el que se alcanzaron promedios históricos, como el de octubre de este año en el que se llegó a un promedio de 3.6 homicidios diarios.

Segura matiza, sin embargo, que el plan Control Territorial se está aplicando, según el gobierno, principalmente en 16 municipios, los cuales abarcan el 33.7% de la población salvadoreña. Esos municipios, para el año 2018, fueron generadores únicamente del 34.8% de los homicidios, y aún bajo la aplicación del nuevo plan, por lo cual no es coincidente decir que la reducción a nivel nacional se debe al “control” en dichos municipios.

Para la investigadora académica Jeannette Aguilar, hay al menos tres fuentes que durante los últimos cinco años han nutrido las cifras de homicidios en El Salvador: las pandillas, los grupos de exterminio y la policía, a través de enfrentamientos armados con pandilleros.

Aguilar afirma que la reducción de los homicidios en los últimos meses solo ha podido darse a partir de un repliegue de varios de los actores de la violencia, y no solo las pandillas. “En este contexto, la hipótesis más plausible es que hay un acuerdo a alto nivel para reducir la violencia letal en El Salvador”, aseguró a Factum.

Según el antropólogo Juan José Martínez, experto en pandillas, la afirmación de que la Policía tiene el control en los territorios con el nuevo plan del gobierno es falsa. “La gente que vive en Las Margaritas, Ayutuxtepeque, Mejicanos, San Ramón (colonias con fuerte presencia de pandillas) sabrán que hay cosas que no pueden hacer, como llamar a la policía, no pagar la extorsión o caminar a ciertas horas en las calles”, dijo a EPS.

Los expertos además señalan que el principal objetivo del plan “Control Territorial” era disminuir las extorsiones en los municipios donde supuestamente las pandillas obtenían más recursos; sin embargo, según datos de la Fiscalía General de la República, las denuncias por extorsiones, lejos de bajar, han incrementado durante 2019.

El presidente Bukele, por su parte, ha sostenido en reiteradas ocasiones que la reducción de los homicidios se debe a la aplicación de su plan y que bajo ninguna lógica negociará con pandillas. Durante los primeros meses de su gobierno, lanzó mensajes a través de campañas publicitarias y a través de su cuenta personal de Twitter en la que pidió a los pandilleros bajar los homicidios a cambio de darles “un rayito de sol” a los pandilleros en las cárceles. Sin embargo, el mismo Bukele ha dicho que el 90% de su plan de seguridad es secreto.

El 18 de julio, luego de un momentáneo incremento en los homicidios, el presidente tuiteó: “El Estado debe cumplir con su deber y el Presidente con su palabra. Si los homicidios vuelven a subir, volveremos a decretar emergencia máxima”. Sin aclarar en qué momento o a quién dio su palabra en el acuerdo señalado.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.


Deja un comentario

Your email address will not be published.

1 Responses to “La noticia del año: en El Salvador se mata menos”

  • Qué patética noticia, queriendo engañar a la población. ¿Acaso les cuesta entender que ya no pueden engañarnos? Ese tipo de ”Escritos» solo pásenselo en correo electrónico entre gente ardida que ya no puede hacerle más daño a la población como ustedes.