Los «rookies», un espacio para nuevas voces

Un año de Factum. Y los que vienen. En esta edición de primer aniversario les dejamos una nueva sección, una que nos ilusiona mucho, a la que hemos llamado Los «rookies», que es un espacio para escritores novatos, jóvenes a los que por arrogancia, ignorancia o simple desidia las viejas generaciones han negado espacios de expresión. Esta sección es de ustedes, jóvenes, salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, centroamericanos, que tienen algo que decir sobre nuestros países, nuestros pecados, o sobre nuestras esperanzas.

Cuando abrimos este espacio que se llama Revista Factum, a finales de octubre de 2014, lo hicimos sobre varias ideas digamos fundacionales, las cuales enumeramos en el «Quienes somos» que hemos tenido colgado en el sitio estos 12 meses: contar lo que no funciona; hablar de los problemas más graves y urgentes del país y la región, de los que se suele hablar poco o mal; hablar de las expresiones de arte, cultura y entretenimiento que nos rodean; o de las migraciones que nos dan forma como nación, como territorio, ese al que hoy suele llamarse Triángulo Norte. Hubo, desde el principio, otra idea fundacional a la que por las prisas de cierres, por el afán de hacer buen periodismo con muy pocos recursos a mano, o porque, como en todo cuerpo de redacción, siempre había algo urgente que mandaba al archivo algo más importante, no terminamos de convertir en sección este año que pasó.

Esa idea siempre tuvo un nombre, la llamamos los «rookies» desde una de las primeras reuniones en un apartamento de San Salvador en el que nació esta publicación que hoy leen; se trataba de crear un espacio para plumas y voces de jóvenes salvadoreños y centroamericanos que nacieron en los últimos años del milenio pasado, que vivieron los estertores de las guerras civiles de los 80 y los procesos de paz de los 90 y que han crecido en sociedades fragmentadas aún por la pobreza y la desigualdad y saqueadas por las generaciones de políticos nacidos de aquellos conflictos y, en general, transformadas en elites para las que el bien común es, si acaso, una idea sin mucho sustento en la tenebrosa realpolitik centroamericana,

Hoy, muchos de esos jóvenes han despertado: en Guatemala y Honduras desafiaron al poder, se tomaron las calles y empezaron a pedir acciones contra la cleptocracia de unos y otros, de izquierdas y derechas. No es poco en ciudades como Guatemala, Antigua, Tegucigalpa o San Pedro Sula, donde hace no más de 20 años hacer eso significó, muchas veces, que las vidas de los jóvenes nunca trascendían su juventud porque esos poderes perversos solían aniquilarlas.

En El Salvador la calle es más apática, pero las voces están ahí, y empiezan a escucharse fuertes y claras. En esta primera edición de Los «rookies» -el término, inglés para «novatos», es una licencia que nos concedemos dada nuestra afición por el deporte y, sobre todo, nuestra esperanza de que a este mosaico se unan muy pronto las voces de jóvenes estadounidenses descendientes de centroamericanos que han hecho de la lengua de Shakespeare su segundo idioma-, escriben tres mujeres y un hombre, todos salvadoreños.

Las voces, las letras de Claudia Ortiz,  Adela Lemus, Raúl Yanez, Claudia Santacruz y Susi Galdámez son claras, coherentes, articuladas. Sus ideas son, con mucho, más atractivas y pertinentes que las de buena parte del catálogo que puebla los espacios tradicionales. Sus voces son muy necesarias. Es un orgullo que escriban aquí.

Encuéntralas a continuación:

– “Es que todos roban, pero unos más que otros”, por Claudia Santacruz
– «La conciencia en gestación», por Claudia Ortiz.
– «Corruptópolis», por Adela Lemus.
– «Racionalidad comunicativa para disminuir la violencia», por Raúl Yanes.
– «Sistema educativo: bachilleres intelectualmente deficientes», por Susi Galdámez.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.