Los 20 mejores discos salvadoreños de 2020

Vichez Foto

Por Gerson Vichez

2020 pasará a la historia como el año de la Covid-19, de las cuarentenas, de las mascarillas, del distanciamiento social y otras cosas relacionadas. Pero la música no paró. Incluso sirvió de terapia en algunas ocasiones. Por eso, por quinto año consecutivo, presento una selección de los discos publicados por salvadoreñas y salvadoreños, dentro o fuera del país. 

En cuanto a géneros, la música electrónica es una de las que más creció en cuanto a producción. Lo mismo ocurrió con el trap; y por supuesto, el metal, sobre todo el underground. También regresaron algunos pesos pesados de la música de los noventa. Y muchos de los artistas contemporáneos lograron consolidar su sonido. En 2020 hubo sorpresas con nuevos exponentes que traen ideas muy claras. 

La siguiente lista abarca trap, indie pop, rap, death metal, rock fusión, groove metal, electrónica ambient, cyberpunk, electrofunk, rock y metal progresivo, math rock y hasta algo de r&b. Es decir, sirve como muestra amplia de cómo sonó el país en este año. 

Los formatos tomados en cuenta fueron dos: EP (Extended Play/Reproducción Extendida) y LP (Long Play/Larga Duración). La pregunta guía sigue siendo la misma desde 2016:

¿Merece ser recomendado?

Y de ahí a los patrones de medición que tienen que ver con la revisión del concepto, coherencia, producción, novedad, identidad, etc. Todos juzgados en su propio género, desde luego, pero no para su nicho.

20. JVR & SANDER - “Wotefok hicimos un EP de trap duro con los panas”

Sander da la impresión de no tomarse en serio y por eso es interesante. “Wotefok hicimos un EP de trap duro con los panas” es trap hipster, friki, loser y divertido. Acá la narrativa típica del trap —el malianteo y los lujos— sirven solo como elementos cómicos. Encontramos cuatro canciones que despiertan curiosidad sobre hasta dónde podrían llevar ese concepto.

Corte recomendado: “666ick”.

19 . Blue Zef - "Apollo"

A Blue Zef hay que ponerle atención porque a sus 18 años ha entendido bien la esencia del indie pop de esta época y fluye bien en sus aguas. “Apollo” es un trabajo agradable, de identidad lo-fi, y, lo más interesante, muy pegajoso. Música para bailar en la habitación.

Corte recomendado: “Making me”.

18. Mecate - “Hip hop con canas”

Uno de los grupos pioneros del rap salvadoreño regresó este 2020 después de años de silencio: Mecate. Bajo el brazo traían un álbum titulado “Hip hop con canas”, producido a distancia y hecho sin grandes ambiciones. No hay elementos disruptivos ni polémicos en este trabajo, porque su lugar ha sido ocupado por la reflexión y el agradecimiento.

Corte recomendado: “Trilingual/Mi tierra”.

17. Fleshless Entity - “Effigy of sin”

“Effigy of sin” es el segundo EP oficial de Fleshless Entity. Es death metal en estado puro, contrastado con paisajes sonoros, que no funcionan como atenuantes, sino como acentos para la violencia musical de estos 17 minutos de furia que dividen en cuatro asaltos.

Corte recomendado: “Raven”.

16. Mario Bora - “Kesperaban”

El trap salvadoreño tiene bastantes nombres interesantes. Uno de ellos: Mario Bora. Su EP “Kesperaban” da cuentas de que puede ser un marciano irreverente y con buen flow. Sin pedir permiso, esta generación se abre paso fuera de los métodos tradicionales y si su lenguaje o estilo para otros es incómodo, poco o nada parece interesarles. Y eso está muy bien.

Corte recomendado: “Fashion”.

15. Adrenalina - “El Nies”

Una de las leyendas del rock salvadoreño que publicó disco este año fue Adrenalina. “El Nies” no quedará para la historia como uno de sus mejores álbumes, pero a estas alturas su intención quizá sea más pasarla bien y divertirse creando que demostrar algo. Y ese es un lujo que puede permitirse.

Corte recomendado: “El blues de Boba Fett”.

14. Nadine Masri - “Mucho por sentir”

Nadine Masri explora otra musicalidad en su EP “Mucho por sentir”, un pop de corte más latino, con canciones que suenan atemporales, y en donde se incluye un cover a Óscar Alejandro: “Vuela gaviota”. Nadine no desencaja en los formatos que ha presentado de ella a la fecha. Este mismo año publicó un sencillo llamado “Horny”, que abre otra puerta, más del lado del r&b contemporáneo, que podría ser una siguiente apuesta interesante.

Corte recomendado: “Mucho por sentir”.

13. Safari Volvo - “Cicada”

Uno de los hijos raros de la escena musical salvadoreña es Safari Volvo. Este 2020 cumplió su primera década de existencia y también lanzó su primer larga duración: “Cicada”. Se trata de un disco de rock ambient, sin ningún guiño a otra cosa, como soundtrack de película de terror, que coloca en primer plano la superficie más áspera del trio.

Corte recomendado: «Mejor suerte la próxima».

12. 6 Feet Apart - “Resilient”

Un día, el guitarrista Raúl Lara (exmiembro de Adrenalina y de Protocolo 2) escribió un post en Facebook preguntando si alguien quería hacer algunas canciones. El resultado fue “Resilient”, un disco firmado como 6 Feet Apart. Incluye a muchos de los grandes músicos y cantantes de la generación de los noventa y dos mil, pero no se trata de un álbum demasiado nostálgico, sino de una colección de estilos y etapas de la música popular, sobre todo la de origen estadounidense. Unos mejor manejados que otros. Cuenta, además, con una producción poco prolija, porque también es hijo de la cuarentena.

Corte recomendado: “Celebration (Mama’s Swing)”.

11. M.W.E.I.M. - “Prisión de histeria”

El alter ego de Alberto Fuentes, M.W.E.I.M., propone ruido, oscuridad, cyberpunk y electrónica en su EP: “Prisión de histeria”, que sin más palabras que una introducción, elabora una crítica al baile de antifaces de la sociedad, sobre todo al que se da en las redes sociales. Realizado durante la cuarentena, este EP también da cuenta de las emociones del encierro. Se trata de una fotografía en sepia de 2020.

Corte recomendado: “Instinto y furia”.

10. Lilo Letona - “Party patín”

En El Salvador, una buena fiesta, una buena party, es un gran «patín». “Si no entiendes lo que digo quédate aburrido, yo me voy para el patín”. Esa es la bienvenida que nos da Lilo Letona en “Party patín”, un EP de reguetón diseccionado y encajado con cumbia, indie y electrónica. Encontramos aquí una fiesta casera en cuatro canciones.

Corte recomendado: “Maldición gitana”.

09. Lebanjy - “Abdubción”

El DJ y productor Lebanjy debutó en 2020 con “Abdubción”, un disco selvático, pantanoso y aborigen; pero también moderno y pegajoso. Para ello, Lebanjy echó mano de instrumentos de los pueblos originarios de la región y sus conocimientos en música electrónica. En búsqueda de identidad, este es un recorrido por influencias globales que apuesta por una electrónica casi despojada de urbanidad.

Corte recomendado: “Sol de la sierra”.

08. Robbie Velásquez - “Midnight sunshine”.

2020 fue encierro, pero Robbie Velásquez –con su EP debut, “Midnight sunshine”– nos invitó a bailar con un funk sintetizado y popero. Este es un EP compuesto en inglés, como tributo a sus influencias, que van desde Chic, hasta Prince y Justin Timberlake. Robbie grabó y produjo todo. Es una buena presentación de principios como solista. El siguiente paso debería ser ponerle su impronta a esos ritmos pegajosos y, por qué no, quizá ensuciarlos un poco.

Corte recomendado: “Midnight sunshine”.

07. Pvzzles - “Sustancia”

“Sustancia”. Pocos nombres podrían ser más adecuados para el primer disco de math rock salvadoreño, firmado por Pvzzles, un grupo al que poco le interesa esa etiqueta, pero que está marcado por las bandas de este subgénero. En siete canciones desarrollan una historia de caída y redescubrimiento personal, un viaje sonoro de psicodelia, atmósferas, introspección y explosiones.

Corte recomendado: “Cinco”.

06. Albertodo - “Madera”

Rap directo y sin concesiones. Eso es lo que propone el MC Albertodo en su tercer disco como solista, “Madera”, el más sólido de su carrera, hasta la fecha. Es un disco que cuenta con una narrativa que va de los recuerdos familiares y personales al comentario político y crítico de la escena de rap salvadoreña; una producción que, aunque limpia, deja algo de polvo de las calles recorridas para no perder esencia.

Corte recomendado: “Carroñeros”.

05. Astrolabe - “Death: An ode to life”

Si algo le sobró a Astrolabe en 2020 fue estilización. La descentralización e internacionalización de la banda cuajaron en un disco ecléctico. Víctor Osorio Jule –vocalista, guitarrista, compositor y letrista– vivió de cerca el ataque terrorista de 2018 en Estrasburgo, Francia, porque su hermano quedó atrapado en un restaurante, al lado del tiroteó, y él tuvo que auxiliarlo. Esa experiencia fue la inspiración de “Death: An Ode To Life”, que en 52 minutos pasa por la psicodelia, el rock progresivo, el jazz, la orquestación y la agresividad con estructuras interesantes. Esta es una experiencia que hay que vivir completa, del track uno al nueve.

Corte recomendado: “The cosmic joke”.

04. Alan Ernesto - “Adiós”

“Adiós”, el EP debut de Alan Ernesto, es uno de esos hijos musicales del confinamiento. El cantautor escribió las canciones entre 2015 y 2018, pero las grabó y produjo en su totalidad durante seis meses de este año en su habitación. Directo y sin complejos, el resultado es pop y r&b de actitud indie, folk y lo-fi. El EP cuenta con una buena voz, revestida con el minimalismo musical adecuado. A algunos podría incomodarles el exceso de miel en las letras, pero hasta eso es parte de la receta, porque el concepto de esta producción es contar el proceso de terminar una relación.

Corte recomendado: “Tatuaje”.

03. Ovni - “Personajes... Out of the window”

Rafael Alfaro es un personaje clave para entender el desarrollo del rock salvadoreño en las últimas cuatro décadas. Y, desde hace rato, ya él es Ovni, la banda que surgió a inicios de los ochenta y aportó éxitos radiales como “Lluvias”, “Y si vuelve” o “En el reino de la rosa”. Con un amplio catálogo a sus espaldas y varias décadas de experiencias, Alfaro recuperó el don de fluir con la esencia del rock progresivo y experimental de sensibilidad pop y, a veces, hasta folk. «Personajes… out of the window» presenta melodías pegajosas y un entrelineado de crítica social en sus letras.
Publicado para recibir el 2020, el uno de enero, y con una portada que podría servir de premonición para el encierro que vendría, Alfaro decidió no trabajar solo esta vez. Invitó a Raúl Arce para la producción, bajo y batería; y a Herson Flores, para los teclados. Juntos construyeron 11 temas que hablan sobre 11 personajes y una variedad de sabores para disfrutar.

Corte recomendado: “El reflexionador”.

02. Amnésica - “Waveforms”

El primer larga duración de Amnésica, “Waveforms”, hace las veces de caballo de Troya para el público ajeno al nicho de música electrónica ambient. En este, la estructura es mucho más clara y la intención menos opresiva, pero conservan el espacio para la experimentación. Electrónica tribal y mística; a veces sucia, a veces sofisticada. A veces ambient, a veces house, pero siempre digerible y con altos niveles de producción. Incluso, con algunos caprichos que resultaron bien, como el remix de “Fregan”, la canción de Voltar. Y, lo mejor, con un leve acento en la denominación de origen.

Corte recomendado: “Haçienda”.

01. Zaki y Weedmacker - “Centraka”

Si “Hellboy” fue la certificación de Zaki como rapero, “Centraka” es su confirmación como artista. Esta producción –siempre en compañía de Weedmacker– no se trata solo de un disco, sino de una polaroid de varios sentires de Centroamérica. Es una introspección regional, racial, de clase y sincrética. El disco no pierde la fluidez y honestidad que caracteriza a Zaki. Es una producción que pone el lente en los claroscuros –quizá con más sombra que luz–, que evidencia la maldad real que todos pretenden ser, como dice en el tema “Donde están los muertos?”; citando algunas de las líneas de su primigenio EP “Amarga vida”, de 2016. Pero el disco no se sostiene solo por las letras y concepto; también lo hace por la versatilidad de estilos a los que pasa revista: funk, ska, r&b, reggae, cumbia, pop, trap, dancehall, boom bap y hasta algo de rock. Y lo hace con muy buenas colaboraciones que también dan cuenta de lo que pasa en la música de la América del centro. En “Spurs”, el guanaco-chapín dice: “Si no es el hip hop, me recluta una pandilla”. Demos gracias por eso al hip hop.

Corte recomendado “Estamos locos”.

Otras producciones salvadoreñas publicadas este año:

  • Selvático – Amar da drama
  • Subterrra – Apatheia
  • Conflicto – Slaves to global capitalism
  • Dawn of a Soul – A chemical night
  • La Iguana: 20 años de rodillas-Un legado sin gloria (regrabado)
  • Conceived by Hate – Putrid realms of the occult
  • Apes of God – El poeta y el cementerio de memorias
  • Lixiviado Maternal – Factor de riesgo cardiovascular
  • Mr. Grind – Lo más nefasto de la pandemia
  • Anal Percutors – Fat boy grind
  • Inhumanos – Consumidos por la pandemia
  • Inception of Depravaty – We will all die
  • Ricardo Cea – Momentos
  • Ricardo Cea – Invisible
  • Ricardo Cea – Apariencias
  • Ricardo Cea – Universo
  • Ricardo Cea – Viaje en el tiempo
  • Lincktendo – Sad Prelude
  • Keydel – Juicy
  • Sander – Low fidelity dreams
  • Sander – Luvless