A propósito de la reelección y de la Constitución de 1962

No cabe duda, pues, que el vicepresidente Félix Ulloa quiere verle la cara al pueblo salvadoreño. Increíble de alguien que una vez fue abanderado de las causas justas y que ahora se ha quedado en su triste rol de abogado del diablo.