Peritajes validan que expresidente Funes confesó haber sobornado diputados

Durante una entrevista con un canal salvadoreño, el expresidente Mauricio Funes negó la veracidad de los audios publicados por Factum en los que él mismo confiesa haber sobornado diputados a través de Herbert Saca y donde se expone su relación con el expresidente Antonio Saca. El expresidente Funes dijo que para creer en los audios debía existir un peritaje oficial que los confirmara. Entre julio y septiembre de este año, la Fiscalía General hizo dos peritajes que confirman la autenticidad de los mismos. Tras conocer la existencia de esa experticia, Funes mantuvo su postura de que no entregó dinero para comprar diputados.  

Foto Archivo FACTUM/Salvador Meléndez


Dos peritajes de fonología y comparación de voces realizados por la Fiscalía General de la República a los Audios Presidenciales, publicados por Revista Factum, confirman que la voz que aparece en ambas grabaciones es la del expresidente salvadoreño Mauricio Funes Cartagena. En los audios, publicados entre diciembre de 2018 y febrero de 2019, el exmandatario se incrimina en varios delitos, entre ellos la compra de diputados a través del operador político Herbert Saca, primo de otro expresidente, Elías Antonio Saca.

El pasado viernes 25 de septiembre, el expresidente Funes dio una entrevista desde Managua, Nicaragua, al programa “Radar Electoral” del canal TVX de la televisión salvadoreña. Esa noche, el entrevistador Mauricio Maravilla preguntó al expresidente sobre el contenido de los conocidos como Audios Presidenciales. En dos ocasiones, Funes cuestionó la veracidad de las grabaciones y dijo que, para creer en ellas, estas debían someterse a un peritaje.

Los audios publicados por Factum prueban, además de los sobornos confesados por el exmandatario, que Funes confabuló con el expresidente Antonio Saca y su primo Herbert Saca.

Antes de publicar ambas entregas, a finales de 2018 y principios de 2019, Factum confirmó la validez de las grabaciones a través de múltiples entrevistas con fuentes y comparando la voz del expresidente con otros registros. El peritaje realizado por la Fiscalía valida ahora, de forma técnica, la autenticidad de los Audios Presidenciales. Con ese examen, además, las grabaciones pueden ser usadas como evidencias en los procesos judiciales.

Parte del peritaje realizado por la FGR a los Audios Presidenciales II:

“Perdóname que te corrija, pero te estás basando en un documento publicado por una revista que no ha sido judicializado. Ya te dije, hasta el momento ninguno de esos audios ha enfrentado una prueba pericial para determinar si son audios que fueron editados o no fueron editados. Yo no le entregué dinero a Herbert Saca. Yo no le pedí a Herbert Saca que comprara diputados”, respondió Funes al ser cuestionado por los audios.

Sin embargo, el 31 de julio y el 11 de septiembre de este 2020 la Fiscalía General entregó dos peritajes a los juzgados Séptimo y Noveno de Instrucción de San Salvador, respectivamente. Ambos peritajes fueron ordenados por los juzgados y consisten en análisis técnicos biométricos de los audios publicados por Factum y  añadidos a cuatro de los cinco expedientes judiciales que el expresidente acumula en el país por diversos casos de corrupción.

El resultado de ambos análisis es que la voz que aparece en los audios publicados por Factum tienen 96.32 % y 90.38 % de similitud con la voz del expresidente Funes.

Ambos análisis, de los cuales esta revista tiene copias, fueron realizados por la Dirección de Análisis, Técnicas de Investigación e Información (DATI) de la FGR.

El expresidente Mauricio Funes, durante entrevista con canal TVX, el pasado 25 de septiembre de 2020. Foto Cortesía.

Para realizar ambos peritajes, un experto de la DATI comparó la voz de los Audios Presidenciales con la voz de Funes durante sus programas radiales “Mauricio Funes Sin Censura”. En el segundo análisis, la Fiscalía, además de la comparación antes mencionada, también comparó los Audios Presidenciales con los programas radiales del locutor y comediante Salvador Alas, conocido como “La Choly”, quien durante sus programas imitaba la voz del exmandatario bajo el personaje de nombre “Don Wicho”. Sin embargo, el análisis de acústica forense apenas encontró una similitud que oscila del 47 % al 73 % entre la voz de Funes y la del personaje interpretado por Alas, ahora funcionario de la administración Bukele.

El software utilizado por la DATI para realizar los análisis acústicos fue el programa Phonexia versión 3.30.8, entre otros utilizados para el vaciado de información y protección de datos, según consta en los informes entregados a los juzgados.

El primer análisis se realizó sobre los audios de la primera entrega hecha por este medio en diciembre del 2018. Estos audios consisten en una conversación de 21 minutos con 54 segundos en la que participan el expresidente Funes; su antecesor, Antonio Saca; el primo de este, Herbert Saca; el empresario Miguel Menéndez “Mecafé” y César Funes, funcionario de la administración Saca. Esa conversación revela una conspiración entre Funes, los Saca, dos exfuncionarios, el entonces fiscal general Luis Martínez y el periodista costarricense Lafitte Fernández, en una operación política secreta para incriminar públicamente al expresidente Francisco Flores en el desvío de $10 millones provenientes de cooperación internacional hacia las arcas del partido Arena, a través de la filtración de un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS).

Vea el resumen de Los Audios Presidenciales I:

El segundo peritaje fue realizado a los audios publicados por Factum en febrero de 2019. Estos audios revelan una conversación entre Funes y Mecafé, un empresario de seguridad que financió la campaña presidencial de Funes y que durante su administración, ya como funcionario, recibió contratos millonarios de parte del gobierno. Miguel Menéndez, al igual que Funes, ahora está siendo procesado por lavado de dinero, acusados de haber desviado $351 millones del erario hacia sus bolsillos y los de otros.

En esa segunda conversación, Funes le dice a Mecafé: “Ubiquémonos. Yo me tengo que preocupar por los problemas que son fundamentales, por los problemas que se pueden manejar. Herbert Saca yo sé que es un hombre que, una vez termine el gobierno y yo deje de darle el dinero para que compre a los diputados, va a cambiar su actitud. ¿Hasta dónde va a llegar? ¿Qué sabe él de mí? No sabe nada. Que me vende relojes, que me consigue joyas… Hasta allí”.

Vea Los Audios Presidenciales II:

El análisis forense realizado por la Fiscalía determinó que para esa grabación existe un 90.38 % de similitud entre la voz de los audios publicados por Factum y la voz de Funes en la edición número 87 de su programa “Mauricio Funes Sin Censura”, transmitido por Radio La Chévere, 100.9 FM en el dial.

Sin saber que ya existía un peritaje realizado por la Fiscalía, Funes añadió en la entrevista con TVX: “Yo no tengo por qué hacer referencia a audios que yo niego rotundamente que lo que dicen esos audios sea real y que yo haya dicho que compraba o que le entregaba dinero a Herbert Saca. La Fiscalía tendría que hacer un peritaje para demostrar la validez de esos audios”.

Aunque Funes negó lo que se escucha de su propia voz, sí aceptó su relación con Herbert Saca durante la entrevista en TVX, algo que también aceptó a Factum a finales de 2018. “Mi relación con Herbert Saca era una relación de carácter político. Él era una especie de operador político. Si yo tenía que mandarle mensajes a los diputados de GANA, si yo tenía que convencer a los diputados de GANA que votaran por ciertas iniciativas, principalmente por préstamos que requerían mayoría calificada y que Arena no quería dar los votos, tenía que entrar en un proceso de negociación con ellos. Pero eso no significa nada. Eso no es ningún delito”, dijo Funes durante la entrevista.

Parte del peritaje realizado por la FGR a los Audios Presidenciales I:

Factum escribió al expresidente Funes para saber si,  una vez realizado un peritaje que confirma que las grabaciones publicadas por esta revista son auténticas, aún mantiene que estas son falsas. Además se le preguntó al expresidente, por correo electrónico y a través de su cuenta de Twitter, por qué daba dinero a Herbert Saca para pagar a diputados. Al cierre de esta nota, Funes no había contestado.

Tres horas y media después de la publicación, el expresidente Funes respondió vía mensaje directo de Twitter a la solicitud de respuesta que este medio le envió. El exmandatario cuestionó que se le escribiera vía Twitter y dijo que le parecía un medio “poco profesional”. Sin embargo, Factum también se comunicó con él vía correo electrónico, un medio que usó para responder cuando se publicó la primera parte de los Audios Presidenciales.

Funes aceptó la validez del peritaje, sin embargo, mantuvo su respuesta que ya había expresado en la entrevista con TVX: «Yo no le entregué dinero a Herbert Saca para sobornar diputados». El peritaje, dijo, “no asegura si los audios han sido editados o manipulados, pero tampoco lo descarta”. Y añadió: “Yo no estoy acusando a Factum de manipular audios pero nadie y menos ustedes pueden asegurar que la persona que grabó sin orden judicial y se los filtró no los haya adulterado”.

La segunda entrega de los Audios Presidenciales publicada por Factum revela la relación del expresidente Funes y dos de sus principales operadores: Miguel Menéndez “Mecafé” y Herbert Saca.

De acuerdo con la investigación de Factum, Herbert Saca, primo del expresidente Antonio Saca, fue el operador político de Funes y quien se encargaba de sobornar a los diputados de la Asamblea Legislativa para que votaran a favor de las propuestas del Ejecutivo durante su quinquenio. Para ello, según fuentes consultadas por Factum, la administración Funes gastó entre $38 millones y $40 millones entre 2009 y 2014.

Aunque la investigación no pudo determinar el origen del dinero, Funes ha sido acusado por la Fiscalía General de la República de desviar $351 millones de la Presidencia durante su administración para actos de corrupción, entre ellos el enriquecimiento ilícito de funcionarios y pago de sobresueldos.

Además del caso de desvío de fondos públicos, llamado “Caso Saqueo Público”, Funes acumula cinco procesos judiciales más en el país. Sin embargo, desde septiembre de 2016, el exmandatario goza de asilo político bajo la dictadura nicaragüense de Daniel Ortega. En abril de 2019, Funes finalmente obtuvo su nacionalidad nicaragüense, lo que impide una extradición.


*Esta nota fue modificada, horas después de su publicación, para añadir las respuestas enviadas por el expresidente Funes. Factum buscó al señor Funes antes de publicar pero al cierre de la nota no había emitido su respuesta.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.