Las aficiones de Águila y Dragón se dieron cita en el Estadio Cuscatlán desde tempranas horas del domingo 29 de mayo. Ambos aportaron el color e ímpetu de trasladar a la capital salvadoreña un carnaval futbolístico. Esto con motivo de la final del Torneo Clausura 2016.


Los aficionados mitológicos no sufrieron muchas transformaciones en su forma de alentar a su equipo. Al minuto 38 del primer tiempo Wilman Torres (luego de recibir un pase de Jackson De Oliveira) marcó el único gol del encuentro, con lo que Dragón terminaría coronándose como el nuevo monarca del fútbol salvadoreño.

La alegría que traían los aficionados aguiluchos poco a poco se fue transformando en impotencia y frustración. Al llegar el pitido final, un silencio incómodo sobrevoló los tendidos populares. Por las mejillas de muchos hinchas aguiluchos rodaron lágrimas y lanzaban ultrajes a su equipo, al mismo tiempo que un reducido sector del estadio se mantenía inmóvil en espera de ver a su verde equipo levantar la copa.

Estas son las imágenes que dejaron ambas aficiones…

Deja un comentario

Your email address will not be published.