El fin de la izquierda erótica

La obsesión del FMLN con sus listas (de los supuestos logros de sus dos gobiernos) refleja que al perderse la mística y el espíritu en un partido, solo queda la disciplina, el miedo a perder. Cuando eso pasa, solo queda repetir la camándula burocrática.

Mi generación

Lo que le ha quedado claro a mi generación en estos últimos años –esa de niños ilusos que creyeron que un partido lo podía solucionar todo- es que las cosas cambian no por elecciones, sino por el esfuerzo colectivo.

Más allá de las personas

Si renuncia la dirigencia del FMLN después de la derrota del 4M, ¿cambiará todo? No lo sé. Lo dudo. Una máquina desfasada, pesada y con problemas de motor no cambia por tener nuevo conductor.

Los tres mitos del TPS

Con la cancelación del TPS y el inicio de la campaña electoral en El Salvador, los mismos reflejos históricos se disparan irracionalmente. De ahí la emergencia de tres mitos que en nada abonan a un enfoque realista de solución.

Para hombres como yo

La lucha contra la violencia que mata a miles de hombres salvadoreños al año no implica renunciar a la lucha por que las mujeres no sufran de vejámenes y acoso que pocos hombres han experimentado o sufrido, dice Valencia.

¿La izquierda se olvidó de lo estructural?

«Es buen momento para que la izquierda desempolve el significado de la palabra estructural y lo use para entender por qué Nayib la puso en aprietos», opina el columnista Ricardo Valencia.

En defensa de la ideología

Unos meses atrás, mi amigo Mauricio Alarcón me hablaba de la crisis…

Mi abuelo rebelde

Siempre que se habla de un familiar fallecido, siempre se empieza por…

¿Qué queremos?

El anuncio causó furor en las redes sociales. Mucha gente catalogó la…

¿Dónde está la estrategia?

Durante sus 20 años de gobierno, ARENA tuvo una vaga estrategia de…