¿Quién pierde si El Salvador se convierte en un país de asilo?

El Salvador no tiene capacidad ni recursos para procesar de forma oportuna solicitudes de asilo. Recibir a refugiados es una gran responsabilidad que implica suplir necesidades y cumplir derechos que ni siquiera están cubiertos para los salvadoreños.