Juguetes

No voy a escribir sobre juguetes sexuales. Pero ya que tengo su atención, les cuento:

Viendo una película en TV, durante el espacio de publicidad, fui atacada por una infinidad de comerciales de marcas de juguetes para niños. Supongo que acercándose la época navideña esto solo va a empeorar, así que decidí sacarle partido y en el siguiente bloque de anuncios hice lo contrario a lo usual: subí volumen y puse atención. Conté la frecuencia y saqué los nombres de qué juguetes son y quiénes salen actuando dichos comerciales:

Muñeca que toma tetero y hace pis

Muñeca que hace caca

Muñeca que debe cepillarse y poner a dormir

Muñeca que camina y habla por celular

Muñeca que se enferma… Sí, con mocos

Muñeca que no se quiere dormir, pide un cuento y una manta

Muñeca enferma que debe inyectarse

Muñeca que tira gases y huele mal

Asumo que la mayoría de ingresos por ventas de estas jugueterías viene de su público ‘niña’ porque por cada siete comerciales, cuatro o cinco son de las muñecas anteriores y el resto es de juguetes para ‘niños’ o juegos de mesa. Es un insistente entrenamiento en maternidad. Y como ya sabemos,  en los anuncios de muñecas solos salen jugando niñas, en los de carros o herramientas solo niños:

y los únicos anuncios en los que salen ambos, es en los juegos de mesa. Claro, si es algo familiar, entonces sí estamos todos:

Siempre fui fanática de las pistolitas de agua y dardos. Encontré este anuncio del año pasado sobre una marca de ese tipo de juego. Me llamó la atención que está dirigido a chavales un poco más que adolescentes, eso me parece fantástico… pero todos hombres:

Y así, poco a poco, buscando anuncios en impresos y YouTube, la pesadilla publicitaria se hizo realidad: el machismo de los estereotipos se apoderó de la historia infantil: casi nunca hay niños jugando con cocinas, no hay hombrecitos aprendiendo a cambiar pañales y no hay niñas aprendiendo a conducir, practicarpuntería, construir o a ser científicas.

La verdad es que no deberíamos pedirle a la industria de la publicidad que haga el trabajo de los padres. No me quiero meter en terreno de psicología infantil; pero el juego es por donde un niño comienza a entender el mundo, la sociedad donde vive, sus reglas y límites, sus propias aptitudes, gustos, compartir y tolerar la frustración y todo sobre su personalidad y carácter. Sin embargo, como industria omnipresente, a través de la publicidad es posible iniciar un cambio que fomente mayor igualdad en el desarrollo de esa pequeña vida. Lo peor que puede pasar si un niño juega a cambiar pañales, es que al momento de ser padre sepa que esa situación es tan normal como que si una hija decide ser mecánica automotriz o…

Hace unos días la compañía mundial Mattel lanzó su nueva Barbie con ropa de diseñador y las redes explotaron cuando el comercial incluye a un niño jugando con las muñecas junto a dos niñas:

«¿confundir a los varones?»… hay que ser ridículo.

Por ejemplo, TOP-TOY es una de las compañías más grandes de juguetes en el norte de Europa y dio un paso al frente para dejar de crear juguetes «para niñas» y otros «para niños» (gracias al cielo!) y estos son sus catálogos:

Juguetes_Genero_Neutral-19

Juguetes_Genero_Neutral-22

Juguetes_Genero_Neutral-2

Juguetes_Genero_Neutral-3

¿Bastante madura su visión, verdad?. Me di una vuelta por Target pensando en quienes viajan: se puede elegir que el género es indiferente:

target

Veamos dos ejemplos locales:

La página web de Juguetón incluso divide las dos categorías en su menú. Lo simpático es que las primeras páginas tienen los mismos juguetes!. Hasta la tercera página comienzan a diferenciarlos:

niña

niño

¿Una niña no puede ser pirata?,  ¿un niño no puede tocar un teclado porque es morado?…

Almacenes Simán también diferencia su menú y me confirma que el mercado de ‘niñas’ es mucho más lucrativo

siman

y de igual manera no logro distinguir si un micrófono de Mickey Mouse, un monstruito de peluche, una guitarra eléctrica, las Tortugas Ninja con accesorios y un Minion que canta,  son para niña o niño.

Si dos bebé de género diferente muerden los mismos juguetes cuando les salen los dientes, ¿por qué habríamos de diferenciar por género la forma de jugar?

descarga

No me entiendan mal, está bien querer ser princesa; pero que sepa que también puede ser cirujana o bombera. Está bien querer ser conductor de carritos veloces o vaquero; pero que sepa que ser niñero o bailarín es igual de perfecto si lo hace feliz Y NO PASA NADA.

Quizás así, nos ahorramos seguir pintando de rosa o celeste los cuartos para luego ahorrarnos esas notas de los medios donde presentamos a ‘mujeres en empleos poco comunes’ como una mujer piloto de aviones, como si fuera una rareza esa aptitud. Lo raro es no generar esas oportunidades desde pequeños, porque en síntesis:

¡¡LOS JUGUETES NO TIENEN QUE VER CON SEXUALIDAD!!

Les comparto esta guía que me hizo pensar en lo que estaba regalando:

MPUP8MN6SUzr9zpIFBf9ejl72eJkfbmt4t8yenImKBVvK0kTmF0xjctABnaLJIm9

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.