Prisiones salvadoreñas: el retrato de una crueldad extraordinaria

Como ha sido probado, un aumento en el número de las personas en prisión no se traduce en un decremento en los índices de criminalidad. Ningún otro país mejor que El Salvador como prueba de ello.