«Mindhunter» o cómo crear bandas sonoras icónicas

673 Vistas |  1

La música es un vehículo poderoso de emociones e ideas. «Mindhunter», el thriller investigativo de Netflix, no sería lo mismo sin la cuidadosa selección musical que le acompaña, una mezcla de temas intrigantes, propios de su época, bajo un criterio inusual y atractivo. A raíz del éxito de la segunda temporada, vale la pena analizar las cinco claves que vuelven su universo sonoro tan memorable.


Una parte imprescindible para ambientar el universo de una serie es crear y seleccionar los sonidos que amplificarán las emociones de los protagonistas. «Mindhunter», el thriller investigativo creado por Joe Penhall y producido por David Fincher, cumple esta tarea y la supera. En una labor de equipo, la serie no solo ha seleccionado música fiel a la época de los hechos y ambientes originales de tensión; ha logrado, además, crear una identidad sonora inconfundible y emocionante.

¿Pero cómo se logra el balance perfecto para llegar a este punto? Aquí están las cinco claves de «Mindhunter» para crear una banda sonora icónica, al ritmo de la música de la segunda temporada.

Uno:  asocia un género específico

«Mindhunter» cuenta la historia de personas que rompen lo establecido en su campo, que se adentran a la oscuridad de la psique humana. Tiene lógica que la banda sonora esté llena de new wave y art rock, géneros experimentales que mezclan corrientes musicales desde lo saturado e innovador hasta la melancolía minimalista. Género y obra quedan unidos sin remedio.

[Ejemplos: «In every home a heartache» (Roxy Music) y «Intruder» (Peter Gabriel)]


Dos: usa canciones conocidas, pero no gastadas

Cada época tiene su grupo de artistas emblemáticos. No usarlos para representar ese momento en la historia sería una movida imprudente. Aún así, no hay necesidad escuchar el hit número uno de siempre. Un tema nuevo intriga y sorprende, le agrega riqueza a lo que toca sin perder el contexto de los hechos.

[Ejemplos: «Tusk» (Fleetwood Mac) y «Hell is for children» (Pat Benatar)]


Tres: elige artistas de vanguardia

Una serie disruptiva, que introduzca ideas provocadoras, no puede estar ambientada con melodías blandas. No hay nadie mejor capacitado para contar estas historias que los pioneros sonoros del momento. Ya sea en escenas clave o discretamente desde la radio, su presencia es auténtica y enriquece a los personajes.

[Ejemplos: «Grace Jones» (Warm Leatherette) y «Ashes to Ashes» (David Bowie)]


Cuatro: presenta gustos fuera del mainstream

«Mindhunter» tiene cierres agridulces y confusos de sobra. Una manera de empapar de estas emociones perturbadoras al espectador es a través de artistas inusuales, a la orilla de los gustos generales. Una canción cruda puede marcar diferencia entre el melodrama y el dolor genuino.

[Ejemplos: «Marianne faithfull» (Guilt) y «Cease To Exist» (Charles Manson)]


Cinco: haz referencia a samples familiares

La música es un ciclo. Los grandes éxitos de ahora fueron inspirados o incluso construidos con base en los ritmos del ayer. Reconocer algo del presente en el pasado crea anclas emocionales, además de ser amigable con las generaciones más jóvenes.

[Ejemplos: «Where’s your head at» (M.E. Gary Numan) y  «Whatever We Want» (Havana Brown)]


Deja un comentario

Your email address will not be published.