10 momentos que marcaron a los integrantes de Akumal

Actualmente la banda salvadoreña Akumal está integrada por Melvin Hernández (teclado, guitarra y voz), Erick Chicas (guitarra y coros), Carlos Mendoza (guitarra, teclados y coros), Jonathan “El Gruego” García (bajo) y Benjamín Portillo (batería).
Akumal es, para Melvin, donde ha durado más que en un trabajo normal; para Carlos, esta ha sido su relación más duradera; y, para Erick, el punto donde decidió qué hacer con su vida.
Por motivos académicos, dos de los cinco integrantes, Erick y Carlos, viven en México. Pero en estos días están en el país para celebrar la primera década de Akumal. Aprovechando lo que últimamente ocurre solo una vez al año (tener a toda la banda en el país) pedí que me compartieran 10 momentos que consideraran los más importantes de estos 10 años.

Para Melvin Hernández:

1) «Una vez El Faro hizo una entrevista a Beatriz Alcaine (fundadora de La Luna, Casa y Arte) sobre 20 grupos que hubieran dejado su huella para la Luna, entonces entre esos grupos aparecíamos nosotros. Para mí fue algo muy importante que nos tomaran en cuenta en un lugar tan importante para la música nacional».

2) «El primer encuentro que tuvimos con Nativa Geranio ya en el escenario. Porque es una banda que nos ha influenciado un montón y es algo que buscábamos nosotros siempre. Con el paso del tiempo nos fuimos volviendo amigos, algunos de nosotros fuimos a tocar con Nativa alguna vez, ‘El Gruego’ en el bajo y yo en los teclados. Por la importancia que tiene Nativa para el rock nacional, que para nosotros está al nivel de los grandes, están parejos».

Para Erick Chicas:

3) «Cuando terminamos de grabar el Homónimo estábamos justo afuera del estudio de grabación que ya habíamos terminado. Ya habíamos hecho todo. Estaba solo de esperar que saliera el disco. Esa vez es algo que me voy a llevar conmigo para siempre, porque fue cuando dije: ‘de aquí en adelante voy a hacer música, voy a hacer todo lo posible para seguir grabando discos, tocando y haciendo todo lo que tenga que ver y llevarlo hasta lo más que se pueda’.

4) «La presentación del Homónimo en La Luna. Esa presentación me gustó un montón y hasta la fecha es uno de los conciertos que más me han gustado que he tenido con Akumal. Fue una cosa bien distinta a lo que habíamos estado haciendo. Fue de las pocas veces que preparamos como un show, tuvimos proyección de audiovisuales y estábamos como bien emocionados porque era la primera vez que sacábamos un disco. Las primeras veces siempre son como bien especiales».

Para Carlos Mendoza:

5) «Cuando hicimos Frida fue una gran onda. Ya cuando oímos la rola montada y ver de lo que éramos capaces. Normalmente había estado en otros proyectos, pero siempre eran ideas de otras personas. Nunca había estado tan metido en la creación de una rola y aparte que me gustara tanto. Entonces cuando hicimos Frida me gustó un montón, ya cuando la oí terminada y saber que fue como una cucharadita de cada quien. La idea principal es de Melvin, que llegó y me dijo ‘algo que suene melancólico e irónico’… Ya no me acuerdo qué me dijo, pero saber que ese ‘riffsito’ lo había metido y escuchar la rola terminada fue una gran onda».

6) «La grabación del Homónimo. Haber experimentado eso, saber que podíamos hacer algo entre varios y algo que nos gustara tanto fue bastante importante».

Para Jonathan «El Gruego» García:

7) «El toque en el parque (Plaza) Libertad, en el ‘Concierto Rock-que vive‘. Fue el primer toque con Benjamín Portillo en la batería y fue ese momento donde sentimos que habíamos encontrado la banda. Además, tocar en la plaza, en el centro (histórico) de San Salvador, nos llenó de mucha satisfacción».

8) «Un toque que tuvimos en un bar de mala muerte, frente al Hospital (Nacional de Niños Benjamín) Bloom, llamado ‘The Wall‘, junto a una banda llamada Antena y Cain Manttis. Fue chistoso porque entramos y todos (en el público) estaban vestidos de negro, con chamarras de lona, peludos, metaleros. Lo interesante fue que, cuando tocamos, a todos les gustó. Era un lugar pequeño. Fue acogedor».

Para Benjamín Portillo:

9) «Uno los de los momentos que más recuerdo es cuando toqué por primera vez con Akumal. Ya tenía la experiencia de haber grabado el primer EP de Akumal, “Homónimo”, unos dos años antes, pero nunca había tocado con ellos en vivo. Recuerdo que esa vez no ensayamos porque nadie tenía el tiempo para hacerlo durante la semana. Entonces me dijo Erick que íbamos a tocar las canciones del “Homónimo”, de las cuales yo me acordaba muy bien. Esa vez fue en el parque, para el evento de Roque Dalton, ‘Concierto Rock-que vive’. Recuerdo que subimos al escenario sin probar ni ensayar nada y comenzamos a tocar. Lo recuerdo muy bien porque fue la primera vez en vivo y todo salió súper bien».

10) «Donde la paso muy bien, a parte del escenario, es en cada uno de los ensayos. Es muy divertido ensayar, cada quien tiene sus ocurrencias de las cuales nos reímos y la pasamos muy bien, haciendo nueva música y arreglos. Creo que cada uno de esos momentos dentro del ensayo es satisfactorio y relajante a la vez».

* Foto cortesía de Akumal.

 

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.