La autoridad que regresa: ¡Alégrate, estamos perdidos!

La autoridad sigue el siguiente patrón: se revela primeramente como coacción (¡obedece!), regresa como autocensura (¡prefiero no tener que (…)!) y finalmente se resuelve como farsa (acato para protegerte de mí).