El jueves 27 de abril de 2016, el excoronel Guillermo Alfredo Benavides, graduado como oficial en 1966 y parte de La Tandona, revivió lo que en 1991 pasó durante el juicio en su contra, donde fue procesado como el único oficial de alto rango por la masacre de los jesuitas, cometida en noviembre de 1989. Veintitrés años después que una Ley de Amnistía lo dejara en libertad, su rostro aparece de nuevo en los noticieros locales e internacionales y es la primera ocasión que es visto por los medios después que fuera detenido el pasado 5 de febrero junto a tres militares más.


 

Foto 1
Los militares detenidos el pasado 5 de febrero en la Colonia Militar (atrás del Estado Mayor) llegan al edificio A del Centro Judicial Isidro Menéndez en San Salvador. El coronel Guillermo Benavides junto a los soldados Ángel Pérez Vásquez y Antonio Ávalos bajan del carro policial, procedentes de las bartolinas de la PNC de Tránsito.

Foto 2
El coronel Guillermo Benavides junto a los soldados Angel Pérez Vásquez y Antonio Ávalos caminan por los pasillos del Centro Judicial de San Salvador, procedentes de las bartolinas de la PNC de Tránsito, al Juzgado Primero de Paz.

Foto 3
El coronel Guillermo Benavides (al fondo) junto a los soldados Angel Pérez Vásquez y Antonio Ávalos (centro), esperan en las sillas del pasillo al lado del Juzgado de Paz de San Salvador, donde se les notificó sobre la Solicitud de Extradición que pide la Audiencia Nacional de España.

Foto 4
Un grupo de ex combatientes del ejército y de la ex-guerrilla del FMLN, protestan en la Plaza Salvador del Mundo, pidiendo que se extradite a los militares implicados en el asesinato de los seis sacerdotes jesuitas en 1989.

Foto 5
El pasado 25 de febrero, a veinte días de la captura de los cuatro militares salvadoreños, los hijos de los coroneles que tuvieron el mando durante la guerra civil, hicieron una marcha para exigirle al gobierno de España. por medio de su embajada, que no se meta en la soberanía de El Salvador.

Foto 6
Ana Bustillo, hija del ex general Bustillo, porta una bandera de El Salvador, el pasado 25 de febrero, durante una marcha que llegó a pocas cuadras de la Embajada de España, en la colonia San Benito. Ellos piden que se respete la resolución del 2012, y que dejó libres de cargos a los militares acusados de la masacre de los Jesuitas en 1989.

Foto 7
Tres días después del arresto de los cuatro ex militares salvadoreños, acusados de participar en la masacre de seis sacerdotes jesuitas, los hijos de los oficiales de »La Tandona», convocaron a una conferencia de prensa, para exigir que no se juzgue dos veces a sus familiares.

Foto 8
Una familiar de uno de los ex militares de alto mando involucrado en el asesinato de los seis sacerdotes jesuitas habla en un salón de un hotel en San Salvador.

Foto 9
Guillermo Benavides hijo y Orlando Zepeda hijo (centro), durante una conferencia de prensa convocada tres días después de la detención de los cuatro militares por agentes de Interpol, buscados por la Audiencia Nacional de España por crímenes de lesa humanidad en el caso del asesinato de los seis sacerdotes jesuitas en 1989.

Foto 10
El ex diputado de ARENA, Ernesto Angulo, conversa con uno de los agentes de la UMO que resguardaban el acceso hacia la Embajada de España en la Colonia San Benito. Angulo acompañó a los familiares de los militares acusados por el asesinato de los seis sacerdotes jesuitas en 1989.

Foto 11
El coronel retirado, Sigfrido Ochoa Pérez, ha sido uno de los que apoyan que el Gobierno de España debe respetar la soberanía de El Salvador en el caso de los seis sacerdotes jesuitas asesinados en 1989.

Foto 12
Lisandro Quintanilla, el abogado defensor de los militares detenidos el pasado 5 de Febrero en la Colonia Militar, sale de una de las viviendas de uno de los capturados por INTERPOL la misma noche del operativo.

Foto 13
Lisandro Quintanilla, el abogado defensor de los militares detenidos el pasado 5 de Febrero en la Colonia Militar, fue la primera cara pública ante los medios de prensa.

Deja un comentario

Your email address will not be published.