«Le estamos recordando sus palabras al señor presidente»

Ocho sindicatos del Seguro Social han cerrado filas para frenar las reformas a la Ley del ISSS que está impulsando la dirección. Señalan que son inconsultas y que buscan monopolizar el poder en la dirección para temas claves como compras. La protesta pública que han emprendido busca recordarle al presidente Bukele que ofreció pluralidad y participación en la toma de decisiones, según explica el secretario de sindicato de médicos del ISSS.

Fotos FACTUM/ Gerson Nájera


La directora del Instituto Salvadoreño del Instituto Salvadoreño del Seguro Seguro Social (ISSS), Mónica Ayala,  presentó una propuesta de reformas  a la Ley del ISSS el viernes 20 de agosto, y tres días después se echó para atrás y las retiró de la Asamblea Legislativa. La propuesta no fue consultada con ninguno de los ocho sindicatos de la institución y buscaba, entre otras cosas, concentrar en la dirección el poder que ahora está dividido entre varios sectores que conforman el consejo directivo.

El Sindicato de Médicos y Trabajadores del Instituto Salvadoreño Seguro Social (SIMETRISSS) fue uno de los que rechazó públicamente las reformas propuestas. El médico internista Rafael Aguirre, secretario general de este sindicato, habló con Revista Factum sobre la iniciativa gubernamental.  El principal reparo del sindicato de médicos es que fue inconsulta y busca dejarle a la dirección del ISSS todo el poder para tomar decisiones. Aguirre cree que la conformación heterogénea que tiene el consejo directivo actual, la máxima autoridad de la institución, ha impedido que ocurran algunas cosas, como la compra de un vehículo de 70 mil dólares que solicitó la directora de la institución para su uso.

El secretario de SIMETRISSS recuerda que el presidente de la República, Nayib Bukele, ofreció una nueva manera de hacer política: involucrando a todos los sectores en decisiones importantes. La protesta que han emprendido los sindicatos del ISSS es una manera de recordarle al mandatario sus palabras de campaña, explica.

«Al ir viendo que cada actividad, cada acción está prácticamente imitando a las prácticas del pasado, no nos queda más que recordarles por qué sucedió eso», afirma el médico.

El ISSS da cobertura a 1.8 millones de salvadoreños, en su mayoría trabajadores formales. Los doce años de experiencia en medicina interna, donde consultan los hipertensos y diabéticos, le permiten a este médico señalar que las reformas buscan que el ISSS funcione como el modelo de salud estadounidense donde recibe mayor atención médica quien paga más y quedan relegados los que pagan menos. 

En esta entrevista también habla de la situación actual del Seguro Social y de la mala atención a los derechohabientes que se ha perpetuado:  los médicos generales tienen 9 minutos para cada paciente, y la situación se complica aún más si la consulta es con un especialista. «Les entregamos un diagnóstico situacional del Seguro Social y cómo poder sacar adelante esas situaciones de citas largas, de cirugías largas y de mala atención al derechohabiente. Pero se hacen los oídos sordos siempre que las presentamos», señala.

¿Por qué señalan que la propuesta de reformas a la Ley del Seguro Social fue inconsulta y antojadiza?

En ningún momento fuimos invitados, ni organizaciones sindicales, ni organizaciones profesionales, ningún tipo de trabajador fue invitado a conocer de las reformas, ni mucho menos a participar en el análisis de estas. Primero, antojadizas, porque salen de una forma sorpresiva el día viernes 20 de agosto presentando una reforma que iba a traer mejoría para la atención del derechohabiente y que va a haber una recuperación de la mora patronal, pero realmente no presentaban el análisis como tal y eso fue lo que se le cuestionó. La directora desde el viernes cerró todo canal de comunicación con todas las organizaciones, tanto STISSS como SIMETRISSS. Cierra el canal de diálogo para poder preguntar, cuestionar qué está sucediendo acá y, pues, nos vemos en la obligación de buscar por otros medios esas reformas. Es así como el día sábado por la mañana las logramos conseguir y empezamos el análisis. Desde el artículo 1 hasta el artículo 15 lo único que corresponde es quitarle el poder al consejo directivo y otorgarse en el pleno a la dirección y a la subdirección. 

Se sigue relegando al sector médico, en la pandemia lo hemos visto. El sector profesional, médico y científico ha quedado relegado en la toma de varias decisiones técnicas. Esto ocurre en un momento cuando hay un discurso en el que a los médicos se les llama héroes…

Realmente suma al mensaje que se le envía a la población, porque definitivamente es el no permitir ese análisis técnico de las diferentes situaciones, pues recuérdese que el Seguro Social se caracterizaba por tener los mejores especialistas, por tener la mejor tecnología, por tener la medicina de avanzada y, lastimosamente, hoy por hoy la burocracia en la cual se somete el Seguro, la cual se somete todos estos procedimientos, ha hecho que nosotros retrocedamos en lugar de seguir avanzando. Claro, han habido excepciones, como en el caso de oftalmología, pero allí yo tengo un microscopio electrónico para poder hacer cirugías de avanzada que se hacen en países del primer mundo, pero no tengo los oftalmólogos que lo manejan y los oftalmólogos que aún han quedado están contratados pocas horas y realizan una o dos cirugías por semana. Entonces, esa es la situación y no los toman en cuenta.

Nosotros les hemos hecho llegar en infinidad de veces soluciones a todos los problemas. Es más, les entregamos un diagnóstico situacional del Seguro Social y cómo poder sacar adelante esas situaciones de citas largas, de cirugías largas y de mala atención al derechohabiente. Pero se hacen los oídos sordos siempre que las presentamos. 

Usted hablaba en una entrevista  de que los especialistas en oncología tienen una meta, pero que hacen más de esa meta para tratar de sacar las consultas atrasadas.

El Seguro Social tiene los reglamentos de consulta externa, por ejemplo. El médico general tiene la obligación de ver 5.5 pacientes por horas. Eso quiere decir que yo al médico general como Seguro Social le otorgo nada más 8.5 a 9 minutos por paciente para que los atienda, pero en eso también tenemos que ver el llenado de recetas, el llenado de boletas y si yo necesito que esta persona sea evaluada por un especialista y lo necesito referir, tengo que llenar las referencias y tengo que llenar todas las exigencias que se pide. En ningún momento, yo defiendo un maltrato a la gente, pero sí pido la comprensión, que si el médico no es capaz de levantar a veces la vista, no es porque no le quiera ver, sino porque está llenando todos esos papeles. Es lamentable que en pleno siglo 21 continuemos llenando esa gran cantidad de papeles cuando tenemos toda la tecnología a la mano para solamente mandar a imprimir y poder dedicar más tiempo al derechohabiente. Ese es el médico general. 

El médico especialista sólo tiene que ver cuatro pacientes por hora. Son quince minutos por paciente, igual que el subespecialista. Lastimosamente alguien que desarrolle una leucemia tiene que ser visto por el hematólogo que solo puede ver cuatro pacientes por hora, pero como aquí está concentrada la subespecialidad de cáncer de todo el país. Solo aquí yo tengo oncólogos y hematólogos y el otro lugar es San Miguel, pero allá solo tengo un oncólogo, un hematólogo para todas las zonas de Oriente y para acá la zona central y occidental. Quiere decir que aquí yo veo una cantidad exagerada de pacientes con estas enfermedades. ¿Qué es lo que pasa? Se cubren los cupos y entonces los pacientes van quedando rezagados. Ya no lo ven al mes, dos meses, tres meses, sino que la cita viene saliendo a los cuatro o seis meses.

 ¿Cómo una persona con leucemia va a esperar seis meses para que le vea un hematólogo? Inconcebible. Lo que hacen los compañeros es que se ponen sobrecupos y en lugar de ver cuatro pacientes por hora, ven seis por hora. Ven siete por hora. Tienen que estar allí y a esos pacientes tiene que llenarse toda la papelería y todo lo demás. Hasta hace como 15 días fue que empezaron a colocar el expediente electrónico en las diferentes clínicas.  Todavía no se ha completado, pero eso permite que ya el médico no esté llenando boletas. todos los médicos que damos consulta externa nos ponemos siempre sobrecupos para tratar de paliar un poco la situación de las citas largas. El problema es que ya no me cabe el  paciente 15, ya no me cabe el 16 y es en ese momento es que lastimosamente la población empieza con el malestar, y con mucha lógica.

Rafael Aguirre, secretario general del SIMETRISSS. Foto FACTUM / Gerson Nájera

En el comunicado  que emitieron hablan de que la propuesta de reforma socava la precaria situación de los pensionados. ¿Por qué?

Actualmente el porcentaje de descuento para que goce del Seguro Social es del 6 %, entonces una persona que tiene una pensión de $70 le descuentan $5. Hoy con el incremento, a pesar que tienen que gastar en otro montón de cosas, pero en lugar de disminuir la cuota del ISSS porque me la aportó durante mucho tiempo atrás, lo que le tocó fue elevársela. Entonces en lugar de que el pensionado pague $5, les va a tocar pagar $8 por el mismo servicio al Seguro, porque en ningún momento se dice que se le va a poner en un régimen especial o algo por el estilo. Eleva, entonces, el gasto que él debe hacer de pago del Seguro Social para recibir la misma atención. 

¿Qué opina de que 15 artículos propuestos van encaminados a quitarle poder al consejo directivo y dárselo a la dirección que cumple órdenes directas del Ejecutivo?

Obviamente estamos en desacuerdo total. Sabemos que las instituciones como el Seguro Social se ven gobernadas por un consejo directivo tripartito, esto es un convenio de la Organización Internacional del Trabajo, el Convenio 144, al cual El Salvador está suscrito y tiene que cumplirlo. Claramente dice que el Gobierno tiene que gestionar de forma eficaz la comunicación entre las tres parte que lo conforman, pero si yo le doy el 60 % o el 70 % del poder al consejo directivo y dejo solo con el 30 % a los demás para que puedan cuestionar, debatir y tomar decisiones realmente no estoy haciendo nada efectiva la comunicación. Simple y sencillamente la mayoría que esté va a tomar la decisión de lo que sea que se le presente y es continuar sin tomar en cuenta la opinión de los demás. Sobre todo porque en la nueva configuración del consejo directivo quita al Colegio Médico, quita a la Sociedad Dental y disminuye la participación del empresariado. 

¿Cómo funciona el consejo directivo en la actualidad?¿Qué fiscaliza?

El consejo directivo es la máxima autoridad dentro del Seguro Social. No hay ninguna decisión, erogación de fondos de planificación, que no ocurre sin que el consejo directivo dé su aval. Toda aquella inversión de fondos arriba de $500 dólares tiene que ser conocida por el consejo directivo y actualmente está conformado por representantes de los Ministerios de Salud, Economía, Hacienda y Trabajo. Por parte del sector empleador eran dos representantes, de la empresa privada. Está el Colegio Médico, la Sociedad de Odontólogos, la directora (del ISSS) y el presidente del Consejo que es el ministro de Trabajo. El Ministerio de Trabajo tiene doble voto, doble representación. 

 ¿Cuáles han sido los acuerdos más importantes a los que ha llegado este consejo heterogéneo?

Allí es donde se aprueba el presupuesto. Los gastos según la distribución de la administración y la planificación hecha por la dirección, ellos aprueban o modifican las erogaciones en los diferentes rubros. Por ejemplo, el caso que nosotros ponemos: se está haciendo la gestión para compra de ambulancias nuevas para la institución, pero dentro de ellas la directora Mónica Ayala había introducido la compra de un vehículo de lujo valorado en $70 mil dólares para su transporte, teniendo el instituto tanta necesidad de ambulancias nuevas. Bueno, si usted se diera un paseo aquí por el Médico Quirúrgico viera prácticamente que de las 12 ambulancias que tenemos, 10 están en mal estado y aún así las estamos utilizando. Entre esas situaciones necesitar un vehículo de lujo nuevo para la dirección no es congruente.  

Se le cuestionó en el consejo y le bajó a $49 mil dólares, pero aún así persistió con la compra de ese vehículo; eso se ha parado por esa situación quieren que la compra de ambulancias se haga aparte de la compra del vehículo para la dirección. La excusa de la directora es que el vehículo a cargo para transporte de ella es un vehículo del 2005 y que ya no cumple con las expectativas de seguridad que ella necesita; a lo cual pues, obviamente, tanto transporte que tiene el Seguro, tiene camionetas, tiene vehículo sedanes, tiene pick ups, tiene microbuses, ya tiene una infinidad de transporte adicional del cual ella puede utilizar, si es que no quiere utilizar su vehículo personal para eso. 

En la conferencia de prensa que usted dio junto a  otros sindicalistas el pasado lunes 23 de agosto también mencionaba un viaje de la directora a Las Vegas…

Sí, es correcto. Eso está en las actas (del consejo directivo). El día primero de junio ella viajó a Las Vegas en misión oficial, hizo un tour por los Estados Unidos, visitó tres ciudades y terminó en Las Vegas. Y fue con el objetivo de supuestamente dar promoción al Seguro Social para los hermanos lejanos. Y ese es el punto, en medio de la pandemia qué tiene que estar haciendo ella con esa promoción, si lo que necesitamos es que esté aquí liderando el barco. De más o menos de abril para acá, nosotros no la hemos visto en ninguna actividad, en alguna reunión, en ninguna participación más que las que hace al llegar a un hospital, tomarse la foto y retirarse. 

No la hemos visto en nada más. Nosotros la hemos invitado, le hemos solicitado reuniones y quien no recibe es la subdirectora. Entonces, al ver este tipo de situaciones, uno piensa: bueno, se ha recluido para estar planificando cuestiones, pero vemos que no, que sale de viaje. Y el resultado de ese viaje fueron 50 cajas mortuorias y 50 mortajas. Y uno dice: cuál es el beneficio de un viaje. Obviamente los gastos en el vuelo, los gastos de la comitiva, los gastos de estancia para que traiga eso. 

¿Por qué el tema de las reformas de la Ley del Seguro Social debe interesarle a toda la población? ¿Por qué es un tema de país?

Es un tema que debe importarle a la población, no solamente el punto del pensionado, claro, el pensionado es importante, pues es la persona que estuvo manteniendo el Seguro Social por todo ese tiempo laborado. Estamos hablando de que personas ya en la actualidad, la reforma de ley habla de que yo como usuario del Seguro Social necesito medicina preventiva o medicina curativa, yo voy a estar sujeto a un marco regulatorio en el cual me establece portafolio de servicios. Cuando yo hablo de eso le estoy diciendo que el cotizante, el que me paga el 100 % de la cuota, va a tener derecho al 100 % de la atención. Si yo necesito una intervención quirúrgica de $50 mil dólares, el Seguro Social me la va a cubrir y no hay ningún problema, por la cuota que yo estaba pagando. Entonces acuérdese que aquí tenemos beneficiarios de empleado y beneficiarios del cotizante, entonces ellos van a tener una cobertura menor a la que el cotizante la tiene, a menos que el cotizante pague algo más. Entonces allí prácticamente vamos a tener un seguro médico como en Estados Unidos, que así como es la cuota así es la cobertura que uno tiene. 

Pero estamos hablando de que somos un país donde tenemos alta tasa de incidencia de diabetes e hipertensión. La insuficiencia renal genera la inversión de $ 45,000 dólares al año por paciente, entonces es un gasto elevado. Cómo voy a hacer para cubrir a ellos si al final van a segmentando a la población, y si empezamos a hacer esto en lo que va a terminar es diferenciando las cuotas. Y, obviamente, entonces el que paga más va a recibir más, y el que no puede pagar va a tener que sujetarse a lo que le den. 

Se convertiría en un sistema desigual y pierde la concepción de seguridad social…

Es correcto y pierde los objetivos por el cual nació y según los convenios firmados por la OIT y por todas las demás organizaciones internacionales. Completamente transgreden los convenios. 

En las propuestas de reforma también se habla del cierre de empresas o microempresas por mora en las cuotas. En un contexto de crisis económica, después de una pandemia, esta medida afectaría la economía…

Esto es igual que lo que han hecho con las propuestas de las alzas de las multas al conducir. ¿Cuál es el objetivo de una multa? No es ponérsela, es que uno se abstenga de transgredir la ley. Dijo la directora que iba a fomentar que las personas paguen, que iba a recuperar la mora, pero cuando uno ve las reformas, por ejemplo, a un empresario que caiga en mora le toca pagar dos salarios mínimos o el cierre del establecimiento. Estamos hablando de $600 para un microempresario y esa cantidad podría ser un impacto de leve a moderado, pero para un empresario mediano o para un gran empresario que solo pague $600 dólares…es multa tan pequeña. O sea, si al final pueden decir prefiero pagar los $600. Lo otro es el cierre, que al final se puede ocupar como esta empresa de quién es este fulano, cerrémosla.

¿Cuáles son las señales de privatización que observan en esta propuesta de reformas?

El artículo 1 habla que el Instituto administrará la seguridad social, ya no es el ente que la gestionará, ya no es el ente que la dará, sino es el ente que la administrará. El artículo 26 habla que el Instituto está obligado a garantizar la atención del derechohabiente en todo lo que necesite y que para que esto suceda y para que no haya duplicidad de trabajo, él va a poder entablar convenios con diferentes entidades públicas, dígase Hospital El Salvador, Bloom, pero, y eso es lo que no estaba en la ley anterior, entidades privadas. Cualquier hospital y cualquier aseguradora se entablaría un convenio con él para que atienda a un grupo poblacional y así irlo segmentando. 

¿Cómo se volvieron a poner de acuerdo ocho sindicatos del Seguro Social?

Definitivamente es la coyuntura de ver que una sola persona iba a ostentar todo el poder del Seguro Social, que ella tenía la capacidad de cualquier momento hasta prácticamente despedir a alguien sin que haya  un proceso y sobre todo de que está pensando en tocar el dinero de la reserva técnica, un dinero necesario para que el Seguro Social se mantenga. Eso garantiza completamente que el seguro nunca va a caer en quiebra. Pero si se empieza a tocar entre comillas para hacer hospitales, qué es lo que va a pasar el día de mañana. Sobre todo porque entre el 2016 y el 2018, el que era el director en ese momento, el doctor Ricardo Cea Rouanet capitalizó el Seguro Social y vendió así por así el 20 % de las acciones del Seguro para cuatro o cinco años. Quienes lo compran, quienes adquirieron ese 20% sí lo desconozco. 

¿Cuál fue el objetivo de la comitiva de trabajadores que ingresó a la Asamblea Legislativa el pasado martes 24 de agosto?

Vimos que después de la conferencia de prensa, la directora se acercó a la Asamblea Legislativa a retirarla (la propuesta de reformas), pero el problema es que en el mismo comunicado que ella expone en redes sociales dice “retiro las piezas, pero para robustecerla, cambiarle ciertas y volverla a presentar nuevamente”. Ese no es el objetivo que nosotros buscamos.  Nosotros buscamos que esto sea consensuado, sea una reforma de ley apegadas a los tiempos modernos, pero también apegada al derecho a la salud del pueblo salvadoreño y a los derechos laborales. 

El comunicado que compartieron con ocho sindicatos inicia diciendo que hace dos años y seis meses fue elegida una nueva forma de hacer política. ¿Qué trataron de transmitir? ¿No cree que iniciar con esa frase fue empezar como disculpándose?

Definitivamente el punto de partida de todo, la algarabía y todo lo que ha habido hasta ahorita de la aplastante victoria y todo lo demás que pasó a nivel político por parte de Nuevas Ideas y por parte del presidente Bukele, pues esto no es por el presidente, no es por un partido, es por la nueva forma de pensar que tiene la población que ya estaba cansada de la misma situación, que estaba cansada de que le estuvieran haciendo madrugonazos, estaba cansada de una política de puertas cerradas, estaba cansada de que no se le tomaran en cuenta.  Viene ahora entre comillas una nueva persona, abre la perspectiva, la esperanza y todo lo demás, cambia esa forma aparentemente de hacer política, y entonces vuelve nuevamente esa ilusión al pueblo salvadoreño y a todos los demás de que las cosas pueden ser diferentes. Pero al ir viendo que cada actividad, cada acción está prácticamente imitando a las prácticas del pasado, no nos queda más que recordarles por qué sucedió eso. Entonces, le estamos recordando al presidente que lo que buscó en ese momento la población salvadoreña es una nueva forma de hacer política. Y por eso, las palabras claves son horizontalidad plural y participativa. Y eso el presidente lo ha dicho a diestra y siniestra antes de ser elegido, que él buscaba que el movimiento suyo fuera horizontal, plural y participativo. Estamos recordando sus palabras al señor presidente. 

¿Fue difícil ponerse de acuerdo con Ricardo Monge, quien ha mostrado desde el inicio de la de este gobierno, simpatía por el oficialismo?

No, en ningún momento, todos estuvimos de acuerdo en esta situación. La participación de trabajar juntos nace aún desde lo que era la negociación del contrato colectivo, porque aún a principios de junio empezamos la negociación. Entonces, nosotros hicimos los cabildeos y fuimos incluidos en la negociación como una mesa técnica. Nosotros como SIMETRISS participamos para todas las cuestiones médicas y en salud nosotros poder tener una participación y nuestro punto de vista; es así como logramos ir platicando con ellos. Las barreras se fueron quitando entre ambos sindicatos y logramos congeniar. Al ver esta situación no dudamos en participar juntos y obviamente pedirle a los demás sindicatos que se unieran. 

 

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.