1.223 vistas

Hay una nueva NBA

Apenas hace dos semanas que terminó el campeonato de la NBA en la temporada 2018-2019. Los Toronto Raptos alcanzaron la corona de manera sorpresiva al aprovechar el colapso de la dinastía de los Warriors de Golden State, provocada principalmente por las epidemia de lesiones que sufrieron.

Ahora ya pasó el período del draft e inició el shopping list de la agencia libre. Los siguientes videos analizan los cambios más importantes que van dejando los contratos firmados de cara a la siguiente temporada:

 

*Foto con licencia creative commons

Los primeros movimientos

La marcha de Kevint Durant, Kyrie Irving y DeAndre Jordan a Brooklyn cambia el panorama entero de toda la NBA. Aunque su dominio aún no se manifestará en la próxima temporada.

¿Se acabó la dinastía de los Warriors?

Muerto el rey; viva el rey. Toronto logró algo que parecía imposible: destronar a un equipo ensamblado para ganarlo todo. Pero las lesiones desmontaron las ilusiones de un threepeat en Oakland. Ahora los Warriors han visto marcharse a Durant y han tenido que sacrificar a Andre Iguodala para afrontar la renovación de Klay Thompson y el fichaje de D’Angelo Russell.

Mientras Kawhi Leonard no se decida...

El destino de tres franquicias está en las manos de lo que decida el último MVP de las finales de la NBA: Kawhi Leonard puede optar por mantenerse en Toronto y buscar repetir la gesta con un coro que parece bien ensamblado; o buscar el showtime en su amada California con los Lakers de Lebron y Anthony Davis; o buscar el camino más difícil con unos Clippers que no parecen tan disfuncionales como el púrpura y oro.

Los Boston Celtics se ven forzados a deshojar el trébol

Un equipo que pintaba para dominar la liga –o al menos la conferencia del Este– vio sus aspiraciones diluirse poco a poco hasta llegar al punto actual, en el que han debido deshacerse de su principal figura. Ellos son los Boston Celtics, que han perdido (quizás con mucho gusto) a Kyrie Irving y lo han remplazado con el talento de Kemba Walker. También se fue Al Horford, pero llegó Enes Kanter. La marcha de Terry Rozier también será muy sentida.